La responsabilidad social empresarial, vital para la preservación del medio ambiente

90

Por Orquídea Bautista

La palabra emprendimiento, aunque es un término que se viene escuchando y estudiando desde el 1920, es desde hace algunos años cuando vemos una activación de este término y el creciente surgimiento de jóvenes con iniciativas de nuevos modelos de negocios, llamados emprendedores.

Ante la creación de nuevos comercios que regularmente utilizan fundas, platos, vasos, cajas, botellas, entre otros materiales plásticos y el consumo constante de los públicos de estos envases, es propicio preguntarse, ¿la innovación en los emprendedores solo llega a la idea del negocio o están pensando más allá del servicio que brindan? ¿Cuál emprendimiento está pensando en reusar o reciclar los plásticos que usan sus negocios?

Parte de la problemática que tiene hoy en día la población y de manera particular la República Dominicana con el tratamiento de los residuos sólidos y el daño que el plástico le está causando al medio ambiente, material este que puede dudar hasta 150 años en descomponerse totalmente, es que hay una falta o inexistencia de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Es aquí donde entra en juego la RSE que deben asumir todas las organizaciones por más pequeña o muy grande que sean. El rol de la RSE debe de tenerla muy claro los ejecutivos, funcionarios y empleados de las empresas para que no sea confundido con donaciones, relaciones públicas o acciones filantrópicas.

En el documento, “ISO 26000, una guía para la responsabilidad social de las organizaciones” establece que la Responsabilidad Social es el deber de una organización ante los impactos que sus actividades ocasionan en la sociedad y el medio ambiente, mediante un comportamiento ético y transparente.

En la provincia Sánchez Ramírez, se destaca una microempresa que ha asumido la responsabilidad de accionar a favor del medio ambiente. La empresa de productos naturales para el cabello, Kelahia Naturals, quienes han decidido reusar sus envases luego que sus clientes consumen los productos. Para hacerlo posible Magdelin Robles, propietaria de la empresa decidió dar un 10% a los clientes que, al momento de comprar, devuelvan los frascos vacíos que compraron anteriormente.

Esta forma de operar de la empresa Kelahia Naturals, es lo que en RSE se le llama Logística Inversa que no es más que la estrategia que procura recuperar los residuos originados por una actividad productiva o de consumo.

La logística inversa se ocupa del regreso de producto desde el cliente hasta el proveedor. En un sentido contrario a la logística tradicional que trata las actividades que acercan el producto desde su origen hasta su punto de consumo.

Magdelin asegura que además de contribuir al cuidado del medio ambiente, esta metodología disminuye su costo de producción porque les evita volver a comprar recipientes para los productos y muchos de sus clientes han creado una gran empatía con su marca.

La correcta aplicación de la Logística Inversa es una verdadera acción de una empresa socialmente responsable y comprometida a reducir el impacto medioambiental en el entorno donde opera.

Actuar como una organización socialmente responsable, repercutirá, no solo en ser buenos emprendedores, sino en desarrollar las bases en la estructura interna de las empresas para fomentar la sostenibilidad de cualquier proyecto, afianzando tanto el recurso humano, como los clientes.

 

SHARE