Migración en post-pandemia 2021

195

Por Dr. Amín Cruz

“Sabemos que los desafíos son grandes, que la respuesta tiene que ser integral y en eso se está trabajando; hay varias propuestas y conversaciones con diferentes actores, pero quiero fortalecer este mensaje sobre el impacto humano y la realidad que muchos niños, mujeres y hombres viven día a día.” Alice Shackelford

Durante el primer año de pandemia hubo más de 111.000 restricciones de viaje y cierres de fronteras en todo el mundo que alcanzaron su punto álgido en diciembre, estas medidas han frustrado la capacidad de muchas personas de optar por la migración como una herramienta para escapar de los conflictos, el colapso económico, los desastres medioambientales y otras crisis.

Los migrantes en América -centroamericanos, sudamericanos, caribeños y hasta africanos y asiáticos que huyen de la violencia y la guerra han vuelto al camino, después de un año de parálisis por la pandemia, los expertos prevén que se puedan repetir las cifras récord registradas a finales de 2018 y principios de 2019 pero con una gran diferencia: la amenaza del COVID-19.

El número de casos registrados de COVID-19 ha ido aumentando gradualmente en América del Sur y Central, y hasta en febrero de 2021 representaban el 16% de todos los casos del mundo.

Por lo que por ser una de las regiones más afectadas en términos de nuevos casos por millón de habitantes durante mediados de 2020, América del Sur y Central no experimentaron el mismo pico de nuevos casos que se registraron en Europa o América del Norte durante los últimos meses del año, algunas partes de la región han incrementado los impactos del COVID-19, por lo que los sistemas de salud sobrecargados, inseguridad alimentaria aguda, altas tasas de urbanización que llevan a situaciones de hacinamiento en la vida y el trabajo y una alta dependencia de sectores muy afectados por la crisis como el turismo.

Por otra parte, que mientras continúe la crisis del COVID es probable que todavía se acentúe más la distinción entre las personas que pueden desplazarse y las que no.

Entre los que tienen los recursos y las oportunidades para desplazarse libremente, y aquellos cuyos desplazamientos están seriamente limitados por las restricciones de viaje y visado relacionadas o preexistentes con el COVID-19 y por los recursos limitados.

Esta desigualdad es aún más factible cuando se permite viajar a cualquier persona que haya sido vacunada o haya dado negativo en las pruebas de COVID-19, o a aquellos que tengan acceso a registros sanitarios digitales, algo imposible para muchos migrantes.

Así mismo debido a la pandemia de COVID-19 hizo disminuir las cifras, el escenario para los menores que se desplazan que son aún más vulnerable, debido al confinamiento y a la reducción del acceso a servicios básicos como salud y educación, las limitaciones en un gran número de albergues y a las restricciones en el acceso a medidas de protección.

Ya que, estos menores se enfrentan a diversos tipos de riesgos y violencia, como la sexual y la de género, la captación por redes de trata o crimen organizado, separación familiar, abusos, extorsión o secuestro, entre otros abusos, al mismo tiempo, afrontan una variedad de obstáculos para poder acceder a sus derechos y a mecanismos adecuados de protección internacional, sin importar si viajan con sus familias o no acompañados.

Sin embargo, el flujo migratorio ha vuelto a incrementarse durante los últimos tres meses estableciendo nuevos desafíos entre ellos

La iniciativa del proyecto de Promoción global de mejores prácticas para niñas, niños y adolescentes en situación de migración a cargo de dos agencias de las Naciones Unidas la Agencia de la ONU para los Refugiados y la UNICEF, para trabajar en favor de la protección de niñas, niños y adolescentes migrantes, se une a otros proyectos auspiciados por la Unión Europea en favor de los derechos de las personas migrantes que buscan la integración de las personas con necesidades de protección internacional a través del trabajo, la asistencia y reconocimiento de derechos de las personas migrantes, su atención en situaciones de emergencia, la trata de personas y la atención de las causas de la migración en los países de origen.

Este programa busca reforzar las estructuras de atención y protección de la niñez y adolescencia en situación de movilidad humana en México, El Salvador, Zambia y África del Sur, y cuenta con la financiación de siete millones de euros aportados por la Unión Europea, este proyecto de cooperación sur-sur comporta un intercambio de conocimiento y buenas prácticas entre países durante los siguientes 30 meses.

La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible reconoce por primera vez la contribución de la migración al desarrollo sostenible. 11 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) contienen metas e indicadores que son pertinentes para la migración o el desplazamiento. El principio básico de la Agenda es “no dejar a nadie atrás” y esto incluye a los migrantes.

La principal referencia a la migración en los ODS se establece en la meta 10.7: Facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas, incluso mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas. Otros objetivos tratan también distintos aspectos de la migración tales como la trata de personas, las remesas y la movilidad internacional de estudiantes, entre otros. Cabe añadir que la migración es indirectamente relevante para otros muchos objetivos.

La Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes documento que manifiesta el conjunto de compromisos en el que expresa la voluntad política de los dirigentes mundiales de salvar vidas, proteger derechos y compartir la responsabilidad a escala mundial. Esta declaración reconoce la contribución positiva que hacen los migrantes al desarrollo sostenible y se compromete a proteger la seguridad, la dignidad y los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los migrantes, independientemente de su estatus migratorio.

El Pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular, cubre diversos temas, tales como el fortalecimiento de los derechos laborales de los trabajadores migrantes; la mejora de los datos sobre migración para elaborar políticas basadas en datos empíricos; o salvar vidas y establecer esfuerzos internacionales para los casos de migrantes desaparecidos, entre muchos otros asuntos. La implementación del Pacto mundial representará un avance en la gobernanza de la migración de una manera que aumente sus beneficios para las personas, las comunidades y los países, y reduzca sus riesgos para todos.

En este universo la probabilidad de dejar de ser pobres es mayor entre quienes han migrado que entre los que no lo hicieron, mostrando un efecto positivo de la migración en la reducción de la vulnerabilidad socioeconómica, por lo que garantizar que la migración cumpla su función en relación con el equilibrio macroeconómico y la estabilidad social

“Ayudar a las personas vulnerables, marginadas y que no tienen voz, donde quiera que estén, es el cometido esencial de la comunidad humanitaria”. Ban Ki-Moon

Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, presidente del Congreso Mundial de Prensa y presidente del Congreso Mundial de Universidades, residente en New York.

SHARE