Países socios ayudan a África a luchar contra COVID-19 y la pobreza

128
Un ingeniero trabaja en la planta eléctrica Soroti de Uganda en diciembre de 2016. La planta fue desarrollada en asociación con “Power Africa” de USAID. (© Isaac Kasamani/AFP/Getty Images)

Estados Unidos y sus asociados internacionales están invirtiendo 80.000 millones de dólares en el sector privado de África para ayudar a poner fin a la pandemia de COVID-19 y estimular el crecimiento sostenible.

El compromiso que los países del Grupo de los Siete (G7) y los bancos internacionales de desarrollo anunciaron en junio apoyará el desarrollo de energías renovables y de infraestructura, así como los sectores manufacturero, agrícola y tecnológico de África. Los países del G7 son Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

Estados Unidos “seguirá dando prioridad a las inversiones en la fabricación de vacunas, la respuesta a COVID-19, la mitigación y adaptación al cambio climático y la igualdad de género en el continente africano”, dijo David Marchick, director ejecutivo de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (DFC).

Las inversiones recientes se basan en los más de 100.000 millones de dólares que Estados Unidos ha invertido en el África subsahariana en los últimos 20 años para fortalecer la seguridad sanitaria y salvar vidas.

Hombres con equipo de protección observan una máquina y ampollas (© Lulama Zenzile/Die Burger/Gallo Images/Getty Images)
El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa (izda.), realiza un recorrido de las instalaciones de fabricación de vacunas de Aspen Pharmacare en Gqeberha (Sudáfrica) el 29 de marzo. (© Lulama Zenzile/Die Burger/Gallo Images/Getty Images)

Los líderes africanos de desarrollo reciben con beneplácito la inversión internacional como un paso hacia los 425.000 millones de dólares que, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, necesita el África subsahariana para luchar contra la pandemia y la pobreza.

“Sabemos que el sector privado desempeñará una función fundamental en la financiación del futuro de África al crear millones de puestos de trabajo que son esenciales para garantizar el crecimiento económico sostenido y la reducción de la pobreza”, dijo Makhtar Diop, director gerente de la Corporación Financiera Internacional (IFC), una institución integrante del Grupo del Banco Mundial.

La DFC y sus asociados, la Unión Africana, Francia y Alemania, ya están impulsando la producción y distribución de vacunas en África. El 30 de junio anunciaron una inversión de 700 millones de dólares en la empresa farmacéutica más grande de África, Aspen Pharmacare Holdings Limited.

La financiación permitirá a la empresa sudafricana producir hasta 500 millones de dosis de la vacuna del productor estadounidense Johnson & Johnson para 2022 para su distribución a través de la Unión Africana, el gobierno sudafricano y el Mecanismo COVAX para el acceso mundial a las vacunas contra la COVID-19, una asociación internacional dedicada a la distribución equitativa de vacunas. Aspen entregó primer lote de vacunas de Johnson & Johnson el 26 de julio.

El gobierno de Estados Unidos, junto con socios africanos y europeos de desarrollo, también proporciona asistencia al Instituto Pasteur de Dakar para impulsar la producción de la vacuna contra COVID-19 en Dakar (Senegal) y reforzar la seguridad sanitaria en África.

Además, Estados Unidos está entregando actualmente 25 millones de dosis de vacunas a los países africanos como parte de los 80 millones de dosis originales prometidos por el presidente Biden. En junio, Biden anunció que Estados Unidos compraría 500 millones de dosis adicionales de la vacuna de Pfizer para distribuirlas a países de ingresos bajos y medios.

“Estados Unidos se ha comprometido a impulsar de manera sostenible la capacidad de fabricación de vacunas en África y el acceso a las mismas, a la vez que toma medidas audaces e inmediatas para ayudar a los países africanos a luchar contra COVID-19”, indicó la administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Samantha Power.

SHARE