De nuevo la Ley 28-01

127

Por:  Ambiorix Popoteur

Es casi seguro que la ley 28-01 será aprobada tal y como queremos los de la frontera y la línea noroeste, es decir que tendremos un instrumento jurídico para seguir con la ley y obtener las inversiones que generen los empleos esperados y nos ayuden a mejorar la calidad de vida.

Pero no sólo debe ser esto. Como lo veo y pienso que debe ser, es que se apruebe la extensión de los 30 años y que todos los que se acojan tengan 30 años con la ley, es decir lo que ya están en el régimen tienen sus 30, y el que se acoja en el 2040 también tenga sus 30 años y no haya extensión para nadie. Lo que ha sucedido ahora es que empresas que se acogieron a la ley hace menos de dos o tres años pierden el beneficio de esta a partir del primero de febrero próximo, mientras que otros invirtieron primero y probablemente hayan disfrutado la ley completa.

Los dominicanos dejamos todo para último es muy probable que al final de esta extensión, quieran otra más, como lo hemos visto ahora, haciendo remiendos de último momento.

Algo ha fallado en la aplicación de la ley, aun con su implementación, la frontera dominicana y la línea noroeste siguen siendo zonas muy deprimidas económicamente, por lo que el Estado, las autoridades provinciales, inversionistas y todos los actores que inciden en su aplicación deben tomar conciencia e implementar controles y parámetros que permitan medir el efecto en cada empresa que se ha instalado con lo que se le aprobó y prometió implementar.

Nuestro orden jurídico en materia de impuestos tiene varias leyes con incentivos tributarios muy parecidos a los de la ley 28-01, estas son las leyes de zonas francas, proindustria, cadena textil y otras, para los que deseen migrar, un ejemplo es la ley 890 de Zonas Francas, es más estable y ya está probada en toda la geografía nacional.

Entiendo que 20 o 30 años de exenciones es un tiempo bastante razonable para recuperar las inversiones hechas, generar valor agregado e integrarse al régimen ordinario de tributación o migrar a una de estas leyes que les he comentado en el párrafo anterior.

Los beneficios de la ley hasta ahora a nivel nacional, son: más de 80 empresas, 6,500 empleos directos, y RD$19 mil millones de pesos en ventas.

Las estadísticas de nuestra provincia, proporcionadas al mes de enero de este 2021 por la Dirección General de Impuestos Internos, son las siguientes:

Empresas 14, impuestos pagados en el año 2020, básicamente ITBIS y selectivo al consumo, RD$819.25 millones de pesos, asalariados directos; 2,978, total pagado en salarios y otros RD$1,257.43 millones de pesos.

Hay que entender al Estado también, ya que a través de las leyes de incentivos renuncia al cobro de RD$237,812 miles de millones de pesos, datos del 2020, que representan un 4.84 por ciento del Producto Interno Bruto de la nación. Específicamente esta ley ha generado un gasto tributario de RD$20,334.6 millones de pesos a lo largo de estos 20 años y RD$1,295.20 millones para el 2020.

El compromiso con el país de todos los actores intervinientes en la ley es hacer que este gasto tributario, que representa el esfuerzo del Estado, valga la pena y se traduzca en empleos, valores agregados como mano de obra calificada, tecnología de punta, etc, para que las próximas generaciones y el Estado mismo puedan ver los frutos de la ley.

 

El autor es Asesor Fiscal Reside en Santo Domingo

 

 

SHARE