El paredón de las redes sociales y la falta de formación sobre su uso

83

Por: Pedro Morales

En mi accionar como profesional del marketing en redes sociales, desde hace algunos años he insistido y he mantenido firmemente, a pesar de que en ocasiones me he sentido como un caminante solitario en el desierto, que es necesario e imprescindible crear una formación sobre el buen uso de las redes sociales.

En comparación con otros inventos, las redes sociales llegaron a nuestras vidas en un corto espacio de tiempo, sin tiempo de adaptación y sin un salto de generación y lo que es peor, fue algo que llego a nuestras manos, sin libro de instrucciones, sin que nadie nos dijera como utilizar, nadie nos aviso de sus contraindicaciones.

Para llegar a 50 millones de usuarios la radio tardó 38 años, y para la misma cantidad de usuarios, la televisión se demoró 13 años, la computadora personal 46 años y el internet 5 años. En cambio cuando hablamos de redes sociales, podemos ver que facebook tardo tan solo 54 meses en llegar a 100 millones de usuarios y a instagram, solo le costó 28 meses para llegar a esa misma cantidad.

El que no quiera entender que hoy las redes sociales forman parte integral de nuestra sociedad, está intentando tapar el bosque con un dedo. Sin lugar a dudas la pandemia del COVID-19 ha acelerado la penetración y la incidencia de las redes sociales en nuestras vidas y lo peor es que a día de hoy no existen unas normas de conducta claras sobre su uso, ni por las propias plataformas y mucho menos por los usuarios.

Estamos viendo que a su libre albedrio y siempre con fines malintencionados algunos mal llamados influencers, o les pudieramos llamar influencers por cheque o influencers de guerra sucia, utilizados en todos los niveles de la sociedad, con gran incidencia sobre todo en el mundo de la política, para llevar al paredón del fusilamiento virtual a otras personas sin un juicio justo, con poco margen de defensa cuando su integridad personal ya ha sido dañada.

Las herramientas de las redes sociales, fotografías y videos, deberían de ser utilizadas como pruebas de cargo y no para juzgar a personas de manera premeditada, las redes sociales pueden ser y deben de ser un medio de opinión libre pero nunca para llevar a una personal al paredón del fusilamiento virtual y mucho menos cuando en la gran mayoría de ocasiones esas cosas ocurren de manera premeditada, utilizando herramientas tales como bots, para crear tendencias «artificiales» malintencionadas.

Tenemos que vivir con este avance de la sociedad pero es imprescindible que pongamos los límites y llevemos educación a los usuarios sobre su uso.

¿Y por que no? he aquí el primer párrafo del primer capitulo de formación sobre el buen uso de las redes sociales: de manera muy equivoca muchas personas piensan que las video llamadas, las fotos o las imágenes enviadas en privado son privadas, y eso no es así. Todo ello es privado hasta que el receptor desee que sea privado y decida publicarlo para que millones de personas lo puedan ver. Estas situaciones han provocado situaciones incomodas y hasta trágicas, como dañar la integridad privada de una persona, romper una carrera profesional y hasta llevar al suicidio.

Las redes sociales fueron creadas para hacer mucho bien y facilitar muchas actividades, pero la sociedad debe de tener el control de sus propias vidas y no que las redes sociales controlen las vidas de las personas. Las empresas y los gobiernos deben escuchar a sus clientes y su pueblo respectivamente a través de lo que se dice en las redes sociales para así conocer de las necesidades pero nunca dirigir y/o gobernar por presión mediática de las redes sociales.

 

El autor es: Consultor digital, analista y conferencista