Haciendo interesante este mundo

178

Por María Beatriz Muñoz Ruiz

El otro día vi en la tele que unas medusas enormes habían llegado a nuestras costas, hemos batido record de temperaturas con cuarenta y cinco grados a la sombra y no queráis saber a cuantos grados hemos estado al sol en plena capital porque os asustaríais, pero os puedo decir que si echáis un huevo en el asfalto se fríe, eso con un poco de bacon y ya teneis el desayuno.

Ayer, aquí en Granda, sufrimos un movimiento sísmico nada más y nada menos que de 4,6 y hace unas semanas estaba en la piscina cuando vi una luz redonda caer lentamente desde el cielo, no era un avión, no era Superman y las estrellas fugaces son rápidas y caen normalmente de una forma horizontal, así que también fueron descartadas en mi mente, también he de aclarar que no estaba de fiesta, me encontraba muy lúcida y lo que vi fue real. Al día siguiente busqué en los periódicos y no vi nada de colisiones ni de meteoritos, así que ahí terminaron mis divagaciones.

A estas divagaciones le sucedieron esas ideas que algunas veces aparecen en nuestra mente cuando vemos películas de extraterrestres, pero claro, con los dos años que llevamos, hemos llegado a comprender que todo es posible, quien nos iba a decir que después de chupar un chino un murciélago, íbamos a estar todo el mundo confinado, así que… te pones a pensar y cuando ves en las noticias que todos los que hay ahora mismo en urgencias son los negacionistas que han negado siempre la existencia del virus, tu primer pensamiento es “claro, si es que deberían haberse vacunado” pero luego piensas… ¿Y no será un control de los medios manipulados por el gobierno para asustar a la población y conseguir que todo el mundo se vacune? Bueno, he de aclarar que yo estaba la primera para vacunarme, es más, yo creo que me vacunaron unos días antes por pesada, porque llamaba casi todos los días preguntando si me tocaba ya, en mi opinión, creo que bastantes cosas nos metemos ya en el cuerpo como para ponernos tiquismiquis con la vacuna. Si nos convertimos en zombis no me gustaría quedarme atrás, y la idea de que la vacuna lleve un microchip para controlarnos me parece ridícula por la sencilla razón de que ya somos controlados continuamente a través de nuestro móvil y de las redes sociales. Pero confesadlo, todos hemos pensado cosas raras y parte de esas cosas quizás no sean ideas tan disparatadas. Lo que tengo claro es que ningún gobierno va a desvelar, por ejemplo, si un meteorito va a colisionar con nuestro planeta.

En mi ciudad, hace unos años cayó un meteorito del tamaño de una lavadora en el jardín de un ciudadano que vivía, creo, en un pueblecito de las afueras, pero son daños colaterales, y es cierto que, si hubieran avisado, el pánico habría causado más destrozos, también es cierto que juegan con poco margen de actuación, o… quizás es lo que desean que creamos.

Es raro lo de ser escéptica con todo, pero pensad que los ciudadanos de a pie estamos a un nivel tan inferior que somos meros juguetes en manos de los gobiernos y las grandes esferas. Pase lo que pase no nos vamos a enterar de nada, así que tan solo nos queda vivir ignorantes y aceptar las explicaciones que nos dan, aunque pensemos que la mitad es mentira.

Pero yo sigo pensando en que pudo ser aquella bola de luz que cayó del cielo hace dos semanas, claro que, también pienso en las guerras biológicas, en por qué ha encogido mi ropa en el armario, en por qué las bolsas de patatas traen siempre la mitad, por qué en Titanic no pudieron compartir la dichosa tabla los dos, me pregunto si existen los viajes en el tiempo y yo me estoy perdiendo algo divertido, y sobre todo, me planteo lo aburrida que debo estar para pensar todas estas cosas.

SHARE