Santo Domingo, una ciudad colapsada, como espacio habitable. (El Duque, 2020)

126

“El desorden almuerza con la abundancia, como la pobreza cena con la miseria y se acuesta con la muerte.”. Benjamín Franklin

Por: Carlos Martínez Márquez

Despierto, como cada mañana, meditando sobre el desorden y el caos que nos agobia a diario. Nuestra ciudad, la Atenas de América, quien una vez, bautizara el escritor Pedro Henríquez Ureña, carece hoy día de política de importación y financiamiento de vehículos individuales y familiares, se ha convertido en una ciudad inmanejable, super estresante. Y, con una clase media endeudada hasta la medula…y en adición derrochadora del ahorro nacional de manera improductiva.

Los espacios vitales de mayor circulación, grandes carreteras y avenidas son ocupadas por artilugios que permitían desplazarnos con facilidad en el pasado. Lo contrario ocurrirá pronto, ver la necesidad de desconcentrar la actividad gubernamental como cuando la era de Trujillo que construyo varias plazas o gubernamentales, fuera del entorno palaciego. Es como si todos quisieran girar en torno a él, para hacer acto de presencia.

Lo mismo paso con la educación universitaria.: Trujillo al sacar la Universidad de la Ciudad Colonial todas las Universidades privadas empezaron a surgir en la década de los sesenta, alrededor de la UASD o en propiedades incautadas a familiares o allegados cercanos y auto exiliados tras el derrocamiento de la era de Trujillo. Para tener una idea de lo que ocurrió después de ese acontecimiento, cito de manera cronológica: La Universidad APEC cuya propiedad era la casa de la madre del tirano, doña Julia Molina, la Universidad Dominico Americano construido en terrenos de la propia UASD, la Universidad Tecnológica de Santiago( UTESA) a menos de un kilometro de la UASD y APEC, la Universidad Iberoamericana (UNIBE) en propiedad de la familia Peña Batlle [‘’teórico del trujillismo’’] a también, menos de un kilometro de la UASD; la Universidad Católica y PUCAMAIMA, ambas en frente de la otra y a menos de un kilómetro de la UASD, la Universidad Organización y Métodos (O &M) a un paso de la propia UASD construida en terrenos de la Feria de La Paz del Estado era de Trujillo.

La Universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) construida en terrenos cercanos a unos tres kilómetros de la UASD en propiedad de los grandes Hospitales de la era de Trujillo. Cito, además, para colmo, el Ministerio más densamente poblado, cuyas dependencias administrativas giran en torno a la UASD, la Universidad Eugenio María de Hostos, a pocos metros de la Universidad primada de América, de ‘’ñapa’’— las Universidades Evangélicas Dominicana también cohabitan en las cercanías de la UASD.

Solo la Universidad Tecnológica (INTEC) ha sido la única en convertirse en un centro satélite, alejada del planeta UASD. Ciertamente, que nuestra inteligencia excedió nuestros limites y creatividad, todo esto me ha causado tanta hilaridad, que de inmediato se me ocurre pensar, que lo mismo ocurrió con los servicios médicos privados alrededor de la clínica más importante de la era de Trujillo y Balaguer, la Gómez Patiño. Lo que quiero significar, que el dictador conto mejor visión como jefe de gobierno en el uso del suelo que nuestros raquíticos demócratas desde Joaquín Balaguer a Abinader.

Y para poner la tapa al pomo, con bancos, Estado tuerto y clase media ostentadora de sus calamidades financieras, inauguro, la era del ‘’Jeepeton’’— como lo hizo el egregio y flamante ‘’León’’de la UASD.

El país, pese a los avances que ha exhibido en cuanto a modernidad, es un puro desastre. La educación seguirá siendo un tema neurálgico; y para superar los males de visión necesitaremos de años para ver una sociedad distinta.

El autor es escritor y columnista.