Ocho de marzo día internacional de la mujer y la pandemia covid-19

114

Profesora Lucía Solano

New York.- Este 8 de marzo es histórico, por las vicisitudes que está atravesando la mujer, aparte de la discriminación, maltrato físico, verbal, psicológico y acoso sexual en las áreas de trabajo, disparidad de salario entre hombres y mujeres, se agrega ahora, la pandemia del Covid-19.

La situación sanitaria mundial ha impactado la humanidad, colocando a la mujer en una mayor desventaja, por tener que lidear con los compromisos existentes de ser mujer, madre, esposa, amiga, hermana, tia, prima, abuela, enfermera, maestra y ama de casa.

En esta época de pandemia denominada covid – 19 ella esta mas expuesta el maltrato fisico, sexual y psicológico por razones tales como: el cierre de todos los establecimientos públicos y privados, teniendo que permanecer por más de un año la familia completa en el hogar.

El colapso económico que provoca la adquisición de los insumos para el mantenimiento y alimentación de la familia, el rose constante con su pareja y/o esposo, que tambien sufre una crisis de adaptación al momento que se está viviendo, esto lo lleva al consumo de bebidas alcoholicas más de lo usual, provocando alteraciones que finalizan en discuciones de maltrato verbal, físico y psicológico.

Otra situación grave que esta pasando la mujer es el tener que fungir como maestra con un horario de más de ocho horas diarias, sin saber implementar la educación academica ni tener el lugar apropiado para la enseñanza, ni todos los conocimientos sobre las diferentes clases; si no tuvo la oportunidad de llegar a un grado académico lo suficientemente alto y peor aun, si no sabe de letras ( quizás lo vemos raro el no haber ido a la escuela, pero tenemos millones de madres que le ha tocado no haber tenido esa oportunidad, la sociedad capitalista y racista le ha negado ese derecho).

Otro capítulo difícil en ese mismo sentido, es no tener un lugar apropiado para desempeñar esa función, los hijos e hijas tienen que hacer sus clases en la cama, en el mueble, en la cocina, en el piso o donde le sea posible, si la madre tiene mas de un hijo, las clases son diferentes y cada hijo debe estar en un espacio de la casa distinto, cosa que dificulta mas la tarea de la mujer, en lugares donde los niños y niñas no tienen computadora, celular, tabletas o internet.

¿Cómo resuelve esa mujer?, solo se llena de angustia con la impotencia de no tener solución para ellos. Preparar la alimentación por lo menos tres veces al día, al mismo tiempo, que colabora con los hijo/as y si el padre no ayuda, más díficil es la época de pandemia.

EL gobiernos no ha cumplido su rol, tenemos infinidad de casos de jóvenes que caminan kilómetros para cargar un celular y poder hacer sus clases, los estados no le han podido proveerer los insumos necesarios, para una eduación a distancia.

Esta pandemia (covid-19) sanitaria y ambiental de hoy nos llevará a una crisis social sin presedentes, las madres tendremos un por ciento muy elevado de hijos e hijas sin escuela, jovenes embarasadas, en droga, prostitución, delincuencia general, no solo las madres sino la sociedad.

Es momento de cambiar la desigualdad de género y tener un mundo equitativo hombre-mujer. La política partidista tiene que jugar un papel preponderante para que esto sea realidad.

Si trabajamos mancomunados hombre-mujer la solución de las problemáticas será más efectiva.

SHARE