Entrevista a Zoé Valdés, autora del libro “Les muses ne dorment pas, ” (“Las musas no duermen”)

81

Por Osiris Valdés López

“La vida es demasiado palpable y evidente, la creación constituye el verdadero misterio”

Zoé Valdés

Apreciados lectores en esta ocasión tengo el privilegio de entrevistar a Zoé Milagros Valdés. Escritora de narrativa, poesía, ensayo, guiones cinematográficos; comprometida con la causa del exilio cubano en favor de los Derechos Humanos, guionista, productora y realizadora de cine. Radicada en París desde 1995 y nacionalizada española en 1996. Con un total de más de treinta exitosos títulos publicados, de diversos géneros; por prestigiosas editoriales; innumerables premios y reconocimientos recibidos, su obra se define por ser una visión crítica y nostálgica de la vida en Cuba y ha sido traducida a inglés, francés, alemán, flamenco, polaco, portugués, italiano, serbio, checo, eslovaco, entre otras lenguas.

En el ámbito cinematográfico, es guionista de Vidas paralelas de Pastor Vega, Amorosa de Pilar Távora, y los inéditos Desequilibrio y Profecía. Ha codirigido Caricias de Oshún con Ricardo Vega, entre otros documentales. Actualmente colaboradora en la prensa española y francesa como Revista ARS, Le Monde, Libération, Le Nouvel Observateur, Beaux Arts, Les Inrockuptibles, Elle, Vogue, Qué Leer, en los diarios El País y El Mundo, El Semanal Digital y El economista. Al igual participa en congresos, festivales de cine, de literatura, ejerciendo como miembro del jurado de prestigiosos concursos.

Recientemente fue publicado en Francia por Éditions Stock, su libro “Les muses ne dorment pas,” (“Las musas no duermen”), género ficción, el libro contiene su experiencia e impresiones al haber dormido toda una noche sola en el museo Thyssen-Bornemisza/ Madrid 2019. Obra que revela los lazos que unen a los pintores y sus musas; y narra la historia de una forma sensual, sublime y exquisita; en un relato sonámbulo teñido del realismo mágico. Una lectura muy recomendable. Os comparto a continuación un maravilloso vídeo de Zoé Valdés en el museo Thyssen-Bornemisza, la noche que surgió la inspiración para crear esta espectacular obra. ¡No os lo perdáis!

 

Entrevista:

Zoé en “Les muses ne dorment pas,” existe una total importancia de la sensualidad, del deseo plasmado en la pintura, de tu amor por el arte, por la creación infinita. ¿Hasta qué punto te transformó la maravillosa sensación de crear esta obra?

Tienes razón, no había pensado en ello, pero es cierto que este libro transformó mi visión del museo, de la idea de las obras atrapadas en un museo, ahora pienso que las obras ocupan y encuentran espacios de mayor libertad en un museo. Después me di cuenta que hay dos formas de apreciar el arte, en absoluta soledad y aislada, y con público, sintiendo sus respiraciones, sus pasos, sus roces. Esa noche sembró en mí muchas y variadas ansias, de volver a la pintura, al dibujo, a la pincelada, y al mismo tiempo dejarme conducir por la belleza de la paletada hacia una historia, y que la historia por primera vez me dominara.

¿Qué van a encontrar los lectores entre las páginas de Les muses ne dorment pas?

Los lectores encontrarán especialmente la obra de Canaletto, de Balthus, de Pierre Bonnard, contadas, narradas a través de mi propia historia y de mi imaginación, mediante personajes reales y de ficción; o sea, lo que es para mi realmente el misterio de la literatura, que es entregar al otro los más elaborado de su soledad, que son el anhelo y la creación, traducido en esbozos de personas inventadas que transcurren, discurren, equilibradas o en desequilibrio, vibrantes en la cuerda floja de las palabras.

Las musas son chicas jóvenes, a veces adolescentes, personas inocentes sacrificadas en el altar del deseo de los pintores. ¿Podrías contarnos en menos de cien palabras la escena más erótica de la obra?

Creo que sin serlo de manera directa las escenas más eróticas son las de María con Sergio, el fotógrafo, aunque no se tocan, no pasa absolutamente nada carnal entre ellos. Pero sucede algo mayor, más grande que sus propios deseos; sin que estos lleguen a consumarse, que es apoderarse mentalmente uno del otro, a través de las miradas, y luego del recuerdo en el tiempo.

El libro se divide en dos partes: las primeras etapas, bajo la apariencia de una imaginación lúdica, una joven modelo posando para Balthus, jugando al gato y al ratón con el maestro del “Passage du commerce Saint-André”, la segunda parte nos muestra otra musa, Renée de Monchaty, amante idealizada por Pierre Bonnard en “Femme à sa toilette”, y que se suicidó por amor desilusionado, en 1925. ¿Por qué elegiste estas pinturas en concreto, musas y pintores que engloban la creación de la obra?

Siendo joven posé para Balthus, brevemente, y no salí igual de esa breve experiencia de observar a mi vez a un creador mientras él creaba bocetos estudiando mi cuerpo y mi inmovilidad, o serenidad. Balthus es un pintor sobre el que he escrito bastante y cuya obra aprecio. De hecho, como no podía ser de otra manera, es un personaje en “La mujer que llora”, mi novela sobre Dora Maar. Por otro lado, Pierre Bonnard es mi pintor favorito. La historia de René Monchaty, su modelo, su amante, amiga además de su prometida, Marthe, que devino su esposa, y la forma en la que se suicidó en Roma, recreando una obra de Bonnard, la depresión en la que se sumergió Bonnard, el hecho de que viajó a Las Antillas y de que estuvo probablemente unas semanas en Cuba, pues me hicieron delirar y me empujaron a concebir la historia.

¿Cuáles dirías que fueron tus principales fuentes de inspiración? ¿Cómo fue el proceso creativo del libro?

Mi fuente de inspiración es la obra misma de estos pintores y mi relación con ellos y con su obra, sentimental y literaria. El proceso de creación fue rápido, lo tenía todo muy bien armado en mi mente, pues llevaba tiempo amasando esas historias de musas que se convierten en auténticos destinos imprescindibles e inolvidables, mujeres que inspiraron tanto y que sin embargo tan poco se sabe poco de ellas y que incluso prefieren borrarlas, porque aun muertas molestan demasiado en sus anhelos pasados de libertad y de amor, de deseo y permanencia.

¿Sueles mantener contacto con tus lectores? ¿A través de qué canales pueden contactar contigo?

Mantengo correspondencia por carta desde hace años con algunos fieles lectores. Hay otras vías ahora, los emails y las redes sociales, también mediante mi blog zoevaldes.net, o mi periódico ZoePost.com.

¿Cómo afrontaste la construcción del libro? ¿Te impusiste una rutina o te dejaste fluir por la inspiración?

Soy muy metódica, estudio cada detalle y eso me lleva tiempo. La rutina no me seduce, más bien ir descubriendo día a día las posibilidades que van apareciendo en la historia, que sorprenden siempre. La inspiración, desde luego, y el trabajo diario. La literatura es un sacerdocio, sin constancia y entrega no puede devolver lo que demandas de ella.

¿Cuáles son tus planes futuros para el libro?

El libro está publicado en Francia, en Éditions Stock, recién ha salido. Hoy lo presento en Strasbourg, deberé participar también en el Salón del Libro de Niza, y en otras Ferias y Salones en Francia. Mi agente literario está viendo con quién publicarlo en España.

A través del poder de la escritura; algo realmente mágico, podemos realizar los sueños que más amamos. Si en la actualidad mantuvieras una charla con Balthus. y Bonnard. ¿Cómo abordarías a estos dos maestros de la pose sugerente y erótica? ¿Qué temas y curiosidades tratarías con ellos?

Con Balthus, aunque pude, no mantuve unas charlas. Él hablaba poco mientras trabajaba, y cuando lo hacía era más bien un monólogo extraordinario; yo era muy joven y prefería escucharlo. Yo no soy de hablar cuando presiento que los otros llevan más experiencia y tienen más cosas que decir, prefiero oírlos. Con Bonnard, no tuve ese privilegio que tuve con Balthus… Pues a Bonnard le preguntaría sobre el secreto de sus malvas y amarillos en sus pinceladas, cómo podía conseguir esas sombras entre esos colores, sombras que parecieran bichitos que se mueven dentro de la pintura… Bueno, hoy les preguntaría mucho más sobre la obra que sobre la vida.

Hemos culminado esta entrevista para conocer más detalles acerca de la obra recientemente publicada:“Les muses ne dorment pas,” (“Las musas no duermen”). Zoé ha sido un placer contar con tu presencia y quiero darte las gracias por haber compartido este rato de charla conmigo. Y para finalizar, me gustaría que saludaras a los lectores y les animaras a que leyeran este espectacular libro.

Un gran beso a cada uno de los lectores, ellos han hecho de mi lo que soy como escritora, sus lecturas me han abierto horizontes increíbles. Acompañar sus soledades con la mía ha sido mi mayor premio. Me gustaría que leyeran este libro porque se trata de lo esencial: de amor y de creación, mediante el deseo y el arte.

SHARE