La modificación de un mosquito podría significar la eliminación de la malaria

98

Cada año 3.400 millones de personas sufren riesgo de contraer la malaria o paludismo, una enfermedad transmitida por un mosquito infectado.

Aunque es posible que esto pueda cambiar. Científicos de la Universidad de California idearon una forma revolucionaria para combatir la enfermedad transmitida por mosquitos, utilizando el propio ADN de los insectos.

¿Cómo? Los investigadores Anthony James, Ethan Bier y Valentino Gantz se unieron para editar genes de mosquitos utilizando una herramienta conocida como CRISPR (abreviatura del inglés “Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats“, algo que puede traducirse como “repeticiones cortas palindrómicas aglomeradas regularmente interespaciadas”). Con la sustitución de material genético específico se produce la muerte del parásito que causa la malaria. Aún mejor, los mosquitos modificados pasan los genes que combaten la malaria a su descendencia. Una vez que el gen se extienda a toda la población de mosquitos, los insectos, y cualquier persona expuesta a ellos, estarán libres de malaria.

¿Un futuro sin malaria?
Mientras que medicamentos como la artemisinina han ayudado a reducir la tasa de mortalidad causada por el paludismo en un 60 por ciento, recientes cepas resistentes amenazan con hacer retroceder el progreso. La ingeniería genética “nos puede llevar a tener cero [casos]” dice Nora Besansky, genetista de la Universidad de Notre Dame. “Los mosquitos hacen su propio trabajo [y] llegan a lugares a los que no podemos permitirnos ir o a los que no podemos llegar.”

Aunque los científicos han podido modificar genes desde la década de 1970, el método de CRISPR es más preciso y menos costoso que cualquier técnica anterior. En 2015, la revista internacional “Science” lo nombró “Revelación del Año” (en inglés).

CRISPR puede ofrecer beneficios más allá de la erradicación de la malaria. Un día, puede que ayude a los científicos a conquistar enfermedades genéticas como la fibrosis quística, la anemia de células falciformes y la distrofia muscular. Incluso se podría salvar al banano de la extinción (en inglés).

Los científicos continúan trabajando arduamente en sus laboratorios y conferencias para asegurar que la tecnología genética CRISPR se desarrolle y utilice de una manera ética y segura. (En mayo, la Organización Mundial de la Salud publicó orientaciones para la investigación responsable de mosquitos modificados).

Mientras se el método se afina, Estados Unidos continúa apoyando los esfuerzos locales de lucha contra la malaria por medio de la Iniciativa del Presidente contra la Malaria (en inglés), establecida en 2005. La iniciativa se centra en la fumigación con insecticidas y en el suministro de medicamentos y mosquiteros tratados en zonas de riesgo. La campaña contra la malaria tiene como objetivo acabar con el paludismo entre los años 2040 y 2050.

Una versión previa de este artículo fue publicada el 21 de abril de 2017.

SHARE