Washington y sus socios piden a Birmania que libere a los periodistas

47
Los soldados avanzan hacia los manifestantes a favor de la democracia en Rangún, Birmania, el 30 de marzo. (© AP Images)

Estados Unidos y decenas de otros países están pidiendo al ejército birmano que libere a todos los detenidos injustamente, incluidos los periodistas encarcelados, y que ponga fin a su violencia contra el pueblo birmano.

“Estamos consternados por la escalada de violencia en Myanmar y por los asesinatos de manifestantes, detenciones arbitrarias y actos de violencia, incluso contra periodistas y trabajadores de los medios”, dijo el Grupo de Amigos de las Naciones Unidas. Protección de periodistas en una declaración conjunta *, un grupo de la ONU, de fecha 1 st de abril. “Nos sumamos al llamamiento para la liberación inmediata de todos los detenidos arbitrariamente. ”

Desde que tomó el poder tras un golpe de Estado el 1 er febrero, el ejército birmano suprime manifestantes prodemocráticos y otras categorías de personas. Hasta la fecha, más de 500 personas han sido asesinadas y más de 2.000 han sido detenidas, incluidos periodistas y trabajadores de los medios de comunicación.

Estados Unidos se unió a más de 75 países y a la Unión Europea en esta declaración, que también fue firmada por los Representantes Permanentes de Francia, Grecia y Lituania ante las Naciones Unidas, que presiden el Grupo de Amigos de Naciones Unidas, fundado en 2016.

El Grupo de Amigos denuncia los malos tratos infligidos por el ejército, en particular a periodistas y defensores de derechos humanos, así como su uso del cierre de Internet para bloquear información y limitar la movilización de manifestantes.

“Los periodistas deben tener libertad para informar sobre los acontecimientos en el país, incluidas las manifestaciones, sin temor a represalias o intimidación”, insiste el grupo. La declaración subraya la importancia de los informes independientes para contrarrestar la desinformación y proporcionar datos sobre los eventos en el país.

En febrero, el secretario de Estado estadounidense, Antony J. Blinken, se unió a sus homólogos del Grupo de los Siete (G7) y la Unión Europea para pedir la restauración de la democracia en Birmania y el fin de la violencia del ejército contra los manifestantes pacíficos.

Estados Unidos y sus socios internacionales han sancionado a los militares birmanos detrás de la violencia y a las empresas que los apoyan.

Fuente externa:  https://share.america.gov/

 

SHARE