Este país necesita ahora de muy buenos “cirujanos”

33

En el ámbito de la salud humana se habla de cirugías mayores, cuando determinados males físicos afectan a los organismos de las personas, para que estas puedan sobrevivir a ciertas situaciones de peligro.

Aunque salvando diferencias de consideración, es posible hacer un símil entre lo expresado, y el estado, o nivel de los grandes males que hoy se verifican a  nivel de la nación dominicana:  institucionales, monetarios-fiscales, políticos, económicos en general, educativos,  inseguridad ciudadana, transporte, salud pública, etc.,  para cuyos correctivos habrán de requerirse, obligatoriamente, “procedimientos quirúrgicos políticos y sociales” de alto riesgo, a ser llevados a cabo por manos expertas, y mentes preclaras, que hasta hoy no luce posible encontrarlas  en el seno de los negocios locales, denominados partidos políticos.

Tienen que ser cirujanos apartidistas; personas libres de compromisos, como de fuertes ataduras con los grupos poderosos económicos que gravitan en este país, y que siempre procuran “titeratos” representativos a nivel de los tres Poderes de Estado nacional: Legislativo, Ejecutivo, y Judicial, que satisfagan sus pretensiones de avaricias marcadas, e impunidad constante.

Ojalá que aparezca algún buen cirujano, o varios, mejor, que puedan trabajar en favor de extirpar, cuántos “tumores cancerígenos”, se les podría calificar, que vienen socavando el cuerpo de esta nación; para ver si es posible recobrar la salud de la misma.

Pues, de seguir como ha venido estando durante los últimos lustros, en manos de políticos, y poderosos grupos empresariales corruptos, avariciosos, como antinacionalistas por demás, solo pensando en coger cuartos prestados, sin saberse cómo se van a pagar después, y “las cuentas de destino”, sus males todos, proseguirán extendiéndose, y acabarán por dar al traste con la salud social, y hasta soberana de esta República.

Dicen algunos pensantes que: “ojos que no ven, corazón que no siente”, lo cual se puede considerar muy cierto.  Pero, ocurre que, los dominicanos que no tuvieron la oportunidad de ver y ponderar las ejecutorias desaprensivas de los políticos del patio durante los últimos gobiernos que se ha gastado esta nación, sí que después han podido informarse sobre el maremágnum que dejaron los actuantes entonces a este pueblo.

En consecuencia, se han percatado de los riegos probables que desde ahí se pueden desprender para un porcentaje importante de las presentes generaciones, como del futuro incierto que les espera a las venideras.

Luego, los efectivos “cirujanos” que hoy traten de revertir las situaciones gravosas que agobian a esta sociedad, in crescendo cada vez, derivadas de los maridajes políticos-empresariales que se estilan entre nosotros, ya se estiman como imprescindibles.

Y, es la demanda que se hace, ¡a todo pulmón poblacional! Por lo cual, de no aparecer aquellos “salvadores”, el pueblo se empoderará, y “operará” con sus propias manos, sin necesidad de quirófanos equipados.

¡Qué nadie se sorprenda después! “La palabra de los pueblos, es la que más se parece a la de Dios”, según dicen los que saben.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemoswordpress.com

SHARE