Desechos Sólidos, Vertederos y rellenos sanitarios; un constante peligro para el Medio Ambiente. (1) de (2)

116

Por Roberto Veras

La producción de residuos es un problema en el mundo que no va a desaparecer por sí solo, por lo que tenemos que encontrar constantemente formas convenientes y adecuadas de eliminarlos. Cada área de nuestras vidas implica deshacerse de algo, ya sea basura doméstica, plástico, papel, metal, desechos comerciales o cualquier otra cosa que simplemente no queremos o no necesitamos y deseamos desechar.

Hoy día la mayoría de nuestros desechos tienden a terminar en vertederos, lo que está lejos de ser la manera más adecuada. El relleno sanitario tiene una ventaja inmediata conveniente, sin embargo, existen otros problemas más serios relacionados con el relleno sanitario que no son tan ventajosos para la salud humana o animal o para el medio ambiente a pesar de las agencias de protección, la legislación y el control que existen.

La introducción y el aumento constante del costo del impuesto a los vertederos están diseñados para reducir la cantidad de desechos depositados en los vertederos al alentar a los productores de desechos a producir menos desechos y reutilizar o reciclar los desechos mezclados en lugar de tirarlos.

¿Qué es el relleno sanitario?

En pocas palabras, los vertederos son sitios, a veces antiguos sitios de canteras, donde los desechos se depositan en el suelo para pudrirse, a medida que llega cada nueva carga de basura para su eliminación, se empuja hacia abajo y se compacta en el sitio y luego se cubre con una capa de tierra y para evitar fugas de material tóxico en la tierra y el agua circundantes, el vertedero primero debe revestirse para sellar los desechos.

Una vez que un vertedero se ha llenado a su capacidad máxima, se debe tapar o cubrir y se debe encontrar un nuevo sitio. Las formas habituales de cubrir son con una capa de plástico, más tierra, una cubierta protectora, arena, más tierra y luego algo así como hierba. Esto ayuda a mantener alejados a los roedores y minimiza el riesgo de que se liberen gases de desecho y otras toxinas en la tierra y las vías fluviales circundantes.

En la actualidad alrededor del 80% de la basura de nuestra casa termina en vertederos y, como la cantidad de basura continúa año tras año, un problema importante es que, básicamente, nos estamos quedando sin espacio.

Tampoco es fácil encontrar un nuevo sitio para el relleno sanitario, ya que nadie quiere tenerlo en su “patio trasero”, por así decirlo, además del riesgo de explosión, los vertederos también emiten olores y gases desagradables y contienen compuestos orgánicos volátiles que pueden tener un impacto negativo en la salud incluso en dosis bajas. Es por ello que los desechos sólidos, vertederos y rellenos sanitarios son un constante peligro para el Medio Ambiente.

 

SHARE