103 años del natalicio de Nelson Mandela

116

Por Dr. Amín Cruz

 “La paz no es simplemente la ausencia de conflicto. La paz es la creación de un entorno en el que todos podamos prosperar, independientemente de la raza, el color, el credo; la religión, el sexo, la clase, casta o cualquier otra característica social que nos distinga.

La religión, las características étnicas, el idioma y las prácticas sociales y culturales son elementos que enriquecen la civilización humana, que se suman a la riqueza de nuestra diversidad. ¿Por qué dejar que se conviertan en causa de división y de violencia? Estaríamos degradando nuestra humanidad común, si permitimos que eso ocurra. Nelson Mandela

El 18 de julio de 1918 nace Nelson Rolihlahla Mandela en Mvezo (Sudáfrica), este día en todo el mundo a celebrar el Día Internacional de Nelson Mandela (18 de julio) contribuyendo con pequeñas cosas en sus propias comunidades. Cada ser tiene la capacidad y la responsabilidad de forjar un mundo mejor, y el Día de Mandela es una buena ocasión para emprender ese cambio, para cambiar y propiciar el cambio.

Durante 67 años Nelson Mandela dedicó su vida al servicio de la humanidad, como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia, trabajando por la paz y como primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre.

Luchando contra la dominación blanca y luchando contra la dominación negra, atesoro en su corazón el ideal de una sociedad democrática y libre, en la que todas las personas a que vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades.

Justicia social, lucha contra la pobreza, derechos de los niños e igualdad de género son algunos de los pilares sobre los cuales Nelson Mandela (1918-2013) edificó toda una vida al servicio de la humanidad, de la libertad y de la paz.

En 1982, Mandela fue transferido a la prisión de Pollsmoor, en Ciudad del Cabo; y seis años después, se le reubicó en la cárcel de Victor Verster.

En 1994, Nelson Mandela pasó a la historia por varios motivos. En primer lugar, se convirtió en el primer presidente negro de su país. Por otra parte, accedió al cargo al ganar las primeras elecciones presidenciales en las que se garantizó el derecho al voto para todos los grupos raciales.

Se desempeñó en el cargo hasta 1999. Durante aquellos años fue reconocido a nivel mundial por sus trabajos como abogado, como activista de los derechos humanos y como filántropo.

Ese fue un ideal por el Por lo que, en noviembre de 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 18 de julio Día Internacional de Nelson Mandela en reconocimiento a la contribución aportada por el ex Presidente de Sudáfrica a la cultura de la paz y la libertad.

Después de 27 años de permanecer preso durante el Apartheid, Mandela eligió el camino de la paz y de la democracia, del perdón y la conciliación, una vez recuperada su libertad. Resulta significativo el hecho de que la Asamblea General de las Naciones Unidas haya establecido el 18 de julio como Día Internacional de Nelson Mandela cuando el líder sudafricano todavía estaba vivo.

En la resolución 64/13 de la Asamblea General se reconocen los valores de Nelson Mandela y su dedicación al servicio de la humanidad a través de su labor en los ámbitos de la solución de conflictos, las relaciones interraciales, la promoción y protección de los derechos humanos, la reconciliación, la igualdad entre los géneros, los derechos de los niños y otros grupos vulnerables, así como la lucha contra la pobreza y la promoción de la justicia social.

Se reconoce también su contribución a la lucha por la democracia a nivel internacional y a la promoción de una cultura de paz en todo el mundo.

Por otra parte, desde 2015 se tiene instaurado el laurel Nelson Mandela que reconoce a un hombre y a una mujer que “ponen su vida al servicio de la humanidad y promueven los principios y la labor de la ONU”.

La distinción, en homenaje a Nelson Mandela, hace eco de los trabajos humanitarios; de cohesión social y desarrollo de comunidades por parte de quienes sean acreedores a esta placa. La entrega del premio se realiza cada 18 de julio, en la sede de las Naciones Unidas.

“La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que creía necesario por su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que yo he cumplido ese deber, y por eso descansaré para la eternidad.”

 Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, CEO presidente y fundador del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Padre y embajador de la Prensa Hispanoamericana y Latinoamericana, residente en New York.

SHARE