Trascendencia

99

Parecería nimio hablar de nuestra responsabilidades frente a la hecatombe y pérdidas de significaciones ante la vida, con nuestra vida,  y es justamente necesario recalcar el sentido que la existencia demanda y ahora tenemos las condiciones necesarias y contextos sociohistóricos, para replantear todo, sin  argüir teorías abstractactas(de Freud, Jung, Adler, Klein,Frankl, Lacan, Bandura, Skinne, Unamuno, Kant, Shopenahuer…) la realidad concreta  y entorno nos confrontan, y  en cada  momento somos sujetos e individuos que  estamos decidiendo conscientes o inconscientemente en las diferentes etapas o momentos de la vida, y en última instancia el individuo en interdependencia con el  el fulir dinámico de los acontecimientos desatados responde con sus armas espirituales o potencialidades esenciales que apuntalan  nuestra interioridad.

Digo esto, por las lecturas fáciles que se hacen sin  reflexionar y pintan al ser humano pasivo, sin libertad y sólo como un ente reactor a los estímulos, incapaces de ejercer la libertad individual o su ejercicio responsable.

A la muerte de dios como decía Nietzche, cada individuo se erige o autoproclama divino y  sus altares les refuerzan  y la sociedad con la máquina y la era de la industrialización concibe el uso de herramientas poderosas que en principio bien usadas podían apoyar el trabajo, pero el maquinismo trajo consecuencias nefastas y ahora  la tecnología ‘olvida’ las fuerzas creadoras del ser humano y trata de masificar con los Big data, redes digitales el sentir humano y  con sus algoritmos intentan  predecir respuestas conductuales, porque  creen que las emociones y sentimientos  dan perfiles certeros y las ‘máquinas inteligentes ‘ o la inteligencia artificial  nos puedan  sustituir…

No sabemos los cambios que se avecinan ni  sus respectivos usos,  ni para qué se explora el planeta Marte y nos muestran las imágenes nítidas a  55 millones de kilómetros, gracias a las cámaras de la nave Perseverance ( desde los años 50 el científico alemán Wherner Von Braun trabajó en proyectos de colonizar Marte y en  los 60  los platillos voladores, los marcianos estaban de moda)  y será que el planeta tierra está en fase de implosión? Porque las reservas de agua líquida en Marte están comprobadas…pero, aquí con los pies en la tierra estamos con el Covid19 en plena mutación y cada individuo responde a sus circunstancias,  como lo estamos haciendo en esta crisis pandémica, y es harto demostrabe la parálisis que   pudimos observar a la falta  de liderazgos internacionales y una vez más,  somos los grupos pequeños, los individuos en casa con el diálogo e internautas, que  tomaron decisiones emergentes, intuitivas y de cuido al  recuerdo de las memorias ancestrales ante desastres ecológicos,  con una  actitud de sobreponerse a los límites,‘’quien tiene un porqué para vivir, encontrará casi siempre el como’’ nos dice F. Nietzsche y  es tan cierto que en en las psicoterapias,  tenemos anécdotas increíbles o milagrosas, de madres que ante el tapiado de una pared a sus hijas, levantan toneladas, en  casos de neurosis y melancolía ¿cómo despertar  el sentimiento  de responsabilidad de vivir ante estas circunstancias límites de sufrimiento por hambre, enfermedad, muerte…?

Si no comprendemos que el amor a la vida, a su propia vida y la de los demás, están enlazados con el sufrir y las desgracias a las que estamos expuestos en nuestra existencias y que éstas son transitorias  o más todavía comprender que los sufrimientos compartidos, como  el conocer los motivos del sufrimiento ayudan a mantener la fortaleza y dignidad en el vivir con esa  riqueza espiritual de coraza protectora.

Nuestra supervivenvia se alimenta con el humor, porque nos proporciona el distanciamiento necesario para sobreponernos, ejemplos de países, como Venezuela, Japón, India, Cuba por mencionar algunos cultivan el  humor a flor de labios,  al reirse de sí mismos ( hay una variedad de bromas, sentencias, y música dedicada al covid 19)

Es terapéutico desarrollar el sentido del humor y ver las cosas bajo una luz humorística, porque  recrean el arte de vivir en las peores circunstancias.  Por supuesto la estima y valor personal, con libertad pensante y el  estar consciente nos sostiene:’’vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar’’ Viktor frankl.

La trascendencia  implica trasponer una frontera, pasar una barrera,  límites  mentales o racionales y darse cuenta al despertar  de las ataduras con creencias y paradigmas que se han repetido por inercia mental,  pero la esencia nos despierta con los continuos reaprendizajes.

 Autora: Ana Anka

 

SHARE