¿El PLD en caída libre?

272

Pastor Matías Benjamin Reynoso

Ha transcurrido casi 17 meses que el Dr. Leonel Fernández renunció al Partido de la Liberación Dominicana; y aún así, los problemas internos en lugar de disminuir aumentan. Equivocadamente o no, algunos miembros del Comité Político pensaron que con la salida precipitada del profesor Leonel en los grupos internos bajarían las contradicciones, y de hecho se reagruparían alrededor del sol de la avenida Anacaona sin articular una sola palabra en contra, y no ha sido así.

Todavía queda una enorme sombra que invalida el derecho a réplica. Las mismas están repartidas en pequeñas células de poder que duermen a espaldas a la realidad de un país [repleto de pobres]. Ex funcionarios salen a disfrutar por las calles de Santo Domingo el dinero que  se ganaron [o se les pegaron en las cutículas]. Por eso y otras razones más, el PLD apesta. El hedor se siente en los colmados, en los supermercados, en las farmacias, en el transporte público y en todas partes de la República Dominicana.

En este segundo están flotando en una burbuja la elección de Danilo Medina a la presidencia del partido. Y todo eso, para que controle más de cerca el Comité Político. Quizá, algunos piensan que emprender ese camino de escoger nuevas caras al (CC) y (PP) y a Danilo como presidente de la parcela política, los corruptos tienen la posibilidad de escabullirse de las sanciones en justicia por defraudar al estado dominicano, y se equivocan.

Pagarán por lo que hicieron. Un reflejo de eso es el inicio de las luchas viscerales de José Laluz, Tomás Pérez, Reinaldo, Melanio y otros dirigentes contra todo aquello que riñe con los valores éticos de Juan Bosch, artífice del PLD.

Aunque no sabemos más nada de ese proceso interno, sus resultados son altamente predecibles: todas las cabezas quedarían en los bolsillos de Danilo. Por ejemplo: el contra anuncio que hizo el viernes pasado por las redes sociales, el actual secretario general del PLD Reinaldo Pared Pérez –quién está de licencia médica por una delicada situación de salud- y cambió abruptamente de opinión, seguro que fue influenciado por Danilo. Cuando éste decide presentarse nuevamente al cargo de miembro al Comité Político, esta es una decisión que parece no ser consensuada con sus médicos ni con su familia. .

En mi caso, no entiendo por qué lo hizo.  Qué fuerza lo empujó a recular por encima de sus críticos pronósticos médicos, para decidir iniciar un camino de incertidumbre.  Tampoco tengo claro el hecho de qué Reinaldo pusiera mensajes difusos por twitter un día antes a la celebración interna aludiendo eso. Igualmente, cómo cuándo echó a rodar por el suelo la cabeza de José Laluz a quién ignoró completamente a la vista de todoa. Y no tomó en cuenta que era él el único disidente que quedaba de pies.

Entonces, a Laluz no le sirvió para nada la solicitud de ayuda que les hizo (a él y a José Tomás) al referirse de la siguiente manera: “el PLD es un colmado de Danilo. Lo correcto es acudir a la justicia para rescatar al partido del secuestro.  Vamos a luchar por la institucionalidad del PLD”.

En una situación como esta, cuando en las instituciones las personas que trabajan ahonda la frase manga por hombro queda claro que ahí no hay dirección, ni se permite la autocritica, ni la orientación, ni tienen un fin específico, el orden es nulo; en efecto, esa corporación está destinada al fracaso.

En ese sentido, el PLD persiste en ser un partido que, a pesar de la apertura de mentalidad que ofrecen los grupos modernos del siglo XXI, mantiene la autocensura, el sectarismo, la pérdida del sentido común y la soberbia; entonces por lo que sigue, la caída.

 

SHARE