Steven Martínez y su ejemplo de lucha para liberar a Nicaragua de la dictadura

88

Por: Fabio Mendoza Obando

Apenas contaba con 20 años de edad cuando estalló la crisis sociopolítica de Nicaragua en abril de 2018. Era estudiante  de la carrera de física con mención en geofísica en la Universidad Nacional de Nicaragua, con sede en Managua. En su haber tiene el privilegio de haber sido  Campeón Nacional Universitario de Tae Kwon Do (2016) y Bicampeón Nacional  (2017). Esta disciplina deportiva le ha gustado de por vida y fue hasta que llegó al aula universitaria que se le materializó el sueño hasta lograr importantes títulos.

El joven Steven Martínez viene de una familia humilde y trabajadora, habitante del Municipio de  Ticuantepe, Managua. La familia y en especial su papá David Martínez se encontraba más que satisfechos  al ver que sus dos hijos estaban avanzando en  sus respectivas carreras universitarias. Todo el esfuerzo de años y luchas había valido la pena y se sentía positivo al saber que ellos tendrían un futuro promisorio. Hacía planes para ese día en que sus dos retoños desfilaran orgullos en la graduación a tomar el título que los acreditaría como profesionales.

En algunas ocasiones, no todo lo que se planea en la vida sale tal a como lo queremos. Mientras el país está mal gobernado por una familia, era seguro que en cualquier momento el pueblo iba a reaccionar y se manifestaría  en las calles. Y eso fue lo que pasó. Primero fueron nuestros ciudadanos mayores, que empezaron a protestar en contra de las reformas al seguro social y al ver el maltrato salvaje de la policía al servicio de la dictadura contra los indefensos viejos, los jóvenes universitarios desafiantes salieron a las calles  como una marea bañados del vigoroso color azul y blanco como símbolo de lucha.

El joven Martínez sintió indignación al ver lo que estaba pasando, y fue cuando entró a la escena de la lucha para reclamar libertad y junto a los demás compañeros   se atrincheraron en el campus universitario  para hacerle frente a las fuerzas represivas de la dictadura del 8 de mayo hasta el 23 de junio de ese año. Siendo esta fecha tan importante por ser el día del padre en el país, para él y  a su corta edad es uno de los peores episodios  de su vida, fue cuando le dispararon   y su cuerpo recibe el impacto de bala calibre M-16 que lo mantuvo muerto por cinco días.

La bala disparada por uno de los francotiradores de la dictadura, entró  por la zona axial del costado derecho de su cuerpo sin dejar orificio de salida, tocando los nervios que dan al brazo, lo que de inmediato fue inundando al cuerpo un  calambre extremadamente fuerte. Fue trasladado de inmediato a cuidados intensivos de un hospital para ser intervenido. Steven no reaccionaba. Hasta dieron fecha y hora los médicos para desconectarlo del respirador artificial, pidieron autorización a la familia porque las esperanza se habían perdido de que volviera a vivir, pero ocurrió un milagro y volvió después de aquellos intensos cinco días de estar estático sin señal de vida.

Las secuelas dejadas por efectos de la cruel represión de la dictadura son numerosas,  Steven quedó lesionado de por vida,  tiene padecimientos de depresión, ansiedad y trastorno de estrés pos traumático,  muchos jóvenes, hombres y mujeres igual que él están viviendo lo mismo.  El dolor es inmenso al recordar a todos aquellos compañeros universitarios que producto de esta lucha ofrendaron sus vidas para que la Patria fuera liberada de la dictadura que le ha hecho mucho daño.

En su condición de exiliado junto a su papá y su hermano, Steven Martínez está convencido que el espíritu de lucha que empezaron en abril está vivo. Dice que ha tenido dos vidas. En cuanto al futuro de la patria enfatiza:

  • Ya pasaron tres años de lo que nosotros los jóvenes empezamos, parece que el pueblo se está acostumbrando a vivir bajo la represión de la dictadura. Yo ya di mi vida por Nicaragua, clínicamente me dieron por muerto, estoy prácticamente imposibilitado, literalmente di mi vida por mi Patria.

Es muy enfático cuando recuerda la lucha de los jóvenes:

  • Los jóvenes universitarios ya peleamos por nuestros derechos y ahí está la semilla sembrada, ahora que sigan la lucha los que en lo álgido de las protestas se quedaron callados. Mi futuro fue destruido, mi estabilidad emocional se quebrantó, mi condicion física ya no es igual, mi etapa de lucha ya pasó.   Nicaragua es de los nicaragüenses.

 

El autor es escritor y poeta nicaragüense

SHARE