Mi Limón limonero y negritud

42

Releer  un libro no es una repetición cualquiera, y quizás se retoman, porque  resuenan al alma, al continente oscuro de la psique que al abrir  sus páginas nos atrapa con  su sabor, olores y huele a tristeza al terminar sus líneas como al romper relaciones, que creíamos cortadas de raíces, pero,  esa sensación infinita, distinta de releer al toparse con ese extinto amor  o ese libro, que  nos hablan sus hojas o piel amante del libro poeta con  gestos, guiños cómplices que se adentra, entraña y extraña a repreguntar. No sé,  se abren nuevas posibilidades al reconcernos en su cuerpo, lomo y locura del amor…así son las pasiones en el mundo limonense de Puerto Limón del siglo pasado, con aborígenes y negros esclavos traídos del Africa al diezmar a  indios – la corona española- que nos muestra Limón Blues y que por cierto, el título se lo debo al cantautor y actor venezolano Henry Stephen, a quien escuché cantar la mítica Mi limón, mi limonero en Lima y por supuesto era mal vista porque era  negro y en  esa nostalgia del exilio, luego,  me tranquilizó,  al conocer al bello de Cabimas en su tierra venezolana, (fue  pionero del rock and roll, con éxito mundial de los años sesenta y ocho, y murió  a los 79 años por Covid) y ahora en Costa Rica me entero del deceso y me envuelve  con la relectura de Limón blues con el fondo del limonero y el tren, con su pitico doloroso…

Nos subleva la autora Anacristina Rossi con su desparpajo en la entrevista y tierna lucidez pesimista, ante el mundo roto con seres desprendidos y de verdad, ¿ya vamos a la exintición o también mutamos?. Todo es mejor  al ritmo del blues, al golpe de tambor, ritos de la madre Africa que invocan  a la sanación psiquica y espiritual de los habitantes.

Los cuentos orales prehispánicos siempre apoyan la cosmovisión de la madre naturaleza (pacha), guerreras y cacicas en luchas y  en cambio la literatura occidental colonialista las invisibiliza,  y  acusa a la mujer con vicios sexuales, de blancas y negros. Es que el fondo estructural de toda dominación se inventan ‘chivos expiatorios’ y  así pues,  las negras, negros por mas fuertes y bellos que sean les asestan el puñal de la discriminación para someter… Es  una estrategia harto conocida  del colonizador, en un  eterno saqueo,  material y más mental, cultural y subjetivo, que nos horada y borra la cosmogonía afrocaribeña y aliena con necesidades del dominador (es tan certero el lavado cerebral), al lograr la desidentificación.                                                                                                           Casi nadie habla de las culturas que nos conforman y de la riqueza del mestizaje; es todo lo contrario,  e históricamente los gobiernos buscan blanquear con las migraciones de  europeos blancos que  son bien recibidos (ser barbie es la norma y ken los chicos). La  vergüenza étnica, histórica es una realidad y los ejemplos sobran, como, en Argentina, donde la negitud fue borrada como los indígenas.

En  Costa rica el racismo brilla en el valle Josefino, cual  virreynato del Perú con ‘’tapadas limeñas’’ y  esto la tiene convertida en una isla cultural, porque la ceguera o enfermedad del racismo no las hacen ver la riqueza cultural de la provincia del Limón, aunque este 31 de Agosto del 2021,  se declara el Día de la cultura afrocostarricense y más admirable es la labor,  por el  intermedio de Costa Rica y 52 países,   la ONU manifiesta el  31 de agosto, Día internacional de las personas Afrodescendientes.

Son importantes los decretos y serían más efectivos  con la educación y medios de comunicación masiva, que  ayudarían al cambio de creencias, actitudes; mientras  los pueblos aborígenes seguimos en resistencia por la integración,  igualdad de deberes y derechos ciudadanos, al ser  habitantes del planeta tierra, la pachamama.

La cultura y derechos del ‘crisol de las tres razas’son para los actos culturales y, quedó de adorno la frase de   ‘’la tierra es de quien la trabaja’ .  Trabajar y ser dueños es un  punto álgido que todavía se batalla… y en esta pandemia la tierra está en procesos de cambios climatólogicos ( y de ella vivimmos);  suena paradójico  el retorno al campo o lo queda de ella con nuevos modos de vida con ayuda de la tecnología, sin la contaminación de agentes tóxicos…

En la novela histórica ficcionada Limón Blues,  los negros jamaiquinos eran ciudadanos que dependían legalmente del poder británico (reina Victoria y rey Eduardo) en tierra costarricense y esta forma de vasallaje les negaba su condición,  y se nota cuando se les impone luego, el castellano con leyes costarricenses, pero, a quien favorece y por qué los legalizan? .

La escritora Anacistina Rossi nos inspira a conocer Puerto Limón, con  rica narración de cuitas y  cadencia tamboril con ritos ancestrales y luchas reivindicativas del nuevo powerman, al mand o de Marcus Garvey,  con el sueño del retorno a la Madre Africa, a la gesta primigenia de la comunidad negra, del sentir renaceres identitarios y reconocer al traficante de esclavos, los negreros, las ancestras y diosas…

Hay muchos ángulos para ser analizados,  desde la óptica social, cultural, antropológica, histórica y psicológica, y mas con la entrevista via zoom nos alumbra la  invitada,  del  Club de Lectura de la Caja Costarricense del Seguro social,  liderada por las excelentes promotoras de lecturas: Tatiana Blandón y Rebeca Ramírez.  Fue un conversatorio sin desperdicio, a pesar de media hora, y me afanaba por escuchar, de cómo la identidad individual y colectiva del limonense se ha perdido, su riqueza cultural portuaria con disimiles lenguas (habitantes chinos, judíos, italianos, corsos, ingleses…) con movimientos artísticos culturales, de obras teatrales, musicales, cinematográficas, eran más que la capital Josefina. Nos repreguntamos y por qué se tiene en ese ‘olvido’ a los pueblos ancestrales?  A quienes favorece la desidentidad, la mutilación ruda del Puerto Limón?, ¿será, qué un negro, un aborígen no  es gente?   Será que la religión e idioma a la que fuimos sometidos siguen con sus efectos residuales, de menosprecio y racismo?

Los saqueos emocionales y violación ancestral nos marcan con muchas heridas psíquicas,  que no han cicatrizado, porque ni siquiera nos atrevemos a hablar del tema, ni contar ni reconocer la historia colectiva y menos la personal de abuso institucionalizado, ya la naturalización de la violencia y dominio sobre el ótro u ótra aún continúa, en un eterno dejávu

Venimos de  madres y padres ancestrales que sufrieron  Violación Originaria y permanece reprimido  en el inconsciente individual y colectivo.  En la obra captamos  la relación emocional intensa del personaje Orlandus con su progenitora Nanah,(tatuaje  hasta el último día al bajar a la tumba que es cuando se corta el lazo umbilical emocional de ambos), con ambivalencia de amor y rechazo, que hace de él un  ser pusilánime, sin vitalidad, mientras la madre se fortalece, brilla; él se debilita.  El la admira por  su fuerte carácter y personalidad, decisiones, en su belleza, curas de yerbas;  pero,  le mutila la fortaleza del carácter aprehensivo, élla toma decisiones por él.  Simboliza al padre, al ser el único hijo varón de tres niñas, es un  signo notorio  la belleza varonil y parecido físico con su mamá.  Realmente es una madre castradora, que utiliza y manipula al hijo, con  un apego dañino,  que nos hace sospechar el cruento desenlace(muerte en paralelo del padre e hijo); Orlandus con una extraña vitalidad le grita su rabia y odio al padre, pero, con élla no se atreve… (conmueve la escena del amor expresado de Orlandus al padre, y este no le responde porque está muriendo)

Los apegos dañan con la dependencia emocional y son nutricias en la primera infancia, despues de haber desarrollado las etapas de la personalidad psicoanalitica, según  Freud. La  idealización o sublimación inspiradora de una madre o padre son puntos de apoyos, puentes  para volar y  despegar del nido.  En clínica manejamos que mientras mas apego emocional en la primera infancia se lograra mayor independencia psicoafectiva.   Sigmund Freud:  ‘‘la única relación que le aporta una satisfacción ilimitada a una madre es la que ésta establece con su hijo; se trata, en efecto, de la mas perfecta y menos ambivalente de todas las relaciones humanas’’ y agrega ‘’las relaciones con los padres en los primeros años de vida son decisivas y condicionan a todas las personas’’.

Orlandus Robinson es expulsado por la miseria y hambre de Jamaica hacia Costa Rica y con el signo mater de Nanah, llega a Cahuita con el mandato de ‘‘Prince, tu papá, sigue enfermo y en Jamaica no hay futuro. Ya cumpliste catorce, vas a ir a Cahuita a trabajar nuestra tierra, youh plant bananas an send us de money. Janet te enseñara’’ pero, el amor a una pañawoman, mujer casada y blanca costarricense le harán delirar y pueda lograr su identidad sexual, bajo las tiernas enseñanzas de Leonor; asi mismo,  lidera con Garvey los  ideales de los derechos del negro,  del nuevo negro …   Cuánta agua ha corrido bajo el puente para seguir en el mismo punto de la errancia, de ser refugiada, excluida por el color de piel y en pobreza en tierras a las que pertenecemos; mientras la alienación nos blanquea y los de cuello blanco se blanquean más con el narcotráfico.  Es terrible el aumento de violencia machista, del endorracismo y las fantasías cachondas de indias insaciables, Amazonas empoderadas…que, aún persisten desde los inventos colonalistas,  ¿ por qué  no se habla de las curanderas,  sanadoras e inventoras de remedios y cuidadoras de recien nacidos?  El matriarcado embadurnado de feminismos extremos,  ha hecho colapsar hasta la identidad de la condición de ser mujer, es que  nunca se acepta, que la mujer se autogobierne, se apropie de su cuerpo y accione.

El tutelaje y demonización nos baña desde milenios, pero somos las portadoras de la nueva civilización y todo germina desde la mujer.

Así pues, les anotamos unas breves líneas con una visión psicoanalítica del  primer capitulo, con el pequeño Orlandus de 9 años que fue violado por su patrón irlandés y amigotes…

Orlandus asocia un olor a pelo quemado y cuernos de vaca en la casa de su patrón irlandés (oficio que el padre consiguió y la madre intuye algo…) donde permanecía por una moneda con ese olor traumático, que le remuerde a lo largo de su vida. El olor en Cahuita, Puerto Limón, Africa es un  olor de la memoria infantil, aire  chamuscado, a muerte. El olfato retiene el dolor, lasitud, inapetencia y crece dentro con  la melancolía reprimida del trauma que no le deja ser,  a pesar del gran sueño de la reivindicación del hombre negro.                                                                         Estuvo en el Africa y esa pena de amor por Leonor, la posesión de la madre que le oculta las cartas, su esposa Irene, su padre que solo dos veces le dirigió la palabra y la búsqueda de identidad con el padre, y maltrato por la madre -exige expectativas al hombre, marido, que‘fuera el hombre de la casa’  responsable al que élla aspira,- su padre enfermo que nunca les cuidó- que nunca se satisfizo con el padre y menos con el hijo, en sus fantasías, le  obligó a abandonar la casa materna para trabajar a los catorce años y éste no podía negarse, como cuando estaba en la casa del irlandés. Nunca se supo, qué pasó con la bebe( hermanita), se sospecha que su mamá la vendió, porque era una duppie…

Siempre ayuda el psicoanálisis a remirar los puntos rotos de la psique y solventa al  problematizar las pérdidas anímicas, el duelo depresivo, crónico, y  que destapa al remirar la vida al tomar el timón y pueda darse cuenta en análisis del cómo  integrar la vida espiritual,  del si mismo  con los miedos y traumas; pero, Orlandus con sus traumas nunca pudo,  y el mal de amor terminó en revivir sus primeros traumas, no los podía nombrar e hilar discurso al nombrar, y afantasmado en su pena y olor con reuerdos de Leonor, muere sin leer las cartas de su amada. La ‘’madre castradora’’ las escondía y lo mantiene con yerbas, rituales, que  le hacen entrar en sopor y sueños en vigilia, de la pañawoman; al menos conoció al único amor correspondido en vida.                                             Estas líneas son un asomo para apenas comprender el desarrollo de la novela histórica ficcionada, de cómo el apego maternal usufructua el desarrollo de la psique e invalida a un hombre hermoso y sensible.

                       Escrito por Ana Anka

SHARE