Investigaciones científicas premiadas de 2005 llevaron a las vacunas contra COVID-19

101
Los investigadores de la Universidad de Pensilvania Drew Weissman (izda.), y Katalin Karikó ganaron un prestigioso premio por su trabajo que llevó a las vacunas contra COVID-2019. (Foto cedida por Penn Medicine)

Dos científicos de la Universidad de Pensilvania (Penn), cuyo trabajo en 2005 fue fundamental para el desarrollo de las actuales vacunas contra COVID-19, han sido recientemente galardonados con prestigiosos premios de investigación biomédica, conocidos como premios Lasker.

El Premio Lasker-DeBakey de Investigación Médica Clínica 2021 distingue a dos científicos: Drew Weissman, profesor de investigación de vacunas en Penn, y Katalin Karikó, vicepresidenta sénior de BioNTech y profesora adjunta de neurocirugía en Penn.

Su trabajo en 2005, el descubrimiento de una nueva tecnología terapéutica basada en la modificación del ARN mensajero (ARNm), ha conducido al desarrollo de vacunas de ARNm, que enseñan a las células humanas a fabricar una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria.

“Este avance ha permitido el rápido desarrollo de vacunas contra COVID-19 de gran eficacia”, declaró la Fundación Lasker al anunciar los premios (en inglés). “Además de proporcionar una herramienta para sofocar una pandemia devastadora, la innovación está impulsando el progreso hacia tratamientos y prevenciones para una gama de enfermedades diferentes“.

Drew Weissman y Katalin Karikó de pie en un salón cerca de sillones redondos acolchados (Foto cedida por Penn Medicine)
Drew Weissman y Katalin Karikó (Foto cedida por Penn Medicine)

Al aceptar el honor, Weissman dijo que igualmente importante para su descubrimiento es asegurar que todo el mundo pueda obtener los beneficios. “Estamos colaborando con investigadores de todo el mundo para ayudarles a crear sus propias vacunas de ARNm contra COVID-19 con el fin de aumentar el suministro mundial para las personas de los países de ingresos bajos y medios. Y estamos aprovechando oportunidades para informar a la gente sobre la ciencia que respalda esta vacuna, que es, a menudo, incomprendida”.

Karikó, que creció en un pequeño pueblo de Hungría, reconoció igualmente a sus compañeros científicos que, según dijo, también contribuyeron al éxito de la vacuna de ARNm contra COVID-19. “También pienso en todas las chicas jóvenes que pueden inspirarse en mi historia y querer ser científicas. A ellas les digo: mantengan la curiosidad, adopten la actitud correcta y sigan en el camino por largo y tortuoso que sea”, dijo.

La Fundación Lasker y los premios llevan el nombre de Mary Woodard Lasker (1901-1994), defensora de la investigación médica, y de su marido, Albert Davis Lasker (1880-1952), pionero en el campo de la publicidad. La pareja creó la fundación con sede en Nueva York en 1942 para apoyar la investigación biomédica, impulsada por la llamada a la acción de Mary Lasker: “Si crees que la investigación es cara, prueba con la enfermedad”.

SHARE