Otro nuevo invento en Dominicana. “¡Bueeno!”

42

Y quién dijo que eso de foto-multa, nuevo sistema punitivo que tiene ahora previsto establecer el INTRANT, ¡sin una adecuada plataforma operativa a la vista!, para tratar de combatir las desaprensiones y temeridades de los que violen la luz roja de los semáforos, dentro del “coctel” de infracciones que caracteriza el gran desorden en el tráfico vehicular nuestro, que anda manga por hombro desde años en este país, sea de aplicación efectiva aquí.

Para que eso funciones en esta considerada selva de cemento, primero se tiene que organizar la casa entre nosotros; definir cuántos procedimientos y herramientas sean necesarios; como, evitar los distingos de personas al momento de tener que actuar en ese sentido.

Por tanto, qué a todos abarque el imperio de la ley; nada de padrinazgos después de comprobadas las violaciones a las normativas de tránsito; y, que se proceda a la aplicación de severas sanciones, hasta de encarcelamientos de ser necesario.

Es evidente que, cuánto nos gusta inventar a los dominicanos, sin estar preparados para ello; adoptar patrones importados, aplicables en naciones organizadas, y que poseen instituciones respetables, amén de que pueden contar con autoridades que saben cómo, y cuándo aplicar la ley, cosas que poco se observan en esta República.

La gran pregunta que se desprende en este tenor es, se está preparado en realidad aquí, para la aplicación efectiva de esa medida específica, la cual requiere de una amplia, y oportuna logística, además.

Otra interrogante, se podrán mantener operando siempre los sistemas de semaforización, y de cámaras, que reúnan las condiciones debidas para tales propósitos, Pero, que, en adición, siempre se pueda contar con la energía eléctrica requerida para su funcionamiento; cero averías y apagones.

Ahora, lo que en definitiva se torna algo risible para cuántos conocen cómo se bate el cobre en este país, son: la forma, y la logística obvia razonable, con que operará el sistema para el cobro de multas por las infracciones de tránsito de este tipo, a domicilio, lo cual no se hará muy fácil.

Disponer de las informaciones precisas de los conductores objeto, que se viven mudando de domicilio con frecuencia, y que no actualizan los documentos personales correspondientes, por lo que se hará bien difícil su localización en determinaos momentos.

Amén de eso, una interrogante digna de ponderación también sería, a quién se le cobrará la multa siempre, al conductor, que en muchas ocasiones no es el dueño del vehículo; o, al propietario del mismo, cuyas informaciones se obtendrían a partir de la matricula correspondiente. ¿Está definido eso? Al dueño se le consigue fácil; no así al simple conductor violador.

Pero, además, el asunto se complica en adición, por los diferentes vehículos que transitan en nuestras calles y avenidas; no son solamente los privados; sino, que también está en enjambre del transporte público, capitaneado por choferes desaprensivos y temerarios. En adición, la plaga de motoristas, sin conciencia ciudadana alguna, cuyo control, por lo visto, se hace casi imposible en esta nación.

¿Se han ponderado todos esos aspectos, para estar hablando de foto-muta en este país, con cobros a domicilio?

Por eso cabe reiterar: ¡vamos primero a organizar la casa! Y, mientras tanto, que se adopten medidas correctivas más factibles de aplicación. Ahora, procediéndose siempre con autoridad severa, y sin distingo de persona alguna.

Qué tampoco, continúe estilándose el tráfico de influencias oficiales acostumbrado, cuando se trata de riquitos de la sociedad; de familiares, o novias de funcionaros públicos envalentonados Y, mucho menos, con los “macuteos” policiales ordinarios.

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos,wordpress.co

SHARE