Alzas del petróleo, un mal presagio para la economía

72

A las compras a futuro, sobre todo de La India y China, de los principales “commodities” para la fa­bricación de alimentos se suma ahora otro ingre­diente de inquietud en la economía mundial y es la tendencia al alza en el pre­cio del petróleo crudo en los mercados bursátiles.

De acuerdo a un trabajo publicado por la analista de temas económicos, Candida Acosta, a esa inquietud no escapa­rá República Dominicana, una economía altamente dependiente de derivados y de mayor consumo si se compara con sus pares de Centroamérica.

El precio del crudo West Texas Intermediate (WTI) se cotiza en cerca de US$60 por barril y su uso es alta preponderancia en la pro­ducción, incluyendo la de materias primas como el maíz amarillo, en maquina­rias que utilizan diesel pa­ra la siembra del grano en mercados externos.

Como también, otros deri­vados del crudo usados en el transporte y las indus­trias. Para la economía do­minicana es una noticia muy mala. Por cada dólar de aumento en el precio del barril de crudo su impacto es de RD$3,000 millones más, a juicio del economista Henri Hebrard.

En este año 2021, el Pre­supuesto Nacional tiene proyectado un precio de US$45.50 en el barril de pe­tróleo, mientras la tenden­cia del crudo se mantiene al alza, como una señal del inicio de la recuperación económica global.

Para Hebrard la preocupa­ción es que el barril supera los US$58, porque “esto le cuesta a la economía domi­nicana más de RD$3,000 millones”, peor si se com­para con la cifra contem­plada en el presupuesto nacional. Además del cos­to que implica para el Esta­do el subsidio a la electri­cidad, aún con la mejoría por la generación en Pun­ta Catalina, porque hay una unidad con proble­mas que está usando die­sel. Los precios internos de los combustibles también seguirán en alza, porque el Gobierno ha asumido par­te esperando que baje pa­ra compensar, pero ahora la expectativa es de mejo­ría en la economía mun­dial, de la reducción de la producción en la OPEP, co­mo las ayudas en USA lo que depreciará el valor del dólar, aduce. Eso hará que suba el precio de las mate­rias primas, especialmente el petróleo.

Hebrard afirma que el pa­norama es complicado, por­que todos los precios están subiendo y eso reduce el po­der adquisitivo de la gente y genera presiones sobre la economía para que se incre­menten los salarios.

Choque externo

Antonio Ciriaco Cruz, vi­cedecano Economía de la UASD, explicó que la factu­ra petrolera representa el 18% del total de las impor­taciones del país. Cuando el precio del petróleo aumen­tan es equivalente a un cho­que externo negativo (y vi­ceversa) que recibe el país, provocando aumentos en los precios de los combusti­bles, en el transporte urba­no y de carga y, en los ali­mentos, indicó.

De acuerdo con el eco­nomista, el país sigue im­portando alrededor de 9.1 millones de barriles de pe­tróleo crudo cada año.

“Eso significa que si los precios del petróleo (WTI) el Gobierno lo estimó en US$44.2 el barril en el pre­supuesto del año 2021 y los precios actuales del petró­leo en el mercado interna­cional están en US$58.26 el barril, esto hace que el país esté destinando US$14.06 por barril adicional, cuyo monto adicional anualiza­do se le sumaría la factura petrolera”, dijo.

De mantenerse esa tenden­cia en el precio del petróleo, en alrededor de US$58.26 el barril este 2021, sería de US$126.5 millones el mon­to adicional que se le suma­ría a la factura petrolera en este año, manifestó.

En un escenario de pre­cios más alto, las consecuen­cias serían mucho más peli­grosas, ya que presionaría hacia el alza el precio de los alimentos, de los combusti­bles, la tasa de cambio, entre otros, afectando el salario real de la población.

SEPA MÁS

Productores

La Organización de Paí­ses Exportadores de Pe­tróleo (OPEP) junto con sus aliados de la llama­da OPEP+ han mante­nido el recorte y eso au­menta la demanda y los precios.

Bloomberg

Los precios del crudo WTI y del Brent de Lon­dres cerraron ayer con precios de entrega a marzo en US$58.68 y US$61.47, respectiva­mente. Estos precios tie­nen una referencia más alta desde enero 2020.

 

SHARE