UNESCO subraya el enorme potencial de la industria del cine africano

90

París, 4º de octubre — La UNESCO celebrará el cine africano del 5 al 7 de octubre con el lanzamiento de la publicación “La industria del cine africano: tendencias, desafíos y oportunidades de crecimiento”.

El 5 de octubre (de 15:00 a 15:50), la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, junto con los distinguidos cineastas Abderrahmane Sissako y Mati Diop, presentará la publicación La industria del cine africano, el primer mapa completo de las industrias cinematográficas y audiovisuales del continente, que actualmente emplea a unos 5 millones de personas y representa 5.000 millones de dólares del PIB en toda África. La publicación contiene recomendaciones estratégicas para ayudar al sector a alcanzar su potencial estimado de crear más de 20 millones de puestos de trabajo y contribuir con 20.000 millones de dólares al PIB combinado del continente.

El informe sostiene que este potencial sigue sin aprovecharse en gran medida a pesar del importante crecimiento de la producción en todo el continente, donde Nigeria, por ejemplo, produce unas 2.500 películas al año. Si bien los equipos cinematográficos digitales asequibles y las nuevas plataformas en línea que permiten la distribución directa a los consumidores han dado lugar a una nueva economía para los creadores de contenidos, el informe concluye que África sólo cuenta con una pantalla de cine por cada 787.402 habitantes, lo que la convierte en el continente más desatendido en términos de salas de cine.

La piratería es otro problema importante para la industria y, aunque no existen datos precisos, el informe estima que la piratería se lleva entre el 50% y más del 75% de los ingresos de la industria cinematográfica y audiovisual. El informe destaca además el hecho de que sólo 19 países africanos de 54 (35%) ofrecen apoyo financiero a los cineastas.

El estudio también identifica los desafíos persistentes que afectan a la industria, especialmente la libertad de expresión, ya que los profesionales de la industria en 47 países informan de las limitaciones en los temas que pueden manejar en su trabajo creativo. La educación, la formación y la conectividad a Internet también afectan a la industria cinematográfica y audiovisual africana.

La publicación está diseñada para ayudar a la industria cinematográfica y a los responsables de la toma de decisiones a hacer un balance del panorama actual y a planificar estratégicamente el crecimiento futuro.

“Esta publicación histórica refleja la importancia de reforzar la cooperación internacional para que todos los países, en particular los países en desarrollo, puedan tener industrias culturales y creativas viables y competitivas tanto a nivel nacional como internacional”, declaró la Directora General. “Al celebrar el 20º aniversario de la Declaración sobre la Diversidad Cultural, debemos alzar la voz para reafirmar que las películas son, en efecto, ‘bienes públicos’ que requieren apoyo e inversiones públicas para garantizar la igualdad de acceso a la creación, la producción, la distribución/difusión y el consumo”.

El 5 de octubre, de 16 a 18 horas, se celebrarán en la UNESCO tres mesas redondas centradas en la producción cinematográfica en África, la inversión y el apoyo institucional. Los debates reunirán a representantes gubernamentales y de la industria.

A partir de las 18.30 horas, también el 5 de octubre, la UNESCO acogerá un ciclo de proyecciones de películas africanas hasta el 7 de octubre (con acceso limitado debido a las medidas sanitarias).

“La industria del cine africano: tendencias, desafíos y oportunidades de crecimiento” es parte de la contribución de la UNESCO al Año de las Artes, la Cultura y el Patrimonio de la Unión Africana (2021), y de la celebración de 2021 como Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible, declarado por las Naciones Unidas. La acción de la UNESCO en favor de una economía creativa dinámica, incluida la industria cinematográfica, está en consonancia con el marco político propugnado por la Convención de la UNESCO sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de 2005 y la Recomendación relativa a la Condición del Artista de 1980.

SHARE