La iglesia, oponiéndose a las tres causales, nada contra la corriente

82

Por Miguel Espaillat Grullón

1 – Partiendo de la historia podemos deducir, que básicamente han existido dos cristianismos: uno de amor, paz y solidaridad, pero fugaz, fundado por Simón Pedro, y el otro dictatorial y concupiscente, vigente hasta el día de hoy, fundado por el emperador Constantino, cuando en el 325 oficializó ese falso cristianismo como religión del Imperio Romano, lo que equivale a decir, religión del Estado.

2 – Con esta decisión, Constantino proscribió el paganismo, y unió el resquebrajado imperio romano con una sola religión. En lo adelante, con esta nueva y única Iglesia institucionalizada, católica, romana y despótica, los cristianos no serían perseguidos y sólo deberían obediencia a Dios y al emperador. Paradójicamente, con el pasar de los siglos, acabaron siendo los monarcas cristianos (reyes, emperadores y sultanes), quienes tuvieron que rendir obediencia absoluta a los papas, quienes devinieron en ser, herederos de los antiguos césares romanos.

3 – Con aquella decisión, el emperador Constantino, definitivamente sepultó la primigenia iglesia cristiana fundada por Simón Pedro, para que la humanidad se uniese y viviese en torno al amor de los unos a los otros. En consecuencia, “Los diez Mandamientos” dados por Dios a Moisés, pasaron a ser letras muertas. Lo se amaos los unos a los otros, no mentir, no calumniar, la hipocresía, han devenido en prácticas cotidianas y códigos de vida. Y los votos monásticos, votos religiosos o votos canónicos de pobreza, obediencia y castidad, han sido sustituidos por riqueza y poder, concupiscencia, desobediencia y lujuria, preferiblemente por las mujeres prostitutas y por los niños como fuente de placer.

4 – En esta pecaminosa degeneración, hubo papas, obispos y arzobispos verdaderamente satánicos. Para tener alguna idea de las depravaciones de las que hablo, de inmediato expongo a grandes rasgos las diabluras de solo siete de los 266 papas que hasta la fecha han usurpado el trono de Simón Pedro.

4A- Sergio III

Este demonio fue Papa de 904 a 911. Se le conocía como el esclavo de todos los vicios. Llegó a ser el máximo representante de Dios en la tierra después de asesinar a sangre fría al papa anterior. Sergio tenía de amante a una niña 30 años más chica que él; una niña que vendía su cuerpo en las calles. Con ella tuvo un hijo que se convirtió en el papa siguiente.

4B.- Benedicto IX

Su papado fue de 1032 a 1048. No había algo que disfrutara más este papa, que pervertir a niños inocentes. Era un pedófilo empedernido. Ordenaba a su cuerpo militar que le trajeran nuevos niños, para que pudiera abusar de ellos en su palacio.

4C – Juan XII

Fue Papa de 955 al 964. Sus seguidores lo conocían como el peor Papa de la historia. Él obligaba a sus hermanas a cometer el pecado original con él, una y otra vez. Además, se sabe que tenía una gran cantidad de mujeres a su disposición. Esto terminó cuando el marido de una de ellas lo descubrió en su alcoba y le destrozó la cabeza con un martillo.

4D – Clemente VI

Fue papa desde 1342 a 1352. En esos 10 años horrorizó al mundo. Clemente fue conocido porque tenía todas las enfermedades que se podían tener a causa del pecado de libertinaje. Fue elevado a papa porque se sabía que padecía una gonorrea que acabaría pronto con su vida. Sus amantes, todas murieron por las mismas enfermedades que él.

4E – Sixto IV

Sin duda, el peor Papa de la historia. Su reino fue de 1471 a 1484 y durante este tuvo seis hijos con diferentes mujeres, uno de ellos con su propia hermana. Se sabía de su pedofilia y constantemente mandaba a traer chicos a sus aposentos para abusar de ellos y asesinarlos. Incluso se sabe que una vez asesinó a uno de esos niños por resistirse, y después se lo comió para que los demás vieran lo que pasaba a los que no querían someterse a su voluntad. Impuso un impuesto a las mujeres de la vida galante y también les cobraba a los sacerdotes por cada amante que tuvieran.

4F – Inocencio VIII

No tenía nada de inocente. Este papa que usurpó el trono de Simón Pedro entre 1484 a 1492, tuvo más de 10 hijos, de los cuales solo reconoció 8. Entre tanto amorío, aun se dio tiempo para planear y echar a andar la Santa Inquisición. Él fue el responsable de que murieran quemados vivos los más grandes pensadores de la historia, y que muchas mujeres y niños inocentes murieran decapitados y colgados. Sus juicios, no tenían nada de santos.

4G – Alejandro VI (Rodrigo Borgia)

Rodrigo Borgia fue Papa de 1492 a 1503. Se sabe que dio más fiestas con mujeres de la vida promiscuas, que misas. Solía poner a 50 mujeres hincadas sin nada de ropa, y ofrecía premios al hombre que con su falo pudiera penetrarla el mayor número de veces. También disfrutaba de ver a sus caballos hacerlo, decía que lo relajaba. Era un verdadero enfermo y por eso su cuerpo fue expulsado de la Basílica de San Pedro.

5 – En nuestra República Dominicana las máximas autoridades de la iglesia católica no fueron, ni han sido tan depravadas y corruptas como aquellos papas. Pero tampoco es que hayan sido santos. El arzobispo portes, fue un dictador. El arzobispo Meriño, era un mujeriego, a tal punto, que embarazó a la hermana, de su hermano en Cristo, el padre Billini. En este contexto, hubo otros sacerdotes que tuvieron muchísimos hijos en distintas mujeres; por ejemplo, el padre José Napoleón Andrickson (1868- 1947) fue un sacerdote descendiente de inmigrantes curazoleños que tuvo una vida apasionada: procreó 27 hijos, de los cuales 14 fueron varones y 13 hembras, naciendo el último cuando tenía él 75 años. Hay quienes aseguran, que no fueron 27, sino mas de 40 hijos. Del propio Nicolas López Rodríguez ha salido a relucir, sus amoríos e hijos con varias mujeres. La última aventura ha sido una rubia bellísima, que ha revelado sus relaciones carnales con este siervo de Cristo. Ella ha revelado, que hasta la hicieron abortar.

6 – Otros sacerdotes se han decantado por la promiscuidad de la pedofilia. En este contexto de la desviación de la iglesia, no podemos dejar de mencionar a los obispos que se unieron para darle un golpe de estado a Juan Bosch. Tampoco podemos omitir a Nicolas López Rodríguez, hombre soberbio, altanero, engreído, de feo hablar, cuyo reinado fue al servicio de los mas ricos y que trataba a los pobres con el adjetivo despreciativo de “chusmas”. Actualmente, por lo que vemos, el obispo Francisco Ozoria, va por el mismo camino que el prepotente Nicolas Rodríguez.

7 – Respondiendo al criterio “religión e iglesia del Estado” establecido por emperador Constantino, al día hoy, no obstante a nuestra Constitución establecer que somos un “Estado Laico”, pese a ese mando de nuestra Carta Magna, tenemos en nuestro país el famoso Concordato, que nos obliga a otorgar a esa milenaria institución religiosa, privilegios verdaderamente irritantes, que nada tienen que ver con el primigenio cristianismo de Simón Pedro, ni con la democracia representativa que dizque profesamos. Con este “Concordato” entre otras barbaridades anticristianas y antidemocráticas, se da continuidad con aquella política clerical asumida después de la muerte de Constantino, del Estado subordinado a esta iglesia, que dicho sea de paso, ha cambiado la humildad del Pesebre de Jerusalén, por la fastuosidad inmensa del vaticano.

8 – Con esta subordinación, esta iglesia ha pretendido regir la vida de todos los seres humanos, en lo que se ha dado imponer sus dogmas y doctrinas a rajatabla, y a sangre y fuego, tal como lo hicieron en la cristianización y evangelización de América y otros lares con las cruzadas e inquisición. En aquellos tiempos había que ser obligatoriamente católico, si no, el hereje era destruido con encarcelamientos, torturas, quemado vivo, ahorcado, confiscados sus bienes, linchado, asesinado, proscrito, exiliado, excomulgado y condenado al fuego eterno del infierno. Con estas prácticas abominables, fueron sacrificados mas de 3 millones de seres humanos, entre ellos científicos y filósofos grandiosos.

9 – En la actualidad, en nuestra República Dominicana, esta iglesia fundada por Constantino, todavía pretende imponer sus credos, doctrinas y dogmas dictatorialmente como en los mejores tiempos de la inquisición. La negativa de esta iglesia a las tres causales del aborto, es un reflejo de querer seguir dirigiendo la vida de las personas en base a criterios anticientíficos concebidos en laboratorios de cavernas de la terrorífica edad media. En este caso, los obispos congregados para impedir que el Congreso apoye las tres causales, están haciendo el mismo papel que haría – si estuviera vivo – el temible Tomás de Torquemada.

10 – Hay que tener una mentalidad de caverna para en estos tiempos de ciencia venir con el absurdo disparate, de que hay que dejar morir a la madre, cuando su vida corra peligro inminente de muerte por causa de su gestación, tal como al final sucedió con Esperancita. Hay que ser una bestia, para permitir que una niña de 9 o 10 años para el fruto de una violación hecha por su propio padre. Hay que ser cruel, para querer que una mujer para una criatura, que se sabe que va a morir a pocas horas de nacido, porque se sabe que no tiene riñones o cerebro.

11 – Esta salvaje y cruel iglesia de Constantino, es la que se opone a las “tres causales del aborto terapéutico, pero que paradójicamente, no despliegan las mismas energías para acabar con las causas por las cuales tantos niños nacidos, mueren por causa del hambre a diario en todo el planeta.

12 – En el pasado febrero de 1633 esta iglesia de Constantino erró con Galileo Galilei. Es la tierra la que se mueve alrededor del sol, no el sol alrededor de la tierra tal como aseguraba la iglesia católica. La teoría heliocéntrica es la cierta, tal como planteaba Galileo, no la geocéntrica como postulaban Aristóteles y la Iglesia Católica.

13 – 338 años después, esta iglesia yerra de nuevo contradiciendo la ciencia, y reproduce en las personas de los obispos católicos, al inquisidor Vincenzo Maculani. En aquella ocasión fue un yerro astrológico, en esta, con el asunto de las tres causales, un yerro biológico.

14 – Con los argumentos que esta iglesia de Bizantino sostiene su oposición a las tres causales para el aborto terapéutico, está nadando contra la corriente, porque al final, no pasará mucho tiempo, para que pierdan este pleito. La fuerza evolutiva e incontenible al paso de los días, se impondrá, para mejores tiempos.

15 – No es posible que sigamos alineados con 5 países hambrientos y atrasados como Haití, El Salvador, Honduras, Nicaragua, y Surinam, para mantenernos alejados de 184 países que han abrazado los caminos de la ciencia, y no los de una religión, que es brutal, cruel, despótica y concupiscente, porque es la iglesia del emperador Constantino, no la de Cristo y Simón Pedro.

16 – Señores de la Iglesia de Constantino, aquellos tiempos en que la mujer era objeto ya pasaron para no volver. Ahora las mujeres son sujetos con deberes y derechos inalienables. Aquellos mandatos bíblicos arcaicos: “la mujer aprenda en silencio, con toda sujeción al padre o al marido. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. Ya estos mandatos son hasta ridículos a la luz de que las mujeres de hoy, son hasta rectoras de universidades, catedráticas, científicas, y ganadoras de Premios Nobel. Antes estos avances, ante estos hechos, vuestro discurso contra las mujeres, aparte de anticientífico, fuera de época, también es ridículo.

A modo de conclusión

A – Señores obispos de la RD, la arbitraria imposición que ustedes están ejerciendo sobre nuestras Evas, es un maltrato a todas las mujeres del mundo. En este tiempo, maltrato e imposición, son inaceptables. Y si a imposiciones vamos, háganlo con sus feligreses, porque es ilógico, que ustedes se crean con el derecho divino de imponer sus creencias a todo el mundo.

B – Este asunto de las tres causales, dejemos que sean ellas (las mujeres), quienes lo decidan, tal como lo hubiese hecho Cristo con las mujeres de su época y para el porvenir. Además, la conducta dictatorial, corrupta, concupiscente y hasta depravada, que esta iglesia de Constantino ha tenido en más de dos milenios, evidencia que ustedes no tienen la autoridad moral, ni científica, para ser los guías espirituales y políticos de la humanidad pensante, ni de la no pensante. Esta conducción solo sería posible, cuando ustedes abracen las causas, los evangelios y doctrinas de la primigenia iglesia de Cristo.

El que tenga oídos, que oiga…

New York NY 2/4/2021

SHARE