Bloqueado

137

Por María Beatriz Muñoz Ruiz

Hoy estaba haciendo un tik tok para promocionar mi próximo poemario y mi hijo que pasaba por allí se ha asomado, por supuesto, me ha fastidiado el video y lo he tenido que volver a grabar, pero me quedo con su pregunta: ¿Por qué te pones filtros para promocionar tus novelas? ¿por qué no lo haces en un video normal?

Mi contestación ha sido muy simple, eran las once de la noche, no iba a ir a ningún sitio y no iba a maquillarme para un minuto de video. Que no digo que no lo haya hecho muchas veces para alguna fotografía o video, pero hoy ya había tenido bastantes fotos y maquillaje después de la foto de portada de mi nuevo poemario en el que debía parecer una bruja. Vamos que, esta tarde cuando he ido a la piscina después de haberme desmaquillado, lavado la cara con jabón y haberme echado algo de corrector, seguía pareciendo de un grupo de Heavy Metal de esos que llevan los ojos negros, así que lo último que me apetecía era volver a maquillarme.

No sé si lo he dicho en alguna ocasión, pero odio las redes sociales, me gustaría olvidarme de Twitter, Instagram, Facebook, Peoople, Tiktok y Youtube, pero el ser escritora conlleva todo el lote completo de redes sociales. Si eres escritora o tienes otra profesión para la que necesites darte a conocer, lo siento, pero en este mundo globalizado necesitas redes sociales.

Ya dependiendo de lo que seas, puedes reservar más tu intimidad o no, pero para lo que debes estar preparado es para bloquear gente, ojalá en la vida real fuera tan sencillo bloquear a alguien y no volver a verlo, pero bueno, por lo menos en tu vida virtual tienes esa gran ventaja.

Yo antes tenía la regla del tres, es decir, les daba tres oportunidades y dejaba pasar algún comentario, pero a la tercera vez que molestaban los bloqueaba.

Las redes son complicadas, pero si algo he aprendido es que no se le debe dar a nadie ninguna oportunidad; si suelta un comentario que no te agrade, bloquea, esa persona es así y va a volver a soltar algo que te incomode, así que no discutas y bloquéalo.

Si encuentras a alguien que expresa su opinión con respecto a algo que has dicho o escrito, y es totalmente contrario a lo que tú piensas, no discutas, bloquéalo, la libertad de expresión que se la guarde para sus propias redes.

Es como si invitas a alguien a tu casa y empieza a criticarte a ti y a tu hogar, ¿Qué haríais? Yo lo echaría. No dejes que entre cualquiera, y si cometes el error de dejarlo entrar a tu casa por desconocimiento, échalo.

Esa persona que se atreve a llevarte la contraria en tus propias redes, tarde o temprano se irá, porque en ese instante se ha dado cuenta que no pensáis igual, y lo único que va a hacer es ensuciar tu casa y en este caso, ensuciar tus redes y sembrarlas de discordia.

Para los que no entendáis mucho de redes sociales os explicaré que, Twitter es para escritura corta sobre noticias, opiniones o comentarios cortos. Facebook es la red de los escritores, ya que en ella puedes escribir textos largos, bueno, se usa para todo, lo malo es que últimamente Facebook solo visualiza a las personas que realizan publicaciones mostrando su vida personal.

Instagram es para fotos, esa red es la red del postureo, Youtube es para videos y Peoople es para críticas de cine y literarias.

He criticado mucho las redes sociales, pero a mí me salvaron en plena pandemia, así que por mucho que critique, en el fondo reconozco que una de estas redes sociales me salvó de caer en ese pozo en el que en ocasiones me sumergía, estoy hablando de tik tok esta red social hizo que mis días pasaran mejor y que surgiera mi vena interpretativa y cómica.

De alguna forma, cada vez que hacía un video cómico y lo mandaba a mi familia, me hacía sentir bien el hecho de saber que durante ese minuto de video había sacado una sonrisa a mis seres queridos, y ya sabéis que en momentos de confinamiento una sonrisa valía oro.

Así que, aunque parezca increíble, me gustaría agradecer a sus creadores.

La mayoría de la gente no está en tik tiok para monetizar su aportación, simplemente estamos para pasarlo bien y reírnos de nosotros mismo.

SHARE