Mezquindad dirigencial

49
Olga Capellán

Por Olga Capellán

Un colegio de profesionales, es una institución de hermandad para todos sus miembros, dado que al ser todos de la misma profesión se supone tienen en comunes intereses igualitarios, lasos de amistad y luchan por el bien común, lo que al parecer no existe dentro del Colegio Dominicano de periodistas (CDP).

Craso error: el cometido por la actual directiva del CDP, el querer negar el derecho de membrecía a uno de sus integrantes, porque con ello impedirían perder el control direccional, como han querido hacer con el colega Rafael Polanco, uno de los hombres más integro y puro de dicha profesión, un trabajador a carta cabal que siente preocupación por la situación actual de la institución que todos queremos con apego y amor.

Rafael Polanco, el candidato ideal de consenso para dirigir al CDP y sacarlo del indómito estado en que se encuentra, producto de los equívocos dirigentes que durante años han pasado por el mismo sin pena ni gloria, aunque cada quien haya tenido las mejores intenciones, pero como dice el refrán: no solo del pan vive el hombre.

Un hombre de la estatura moral de Rafael Polanco no se encuentra donde quiera, es por ello que numerosos colegas se han sumado al proyecto de renovación colegial para así devolver la identidad gremial de forma profesionalmente hablando, para que a los periodistas dominicanos se les reconozcan como entes sociales, sitial que hace tiempo se ha venido perdiendo.

En el pasado lejano, un periodista dominicano no era más que un hablador, en el cual nadie confiaba por temor a ser llevado a la luz pública, tomando en cuenta el haber pasado por una dictadura férrea como la de Rafael Leonidas Trujillo, y luego con el régimen de los 12 años del Dr. Joaquín Balaguer, sin mencionar la cifra de aquellos que cayeron o que perdieron la vida por ejercer un periodismo con responsabilidad y apego a la verdad.

Hoy día los tiempos han cambiado y el ejercicio periodístico también cambió para bien o para mal, lo cierto es que durante años, yo diría que décadas se viene luchando por el reconocimiento de nuestra clase, y por las libertades públicas, el derecho a ejercer la profesión sin obstáculos algunos, siempre y cuando se lleve a cabo un trabajo serio y siempre apegado a la verdad.

Rafael Polanco

Que gana la actual directiva del CDP con querer quitarle el derecho a Rafael Polanco, miembro fundador del mismo en el año 1983, o acaso existen dos colegios diferentes, donde uno perimió (es decir, el que también fue fundado por él como parte importante de su creación) y el otro que dirige la actual directiva?.

No, no lo van a impedir, porque los hombres y mujeres serios que estamos apoyando la candidatura de Polanco estamos dispuestos a llegar hasta la última consecuencia para hacer que se les reconozcan y se respeten sus derechos, ya que por eso es que la República Dominicana anda mal, por falta de un régimen de consecuencia.

Por primera vez un candidato a dirigir al Colegio Dominicano de Periodistas está dando la oportunidad de integrar a algunos colegas residentes en el exterior, lo que agradecemos en gran medida, porque la democracia se está manifestando en esta plancha de consenso, proyecto que el día 27 de Agosto después de celebradas las elecciones tomará el control del CDP, y así encausarlo por el camino correcto, y hacer del mismo una institución fuerte, capaz de unificar a todas las corrientes y devolver el respeto y la estabilidad económica que merece.

Hacer crecer al CDP con el aporte de todos sus miembros sin coartar y respetando el derecho de cada uno de ellos, fortalecerlo económicamente es el principal objetivo, luego de identificar fuentes de recursos para que el mismo no dependa del Estado, ni de ninguna institución que no sea la confianza de su directiva y de todos sus integrantes para no hacerlo dependiente de nada ni de nadie.

Nosotros los periodistas que residimos en el exterior damos las gracias al Lic. Rafael Polanco, por haber aceptado nuestro llamado para salir en auxilio de nuestro amado CDP, que en los actuales momentos se encuentra grave de muerte, y necesita a un salvador.

Con nuestra opinión, no dejamos de reconocer el esfuerzo hecho por la actual directiva en buscar soluciones, pero llegamos a un punto donde podríamos decir, señores: la operación fue todo un éxito, pero el paciente falleció en su lecho.

El CDP nos perteneces a todos.

SHARE