¿Qué hace que algo adquiera la designación de lugar histórico nacional?

126
Edificios en la calle “Market Street” en la isla de Mackinac localizada en el lago Huron (Michigan). (© David R. Frazier Photolibrary, Inc./Alamy)

Estados Unidos no es tan antiguo como otros países, pero cuenta con muchos sitios culturales de importancia histórica. El sistema de Designaciones Históricas Nacionales (en inglés) ayuda a preservarlos para el disfrute de las generaciones futuras.

Cada monumento histórico nacional representa un aspecto excepcional de la historia y la cultura estadounidenses, según el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos (NPS).

Un lugar histórico puede ser un edificio, un sitio, una estructura, un objeto o un distrito, siempre que el Secretario del Interior de Estados Unidos lo adjudique como Designación Histórica Nacional.

El NPS ha supervisado el cuidado y la preservación de los lugares de interés histórico nacional desde 1960. El sistema del Canal de Erie, en Nueva York, y la isla de Mackinac, en Michigan, fueron los primeros lugares designados como Lugares Históricos Nacionales aquél año.

El Canal de Erie fue elegido como ejemplo principal de los logros industriales de principios del siglo XIX en la costa este, mientras que la totalidad de la isla de Mackinac, una colonia de verano del siglo XIX en la que, a día de hoy, no se permiten los autos, fue elegida como una de las joyas del Medio Oeste.

Barco flota hacia una esclusa en un canal (© Ian Dagnall Commercial Collection/Alamy)
El inicio del canal del Erie hacia la esclusa número 2 en Waterford, cerca de Albany (Nueva York). (© Ian Dagnall Commercial Collection/Alamy)

El NPS elige los posibles lugares de interés histórico nacional mediante una encuesta anual para encontrar lugares de importancia histórica y cultural para Estados Unidos. Después de que el NPS y su junta consultiva especial determinen qué sitios nominar, pasan una lista al Secretario del Interior para que haga la selección final.

Los propietarios de inmuebles privados son libres de aceptar o rechazar la designación histórica nacional.

Hay más de 2.600 lugares de interés histórico nacional en Estados Unidos y el gobierno federal es propietario de menos de 400 de ellos. Aproximadamente el 85 % son propiedad de ciudadanos privados, organizaciones, corporaciones, entidades tribales o gobiernos estatales o locales, o una combinación de algunas de estas entidades.

Aunque un lugar histórico nacional sea propiedad de una entidad privada, el gobierno federal puede financiar su conservación. En virtud de la Ley de Preservación Histórica Nacional de 1966 (en inglés), el gobierno federal puede conceder licencias y otorgar financiación a los monumentos históricos para que los propietarios los mantengan.

Si se concede la financiación federal, la propiedad está sujeta a las leyes y reglamentos federales que restringen los cambios que puedan perjudicar el carácter de la propiedad. Si un propietario privado no recibe financiación federal, esas restricciones no son aplicables, aunque las leyes locales y estatales sí lo son.

Personas en un funicular (© Andy Myatt/Alamy)
El vagón funicular 14 de San Francisco en la calle Hyde Street en lo alto de la zona de Russian Hill (© Andy Myatt/Alamy)

No todos los lugares históricos son edificios o estructuras fijas. Los funiculares de San Francisco son un elemento histórico en el que cualquiera puede montar. La ciudad de San Francisco es la propietaria, pero los gobiernos federal, estatal y local colaboraron durante la década de 1980 para restaurar y reconstruir el sistema.

Aunque un sitio histórico nacional no reciba financiación federal y no se rija por las leyes locales o estatales, el NPS puede comprobar que la propiedad sigue en pie y no se ha deteriorado.

El NPS hace sugerencias sobre cómo conservar la propiedad, pero el propietario no tiene ninguna obligación legal de cumplirlas si no se le ha concedido financiación federal. La financiación federal a través de subvenciones puede ayudar al mantenimiento de cualquier lugar histórico nacional, lo que puede ayudar a evitar que se deteriore y, por tanto, que sea menos probable su demolición.

Personas en una estación de tren (© Paul Brown/Alamy)
El terminal principal de la histórica Gran Estación Central de la Ciudad de Nueva York fue casi demolido (© Paul Brown/Alamy)

Sin embargo, aunque un edificio sea designado lugar histórico nacional, puede ser demolido según las leyes de su ciudad. La Gran Estación Central de Nueva York estuvo a punto de ser demolida hasta que la ex primera dama Jacqueline Kennedy Onassis defendió con éxito su supervivencia ante los gobiernos estatal y federal durante la década de 1970. A la fecha, los turistas y viajeros pueden visitar la histórica terminal que cumplirá 100 años en 2023.

Fuente externa:  https://share.america.gov/

SHARE