El Guerrillero del Sur Lucio Cabañas Barrientos

83

Por Araceli Aguilar Salgado

“Ser pueblo, hacer pueblo y estar con el pueblo”. Lucio Cabañas Barrientos

Guerrero: Históricamente es territorio de una violencia perenne que se manifiesta en el mismo nombre de la entidad. Estado en guerra permanente, la violencia moldea las relaciones sociales de sus habitantes desde tiempos inmemorables, violencia escolar y violencias intrafamiliares, conflictos entre vecinos, organizaciones y comunidades, violencia estructural entre la oligarquía y el proletariado, violencias administrativas que se despliegan en la frontera de la ciudadanía, violencias sanguinarias de los grupos delictivos y fuerzas del orden que laceran el tejido social, violencias de la naturaleza, finalmente, con sus terremotos, huracanes, inundaciones y deslaves.

Hay muchísimos más muertos que vivos en Guerrero, la población guerrerense está conformada en su gran mayoría por difuntos cuya vida terminó de manera violenta, ha sido y sigue siendo uno de los estados más violentos del país, las fechas conmemorativas de masacres se atropellan en la memoria colectiva con las de los desaparecidos, muy a menudo estas almas en pena buscan revancha para cobrar el precio de su fatal desgracia.

Es por ello que hablar de Lucio Cabañas Barrientos es una fuente inspiración revolucionaria para muchos campesinos en Guerrero y para toda la izquierda en general dentro de México, la historia de la lucha campesina en los sesentas y setentas, no se puede escribir excluyéndolo.

Su organización, el Partido de los Pobres, no surgió como el producto de un grupo de estudiantes radicalizados que se pretendieron trasladar la campo a redimir pobres, el movimiento armado de Lucio Cabañas es resultado de la persecución de los activistas del campo en la zona de Guerrero que, llegado el momento, tuvieron que escoger entre armarse y formar una guerrilla o morir asesinados por los caciques y sus guardias armadas.

Nace un 15 de diciembre de 1936, hijo de una familia pobre de la comunidad El Porvenir, del municipio Atoyac de Álvarez, Guerrero, sus padres: Rafaela G. Barrientos y Cesáreo Cabañas, su abuelo: un general Zapatista, Pablo Cabañas Macedo, al parecer como en muchos otros casos el padre de Lucio no se distinguía por su particular amor a su familia, el alcoholismo siempre ha sido un instrumento del poder para mantener a raya a los trabajadores del campo en México y en otras partes del mundo, esa no era la excepción.

La época en la que nació Lucio era la del cardenismo, si bien era cierto que ello significó un periodo de intensa agitación obrera, también lo es que en las regiones de Guerrero, Oaxaca y Chiapas la fuerza de los caciques era bastante profunda, sus métodos de acción eran sanguinarios y brutales, tan sólo quince años antes de la llegada al mundo de Lucio la ciudad de Acapulco sufrió la ocupación de las bandas de matones del gobernador que pretendían sofocar el triunfo de un efímero partido obrero local.

El padre separa a Lucio de su madre a los ocho años de edad por lo que se ve en la necesidad de estudiar la primaria en la población de El Cayaco, a la muerte del padre de Lucio, éste, junto con su hermano Pablo, se ve sin un sustento económico y se alquila como peón por 5 pesos, llevando una jornada laboral de 10 a 12 horas por día cuando apenas tenía 12 años esto es algo por demás natural en el conjunto del campo mexicano.

A los 17 años huye de casa de su tía, que se había quedado a cargo de él, para seguir sus estudios en Tixtla Guerrero para terminar el cuarto grado, omite el quinto y queda en el sexto en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, donde cursó también la secundaria y la educación Normal, recibiéndose como maestro a los 27 años

Las escuelas normales rurales eran una creación del gobierno de Lázaro Cárdenas, en ellas los campesinos podían prepararse como profesores y regresar a sus comunidades, el Estado les proporcionaba casa y alimentación en lo que duraba su instrucción., el hecho de que en los tiempos de Cárdenas se intentara poner en la practica el discurso de la “educación socialista” generó que la organización estudiantil que surgió de las normales rurales asumiera también el nombre de socialista, desde entonces la Federación de Estudiantes Camerinos Socialistas de México (FECSUM), se convirtió en todo un referente de lucha por varias razones: en primer lugar debido a que los gobiernos posteriores al de Cárdenas no tenían interés en promover la educación en el campo por lo que los ataques al presupuesto y a las normales rurales mismas fueron constantes, ello obligaba a los estudiantes a mantener constante movilización, la otra razón era que las condiciones de miseria y opresión que los caciques ejercían sobre los pueblos llevaba a los estudiantes y a los egresados a convertirse en verdaderos organizadores de luchas ahí donde estudiaban o a donde eran enviados después a dar clases.

En la Normal destacó como dirigente y buen orador, de hecho, llegó a ser Secretario General de la FECSUM, el año de 1961 se desató un movimiento de obreros, campesinos y estudiantes que exigía la caída del gobernador de Guerrero el General Raúl Caballero Aburto.

La lucha fue sanguinaria, los asesinatos se sucedían uno tras otro, pero al final el gobernador cayó, en esos tiempos en el estado también participaba muy activamente otro estudiante, entonces mucho más conocido e influyente dentro del movimiento, se trataba de Genaro Vázquez Rojas, el cual no obstante no tenía un nivel de politización muy importante, Genaro y su movimiento cívico pacta la aceptación del candidato priista Raymundo Abarca Alarcón, bajo una serie de condiciones que después por supuesto el priísta no reconoció.

El resultado fue una escisión del moviendo, los cívicos de Genaro conscientes de su error desconocen al gobernador y se centran reorganizarse y emprender una lucha contra el proceso electoral. Lucio por su parte con la mayoría de la FECSUM se deslindaron de Genaro y del acuerdo inicial desde el momento mismo en que este se gestaba, así que no los tomó por sorpresa la “traición” de Abarca Alarcón.

La elección de Alarcón estuvo dominaba por la violencia, el 30 de diciembre de 1962 en Iguala la policía dispara a mansalva asesinado a decenas de personas y detiene a Genaro Vázquez, Lucio se convirtió en militante de las juventudes comunistas y como dirigió la FECSUM y las iniciativas que desde el Partido se impulsaban, una de ellas fue la creación de la Central Campesina Independiente (CCI) el 8 de enero de 1963, como militante de la CCI trato de organizar a dicha organización en Guerrero.

En 1965 por el activismo político de Lucio, el gobernador Raymundo Abarca Alarcón lo transfirió a la escuela rural de Tuitán, Durango, junto con Serafín Núñez. Pero las protestas de maestros del MRM en Guerrero obligaron a Abarca Alarcón a gestionar ante el secretario de Educación Pública, Agustín Yáñez, el regreso de Cabañas a su centro de trabajo, la escuela primaria Modesto Alarcón.

A su regreso, Lucio Cabañas retomó la lucha que enarbolaba antes de ser expulsado. Ahora centró sus acciones en contra de los abusos de los talamontes, los terratenientes, las autoridades municipales y estatales, así como de los directores de escuelas que abusan de su puesto.

El 18 de mayo de 1967, a las 8:00 de la mañana, los maestros de la escuela primaria Juan N. Álvarez se presentaron a laborar como de costumbre, sin embargo, en las inmediaciones del edificio escolar ya había un grupo de padres de familia que impedían el paso, la judicial y la motorizada respaldando a la directora de la escuela Julia Paco Piza, ante la presencia de agentes policiacos, la gente se enardeció al grado de impedir que los judiciales y motorizados ingresaran a la escuela.

Estaba el forcejeo, cuando llegó Lucio, tomó un micrófono para dar indicaciones a los padres de familia inconformes; en ese instante el comandante de la motorizada intentó arrebatarle el micrófono a balazos, entre la confusión de los padres de familia y maestros que apoyaban a Julia Paco Piza, se soltó la balacera dejando un saldo de 11 muertos, como los agentes policiacos intentaban culpar a Cabañas por los acontecimientos, éste se refugió en la sierra para defenderse de la persecución del gobierno.

Ese día por la tarde, Lucio llegó al ejido de San Martín y desde ahí organizó su lucha armada, que duró siete años, en la sierra, entre los matorrales y las balaceras del Ejército, que a su paso quemaba pueblos enteros para quitarle base social al maestro normalista guerrillero que no importaba que hubiera o no condiciones para hacer la revolución; que “cuando matan al pueblo, hay que matar enemigos del pueblo, y de ahí parte la revolución, de ahí parte toda revolución”.

La rebelión en la sierra de Atoyac y Tecpán de Galeana se da desde lucha ideológica, así como a partir de la transformación de las condiciones de vida, opresión y miseria de los campesinos, lo que sí es cierto, es que con una matanza nos decidimos a no esperar otra, y hemos dicho aquí: para que un movimiento armado empiece, necesita varias condiciones: que haya pobreza, que haya orientación revolucionaria, que haya un mal gobierno, que haya un maltrato directo de los funcionarios.

Todas esas cosas se pueden aguantar, pero lo que no se aguanta es que se haga una matanza, eso sí no se puede aguantar, la forma de nuestra lucha, es la guerra de guerrillas, nuestra manera de enfrentar a los caciques será venadeándolos, cayéndoles de repente; también para los guachos, los tiras, los traidores, nunca presentarnos en combate frontal, así fue como Lucio fundó en la sierra la Brigada Campesina de ajusticiamiento, brazo armado del Partido de los Pobres, en las faldas del cerro La Patacua, zona de El Porvenir, en Atoyac de Álvarez, se insta la base de la Brigada.

Desde ahí organiza el campamento y prepara el ataque a un cuartel del 49 Batallón de Infantería la táctica de la guerrilla hace que algunos permanezcan unos dos meses en la sierra y luego regresen a su lugar de origen, el dinero para su movimiento lo obtienen mediante secuestros y robos a oficinas gubernamentales, Lucio Cabañas es la constitución del comité de autodefensa, esto lo obliga a recorrer toda la sierra para coordinar con los ejidos y comunidades de campesinos, logrando así conformar varios Comités de Lucha.

En 1970 secuestran al ganadero, Juan Gallardo, de San Jerónimo, en su rancho ubicado en la carretera Atoyac-Acapulco, al año siguiente, el 29 de junio, con 16 miembros de la Brigada Campesina de Ajusticiamiento emboscan a militares, pero varios de los milicianos mueren en el combate, al día siguiente, en otra celada caen 16 soldados y varios oficiales, en junio de 1972, secuestran a Cuauhtémoc García Terán, en lugar de su hermano Ulises.

El 30 de mayo de 1974, la Brigada logra secuestrar a Rubén Figueroa Figueroa, candidato a gobernador de Guerrero por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), mientras mantenía en cautiverio al empresario de transporte, el ejército mexicano dirigido por el general Eliseo Jiménez Ruiz desata la campaña militar a ras de tierra para aislar las comunidades de los guerrilleros; el 8 de septiembre, en un enfrentamiento sangriento, Figueroa es liberado y el saldo es de 23 rebeldes muertos y un soldado herido.

Los operativos contrainsurgentes no terminan ahí, al contrario, la persecución se intensifica hasta dar muerte a Lucio Cabañas, el 30 de noviembre otros 17 rebeldes caen abatidos, la muerte del comandante cada día está más cerca, el 2 de diciembre, el general Cuenca Díaz, secretario de la Defensa Nacional, informa que en Otatal, Guerrero, varios grupos militares se enfrentaron con los rebeldes, resultando muertos Lucio y los alzados “Roberto”, “Arturo” y “René”, en tanto que el ejército sufrió dos bajas, fue sepultado en el panteón municipal de Atoyac de Álvarez por los militares de manera clandestina, los restos mortales del guerrillero fueron exhumados en 2003, del panteón municipal de Atoyac donde fue enterrado en secreto el 3 de diciembre de 1974 por soldados de 49 Batallón de Infantería pertenecientes a la 27 Zona Militar para depositarlos al pie del obelisco que se le construyó en el zócalo de Atoyac, último sitio donde estuvo públicamente Lucio Cabañas tras la matanza de padres de familia del 18 de mayo de 1967.

El nombre de Lucio Cabañas representa hoy en día la esperanza de una sociedad justa, con una vida llena de claroscuros, el robo, el secuestro, la privación de la libertad y el asesinato los hizo suyo, sin embargo, juzgar nos obligaría a tomar atribuciones que no nos corresponden.

Con la muerte de Lucio Cabañas “El héroe de los pobres” también murió el Partido de los Pobres y la Brigada Campesina de Ajusticiamiento.

La justicia por la que luchaban aquellos guerrilleros, estemos o no de acuerdo con sus métodos, se le sigue negando a la mayoría del pueblo mexicano y al de las entidades más pobres del país, entre ellas Guerrero, después de décadas de persecución a quienes tuvieron el valor de enfrentar a las fuerzas militares y policiacas, las cosas en México no han mejorado mucho y en algunos casos quizá estén peor, pero los gobiernos no oyen, mucho menos atienden y resuelven los problemas de los mexicanos, por ello hay que conocer y revisar nuestra historia.

“Desgraciados los pueblos donde la juventud no haga temblar al mundo y los estudiantes se mantengan sumisos ante el tirano” Lucio Cabañas Barrientos

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México.