El caso Faña: una “prueba de fuego” para nuestro presidente

482

Por Miguel Espaillat Grullón

1 – Históricamente, desde siempre, llegar o mantenerse en el poder ha sido una lucha feroz entre los diferentes grupos que se disputan la supremacía del Estado. La historia pasada y reciente de nuestra República Dominicana está llena de esos avatares. Por ejemplo, cuando Balaguer, aquello fue terrible; los generales de horca y cuchillo de aquel régimen despótico eran enemigos a muerte entre sí. De Balaguer, sátrapa ilustrado y cortesano de Trujillo que encabezó aquella tiranía de los 12 años, se dice, que alimentaba las confrontaciones entre sus jerarcas militares, porque así impedía que aquellos jefotes se pusieran de acuerdo para darle un golpe de estado.

2 – En nuestra RD, la más reciente de esas disputas la han protagonizado Leonel y Danilo, con traiciones y todo. Por otro lado, cuando el PRD estuvo en el poder, las rencillas entre Don Antonio, Jorge Blanco, Jacobo Majluta y Peña Gómez, todavía son antológicas; y si nos remontados a otros escenarios, encontramos una enciclopedia de mil conspiraciones macabras entre sectores, que aun siendo parte de un mismo gobierno, se peleaban entre ellos, persiguiendo la hegemonía en el poder. La conspiración de Bruto contra César, es uno de los casos más emblemáticos de esta lucha encarnizada por el poder.

3 – La historia política de la humanidad es una constante guerra sucia que envuelven traiciones y conspiraciones, motivadas por ese afán de los hombres en pos de poder, dinero y fama.

4 – Muchos príncipes, emperadores, sultanes, reyes y presidentes, a sabiendas de esta realidad, supieron mantenerse en el poder, manejando a los hombres y grupos, que supuestamente eran sus súbditos leales. Hoy en día, con el cambio que impone la evolución, esencialmente este fenómeno persiste, sin gran diferencia, porque la naturaleza vesánica de los humanos sigue siendo la misma. En nuestra RD, Balaguer fue un maestro manejando las intrigas surgidas entre los grupos militares y civiles que conformaban su gobierno.

5 – De otros lares y época, rememoremos las decisiones que en aras de la buena gobernanza y estabilidad de un país y de un gobierno han tomado algunos gobernantes sabios, frente al desliz de uno de sus funcionarios, salvándolos del ostracismo o de la muerte física y política, cuando los que adversan al supuesto o real transgresor, piden su cabeza, para ellos mismos hacerse del poder y patrimonio del que ha caído en desgracia. En la época de la inquisición, este proceder era lo habitual, y en esta era, lo común y corriente.

6 – El desliz (el adulterio del presidente, el escándalo sexual,) de Bill Clinton con Mónica Lewinsky es harto conocido. En torno a este caso se planteó hacer un juicio político a Bill para destituirlo de la presidencia de los Estados Unidos, pero se llegó a la conclusión, de que ese “Impeachment”, no convenia a los intereses de la nación, ni a su buena gobernanza, ni a su institucionalidad, en consecuencia, ese juicio fue desestimado. Posteriormente hemos visto a un Bill, sirviendo a su nación como el que más de sus conciudadanos.

7 – El general norteamericano George Smith Patton (El Hacedor), destacadísimo cerebro en la Segunda Guerra Mundial, fue rudo y poco diplomático en el trato con sus subordinados, pero de gran valor, dote de estratega y eficiencia. Por el maltrato que él le daba a sus subordinados se encontró problemas serios, a tal punto, que en dos ocasiones, después de abofetear a dos de sus soldados, su destitución del mando que ejercía se hacía inminente; empero, su comandante, el general Dwight David Eisenhower, no podía darse el lujo de desperdiciar el talento guerrero de Patton, por ello, buscó una formula salomónica para no destituirlo ,al efecto, hizo que Patton le pidiera públicamente disculpa a esos soldados desconsiderados por él. Así lo hizo, y Patton se quedó en su puesto, para bien de su país y el mundo.

8 -Se tienen informes, de que el General Ulysses S. Grant, era un alcohólico. Por esa adicción, el “Estado Mayor” temía de su capacidad para ser el comandante del Ejército de los Estados Unidos en la guerra de Secesión (1864-1865). Acicateados por ese miedo, un día se presentaron ante presidente Lincoln una comisión de jerarcas civiles y generales, para pedirle la destitución del general Grant. En esta ocasión, sabiendo Lincoln de los éxitos, capacidad, valor e inteligencia de su comandante general del ejército, se negó a reemplazarlo, sugiriéndole a los presentes que le digan que clase de bebida era la que tomaba el general Grand, para entonces abastecerlo, de modo, que nunca le fáltese una botella de su bebida favorita. Finalmente, la guerra se ganó con Grant, al mando de los ejércitos de la Unión. Posteriormente, ¡ah paradojas de la vida!, Grant, también fue un excelente presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

Visto las históricas anteriores, vayamos al caso de Faña

9 -Los que se han propuesto destruir a Faña, lo hacen por venganza. Para esta retaliación sus enemigos están utilizando los poderes políticos y económicos que han acumulado depredando al erario. Para nadie es un secreto, que quienes quieren la cabeza de Faña, son individuos que sus intereses han sido seriamente afectados por decisiones de este profesional agropecuario. La pandilla contra Faña es muy poderosa y peligrosa, puesto que controla los negocios de miles de millones de pesos que se dan en el sector agropecuario con la exportación e importación de rubros, y con compra y venta de insumos, maquinarias y equipos agrícolas. Las mafias, cualesquiera que sean, por defender sus negocios, hacen de todo y cualquier cosa, eso está demostrado y documentado en todo país donde estas operan. En nuestra RD, no es diferente, al contrario, nuestras mafias ya están superando las que funcionan en otras naciones.

10- Ahora bien, ante el caso de Faña cabe tener en cuenta lo siguiente: si lo destituyen de IAD, y lo condenan a la muerte cívica (a la degradación cívica), él pasará a ser a ser un paria político y social, por lo que jamás podrá ocupar una posición en el Estado. Si esto ocurriese, yo me pregunto, ¿esta penalidad, es condigna con la transgresión de que se le acusa? ¿Es justo destruir toda la trayectoria de vida, de honradez y sacrificio de este hombre? ¿Es lógico y justo borrar de golpe y porrazo un pasado con una reputación gloriosa? ¿Un desliz, un error, una transgresión menor cometida en un momento de debilidad, merece tanto escarnio, y para peor, que el país pierda a uno de sus mejores generales de la producción agrícola?

11- Señores, ante este caso de Faña, yo sigo reflexionando, y cuestiono: ¿los pecados atribuidos a este señor, son mayores que los cometidos contra la patria por los camaleones siguientes ?: Leonel Fernández, Danilo Medina ( a quien uno de los nuestros confiesa deberle lealtad y gratitud), Félix Bautista (el gato), Euclides Gutiérrez Félix, Diandino Peña, Radhamés Camacho, Reinaldo Pared Pérez (quien estuvo en el lodo sin enlodarse), Roberto Rosario Márquez, Temístocles Montás, Felucho Jiménez, Francisco Javier García, Miguel Vargas Maldonado, y cientos más, junto a decenas de empresarios que se han enriquecido estafando al pueblo, y que entre sus haberes cívicos, morales y etílicos, están decenas de mujeres que ellos se han “comido”, prevaliéndose del poder y del dinero que han acumulado con malas artes. Es más, muchos de ellos, hasta hombres se han “tirado’ prevaliéndose de sus posiciones. Por ahí anda uno de ellos, que hoy se presenta ante la nación como un prócer de la República, después de haber cometidos mil crímenes de lesa patria contra nuestro país, e incluso, con crímenes de sangre sobre sus costillas, como fue el caso de mandar a matar a un efebo con el que sostenía relaciones homosexuales, cosa que hizo para desaparecer el cuerpo del delito. Para los que han olvidado aquel hecho ruin y cobarde, les recuerdo a aquella victima que el pueblo apodó el “hombre araña”. Somos una sociedad de hipócritas, donde hasta muchos jerarcas de las distintas iglesias, son falsos y cínicos desalmados.

El caso Faña: una “prueba de fuego” para nuestro presidente

A – Por todo lo expuesto anteriormente, nuestro presidente está frente a una prueba de fuego. No es justo (aunque fuera cierta la transgresión), destruir a un hombre con todo un pasado glorioso, por un simple desliz humano; tampoco de justo privar a nuestro país de un profesional de la talla humana y capacidad técnica como la del agrónomo Leonardo Faña. Tampoco es justo, ni lógico, ni estratégico políticamente, que destruyamos a Faña, mientras verdaderos criminales que merecen hasta ser fusilados, anden por ahí burlándose de la nación y disfrutando de la vida con todo lo robado a nuestro pueblo.

B – También le pido a nuestro presidente, que si por alguna razón poderosa que desconozcamos, él se ve obligado a dejar cesante a Leonardo Faña, que no nombre de manera definitiva en el IAD, a alguien que esté ligado comercial y politicamente a la mafia agropecuaria que hemos descrito anteriormente, porque ello va a dar cuerpo a la tesis que plantea lo siguiente: Lo acontecido con Faña es una conspiración macabra bien orquestada por esos personajes que con corrupción extrema se han beneficiado ( y siguen en eso), de los múltiples negocios que por millones de pesos se dan en las diferentes instituciones agropecuarias de país, valga decir, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Medio Ambiente, Banco Agrícola, Inespre, INDHRI, Foresta, Idecoop, Ganadería, Cedopex, CEA, etc.

C- Para usted señor presidente, su excelencia Luis Abinader, el caso Faña viene a ser una prueba de fuego. Para que usted salga justo y victorioso, no permita que las mafias referidas le doblen del pulso, o que a Faña se le sacrifique tomándolo como “chivo expiatorio” para presentar populistamente a un gobierno ético. Este caso debe tener una solución política justa, ética y salomónica, tal como se hizo en los casos de Bill Clinton, el general Grant, el general Patton y otros. Este caso ni por asomo trata de las lujurias del rey David con Betsabé, puesto que ni se ha mandado a matar a un esposo (Urías), para quedarse con la mujer del prójimo, ni se trata de mil mujeres abusadas. Tampoco es el caso de incesto del depredador sexual Pablo Ross. Lo de Faña es un pecado venial, y lo es más, frente a una sociedad donde abundan los ladrones de la cosa pública e hipócritas aborteros, que en su perversidad y cobardía se oponen al aborto de las tres causales, pero que pese a ello se creen, que pueden tirar la primera piedra porque son impolutos, o porque son santos que no tienen en los ojos ni pajas, ni vigas.

Posdata

La bocina Julio Martínez Pozo y otros de su cuadra, están pregonando, que al Faña aceptar el desistimiento de la señora que lo acusa de acoso y violación sexual, ya con eso – dicen ellos – Faña acepta implícitamente su culpabilidad; al respeto, a ellos les expongo lo siguiente: Faña está siguiendo las instrucciones de los abogados que lo defienden. Yo como abogado, apruebo la firma de ese desistimiento, porque como este caso sigue en los tribunales, el mismo le da ganancia de causa a Faña en los tribunales, puesto que la acusación, con este desistimiento se torna débil ante los jueces, muchísimo más débil, de lo que originalmente fue…y muchos más, si tomamos en cuenta que la acusadora nunca ha acusado a Faña de chantajearla con: “si no accedes a mis requerimientos amorosos, te cancelo”; lo que nos dice de los hechos hasta ahora ventilados del caso que nos ocupa, que entre la señora acusadora y Faña solo hubo una relación consensuada entre adultos, algo que no está prohibido por ninguna ley dominicana. ¿Estamos?

El que tenga oídos, que oiga…

New York NY 02/01/2021