Vacúnate: es símbolo de amor

108

Por: Juan Pablo Bourdierd

Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. Entre dime y diretes en los diferentes sectores de la sociedad provocado por la pandemia (Covid-19), la vacuna para esta enfermedad ha traído una serie de conflictos y dudas alrededor del mundo; con más de 2.7 millones muertos en el mundo.

En la República Dominicana hoy se registraron: 401 nuevos, activos 40,158, los confirmados ascendieron a 250,177, mientras los fallecidos se incrementaron a 3,283.

Mientras en Santiago Rodríguez se han procesado 5,256 muestras de Covid-19 con 1,107 casos positivos con una tasa de positividad de 9.56 % y 11 personas han perdido la vida por causa de la pandemia, de acuerdo al último reporte del ministerio de Salud Pública.

En medio de esta crisis el ministerio de Salud Pública inició la fase de vacunación en todo el país, siendo los primeros en tomar en cuenta el personal de salud, aquellos denominados los de primera línea; médicos, enfermeras, camilleros que están expuestos directamente a la enfermedad.

Bajo esta crisis pandémica y dudas el profesor Dariel Rodríguez oriundo de la comunidad Mata del Jobo, Sabaneta, Santiago Rodríguez hace un llamado al sector educativo, “decidí vacunarme porque debo protegerme, también a mi familia, amigos, alumnos; vacunarse es un acto de amor”, precisó.

La Dirección Provincial de Salud Pública (DPS) ha dispuesto de varios centros de vacunación para que las personas de mayor edad puedan hacer el procedimiento con menores dificultades; el sector educativo inició el procedimiento en el Liceo Librado Eugenio Belliard, donde frecuentaban gran cantidad del personal docente y administrativo del Distrito Educativo 09-03 de Sabaneta.

El profesor Rodríguez es actual director de la escuela primaria, El Naranjito – Palmarejo, centro educativo ubicado en el centro de ambas comunidades, cuenta con una población estudiantil de 23 alumnos, tiene seis secciones, desde: pre-primario hasta 5to grado en la modalidad multigrado. El director debe trasladarse unos 20 kilómetros diarios para llegar a la parte alta de la provincia donde está ubicada la escuela.

Rodríguez exhortó, “aunque después que una enfermedad llega no se va, pero si nos vacunamos podemos llevar una vida más normal que la actual, que podamos tener más libertad; el acto de vacunarse es una responsabilidad por su vida y las demás”.

 

SHARE