Innegable necesidad nacional. ¡Inténtese su rápida satisfacción!

73

De hombres que amen la patria, y no el dinero, se trata, Evidentemente, es de lo que más se requiere ahora entre nosotros, en estos momentos cruciales que agobian a la población dominicana, para poder resolver los grandes problemas nacionales, innegables, que tanto afectan a todos aquí.

Tratemos pues de reclutar de inmediato a aquellos ciudadanos valerosos, que años atrás se identificaron con las grandes problemáticas que azotaron a la nación entonces, y que aportaron sus granitos de arena en favor d resolver.  Que vayan esos hoy de nuevo, en pos de servir al Estado nuestro, como otrora lo hicieran con patriotismo marcado.

En estos tiempos de sostenidas crisis de órdenes diversos, como en los que actualmente se viven en Dominicana, se demanda el concurso de hombres serios y capaces, probados; de aquellos pertenecientes a la “cantera residual” existente, en ese tenor, con los que en este país aún se puede contar. ¡No todo está perdido!

Claro, el escarbar personas de esa “estirpe” en la sociedad nuestra de hoy, en una época de tanto deterioro, como de ambiciones personales y políticas desmedidas, para luego convencerlas de que vayan a ofrecer algún tipo de servicio público patriótico en favor de esta nación, es obvio que, se hace bastante difícil.  Pero, ¡se puede!

Gente que resuelva, y que no solamente ande en busca de dinero; como, de una cómoda posición financiera, de la que se desprendan riquezas, comodidades vivenciales, y el flamante perfil social que se cree imprescindible en esta época.

Primero, porque en su mayoría es gente entrada en edad; que ejerció con éxito en el ayer, profesionalmente hablando; y, que se organizó económicamente para el porvenir, por lo que hoy no necesitan de un salario mensual.

Segundo, debido a que no están muy dispuestos a enlodarse, al final de sus años, con el fango de los politiqueros de nuevo cuño que hoy se respiran en el país, y que a la vez fungen esos como títeres de los poderes económicos que gravitan en esta sociedad, sin pensase nunca en el bienestar general de la población.

A pesar de que no resultaría fácil, vale reiterar, el atraer de nuevo hacia el sector público laboral a esos hombres, con perfiles incuestionables de honestidad y sólida preparación académica, el señor presidente de la República puede lograrlo, si es que se lo propone, y desea engalanar su gestión gubernativa.  Claro, siempre y cuando el mismo se aparte por demás de la “colaboración” política partidarista que aquellos puedan tener.

Lo que se necesita hoy aquí, es de condiciones personales, y profesionales; de sólido patriotismo a poner en evidencia; como, de la acostumbrada entrega de esos a las causas nacionales tormentosas que se generan, sobre las que los mismos se concientizan siempre, por lo que de seguro no rechazarán la oferta presidencial ahora, y se dispondrán a contribuir con el Poder Ejecutivo del país, para ayudar a timonear este barco a la deriva, en una mar agitada: una sociedad a punto de estallar.

¡Inténtelo señor presidente!, qué esta nación se lo va a agradecer.   ¡Hágase acompañar de los que pueden colaborar!, en estos precisos instantes de incertidumbre poblacional, y de tantas exigencias, como  las presiones continuas que está recibiendo el gobierno.

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

SHARE