Ruta, frecuencia y conciencia en una municipalidad responsable

39

Hace muchos años que los recolectores de basura existen por lo menos en Santo Domingo Este, supongo que lo mismo pudiera estar sucediendo en otros municipios del gran Santo Domingo o de alguna otra provincia.

Y, cuando hablo de recolectores de basura, no me refiero a los camiones oficiales o contratados por las alcaldías para esta tarea. No. Me refiero a personas que frente a la ineficiencia que gestión tras gestión, ha tenido el ayuntamiento desde la fundación de la provincia y en este caso del municipio, (aquí hablo de Santo Domingo Este), han surgido como una alternativa frente al ahogamiento de los munícipes ante la no presencia periódica regular de los recolectores oficiales.

Temprano y varias veces al día, se escucha la palabra “basura, basura”; lo que se anuncia como la venta de un producto más. “Marchanta, basura” a veces se estacionan frente a tu casa repitiendo cual grabadora el “basura, basura” hasta que usted le dice que se lleven la que ya ha colocado en el frente a la espera inútil del camión y en la que los gases metano destacan su primacía entre todas las demás sustancias gaseosas.

Tengo un amigo que está en la coordinación del Comité de Desarrollo del municipio Santo Domingo Este, y, a él acudí para hacerle llegar al alcalde del municipio, Manuel Jiménez, mi queja por el cúmulo de basura que estamos experimentando en su jurisdicción y además servía de portavoz de un recogedor de basura a quien le habían incautado su triciclo y medio de sustento , por lo que la presencia de los desechos se acrecentaba en el patio trasero de mi hogar, pues, ahora no pasaba ni el uno ni el otro.

Al llevar mi doble queja; la primera, por la falta de servicio en la zona por parte de los camiones recolectores y la segunda la ausencia de estos “auto designados recolectores” el señor Sindico me hace llegar a través de mi amigo la respuesta siguiente: “¿Posiblemente Darío no sabe, que la basura que esa gente le recoge, la tiran en la próxima esquina porque dónde la van a llevar? “La quitan de aquí y la tiran allí”. Eso es en cuanto a mi queja, por la incautación del triciclo, de nuestra tabla de salvación en cuanto a salir de los desperdicios.

Y en otro párrafo recarga diciendo: “y probablemente mi hermano Darío Nin, no está enterado de que la basura aún está en manos privadas en SDE y hasta que no salgamos (falta como un año) de esas empresas estaremos sufriendo el problema de la basura.

Tercer párrafo de su respuesta: “No está demás saber el sector, que me envie la dirección y veremos el caso.
Agradezco tanto a mi amigo por el enlace y a Manuel Jimenez por la pronta respuesta, pero ahora por este medio me permito sugerir algunas ideas, que, de hecho, se las había externado a mi amigo y se mostró interesado, pues, las vio plausibles.

Reconozco que es verdad, pues, cuando avanzas un par de calles y te encuentras con una deshabitada o en proyecto, ahí ves el cúmulo de basura o sea vertederos improvisados y esa basura no llega allí por tele transportación o por magia, llega porque allí la depositan estos recolectores. Sin embargo, ese mal podría convertirse en eficaz remedio por lo menos “mientras se cura el pasmo”.

Me explico: Esos vertederos eternos, (pues ningún camión va por esos desperdicios), se desaparecerían en pocos días si en ese lugar, se estaciona un camión a la espera de esos “recolectores” (mientras recogen los depositados ya), estableciendo horas específicas para que estos lleven los desperdicios para un trasiego directo al camión.

Sólo con esto, se resuelve lo siguiente: en primer lugar, esos recolectores salen de la clandestinidad, segundo, el ayuntamiento se ahorra mucho combustible, pues los camiones no tendrían que transitar calle por calle en busca de los residuos, sino que se estacionarían en ese lugar esperando que a horas determinadas esos “recolectores” le lleven los desperdicios que hayan recolectado en sus trayectos. Esto no quiere decir bajo ninguna circunstancia que los camiones destinados para la recolección abandonen su tarea. Esto sólo sería, mientras no puedan dar repuesta eficiente y permitir que estos se lleven los desperdicios generados en cada casa, o edificio dependerá del propietario, si como hasta ahora, decide pagar a estos para que lo hagan.
Se evitan esos depósitos o vertederos improvisados, pues, como los camiones esperan regularmente, no se haría un deposito, sino un trasiego directamente al camión.

La segunda parte de su respuesta la contestaremos en una segunda parte de esta entrega, con el objetivo de no hacer tan largo este escrito y poder dedicar más tiempo a esos contratos de mala fe y la forma de terminar con ellos sin responsabilidad para las alcaldías.
Lo planteado, No son soluciones ideales e incluso, algunos lo calificarían de aberración o institucionalizar el desorden, pero sin quitar razón a los que asi pudieran pensar. Le recuerdo la frase que aprendí en el libro el sembrador de segundo grado de primaria que mientras el hacha va y viene descansa el palo mayor”.

Si usted tiene una mejor idea, con una mejor solución, hágala llegar y hágalo pronto porque ya la basura en Santo Domingo Este, nos está pasando un poco más del cuello.

El derecho a un ambiente sano libre de metano y bacterias producto de acumulación de basura es un derecho de la colectividad y es un interés difuso de cada munícipe y en mi condición de Defensor del Pueblo Adjunto elegido por este pueblo a través de los mecanismos establecidos constitucionalmente, me obliga primero a no hacerme de la vista gorda y segundo a actuar conforme a la misión delegada.

Este artículo lo había escrito hacía varios meses, pero no sé por qué razón, lo no había hecho llegar a los medios, tal vez porque no me lucia solo denunciar sino de alguna forma actuar, lo que hice de forma institucional instando a una intervención en Santo Domingo Este, por parte del Defensor del Pueblo, cosa que Pablo Ulloa (Titular del Defensor del Pueblo) ya tenía en agenda y ejecutó reuniéndose con Manuel Jimenez y asumiendo los dos públicamente un compromiso de cooperación.

Hoy que, a pesar de una gran ayuda recibida, la basura no da tregua y amenaza nuevamente con el colapso, olvidando que ya había escrito todo lo de arriba, me proponía escribir uno articulo nuevo en donde instara a las autoridades a la creacion de una municipalidad responsable en ambas vías por parte del munícipe y por parte de las autoridades, con miras en esta etapa al problema de la basura. De hecho, en la gestión de Alfredo Martinez se dieron “los pininos” en ese sentido a instancia nuestra y el personal de la alcaldía recibió las primeras intervenciones, con conversatorios y talleres

Realmente el problema de la basura en Santo Domingo Este o en algún otro municipio, no se resolverá definitivamente, aunque haya recursos económicos, si no se combinan en la práctica estas tres palabras: ruta, frecuencia y conciencia.

Las rutas que obviamente existen ya previamente determinadas, pero sin frecuencia y sin conciencia, o sea, que el camión debe pasar por tu calle, pero no lo hace con la frecuencia constante. Me explico mejor; pasó hoy, pero no sabemos cuándo volverá (esa frecuencia debe establecerse, pero, esta frecuencia debe acompañarse de una conciencia por parte de los munícipes, pués sin conciencia no hay “” becerro que alcance a convertirse en buey” no habrá ciudad limpia, pues, es una constante que el camión recolector literalmente recoge y los inconscientes munícipes depositan en lo inmediato en las calles sus desperdicios o residuos. Asi nunca habrá una ciudad limpia aun que se recoja la basura cada diez minutos.

Propondré al Defensor del Pueblo Titular y al Gabinete Educativo del Defensor que coordinemos no sólo con el alcalde de Santo Domingo Este, sino con los demás municipio la formación de” la municipalidad responsable” como un capítulo de ciudadanía responsable ya en proyecto en donde con la cooperación de las alcaldías desde el Defensor desarrollemos jornadas de capacitación en municipalidad responsable para empoderar a unos y otros, (autoridades y munícipe) de derechos y deberes, que puestos en práctica nos darán un municipio como todos deseamos. Recordando que: “Una jornada de mil Kilómetro empieza con el primer paso” y que como dijo la madre Teresa de Calcuta “a veces parece que lo que hacemos es una gota de agua en el mar, pero el mar seria menos sin esa gota”

Hasta la próxima.

Darío Nin

SHARE