Madres solteras destinadas eternamente al cuidado de sus hijos

158

Por Albert Hernández

“Ella está buscando un padre para su hijo”, seguramente más de alguna vez te has encontrado con esta frase, en una sociedad como la nuestra es muy común oírla. Parece un inaudito, pero esta cita está íntimamente ligada a las madres solteras puesto que existe un estigma muy grande en cuanto a las mujeres con hijos y su relación con el amor romántico, algo que las limita a verse “mujeres” en el amor, o no sentirse diferentes.

Hay un factor importantísimo al que se enfrentan las madres solteras, y es al temor de volver a equivocarse, algo muy comprensible, aunque no sea así en su totalidad también es una limitación, porque pocos hombres tendrán la paciencia de entenderlas. Puesto que las mujeres con una relación fallida como resultado cargan con una fuerte presión emocional, algo que las vuelve corazón de roble (duras e incrédulas).

Y no es el único cliché social que existe en torno a este tema. También están expuestas al señalamiento o etiqueta de la sociedad en general y de la familia del hombre que logre enamorarse de ellas, frases como: “por algo está sola”, “quizás no fue una buena esposa”, “salió embarazada por loca”, son una canción unísona a su entorno.

Además se mantiene el concepto equivocado que una mujer con hijos afectará la economía de la nueva familia y se interpondrá en la intimidad ya una vez en convivencia. Siendo el primero en mención una falsedad puesto que estas féminas han logrado una fórmula para generar dinero con fluidez, han logrado cierta independencia y no están acostumbradas a ser “carga” de otro individuo más si están consciente que sus hijos son responsabilidad propia, 6 hombres de 10 que entrevisté no establecerían una relación con una mujer con hijos, por múltiples razones aunque todos los que emitieron una respuesta negativa dicen tener sus excepciones.

No todas las madres solteras se atreven a darse una nueva oportunidad en el amor, sencillamente se hacen la idea de estar destinadas eternamente al cuidado de sus hijos, y las que se dan la oportunidad no tienen una vida amorosa normal. Para que el amor renazca solo hace falta que ella logre seguridad y recupere el concepto del amor desde una perspectiva más realista, que encuentre sus objetivos. Que un hombre haya decidido marcharse de su vida no significa que vio maldad o ausencia de belleza. Sencillamente se dejó llevar por su ego y libertinaje.

El tiempo también  es un sujeto limita a una mujer con hijos puesto que ella priorizará las actividades con sus hijos y siempre verá otras actividades, incluyendo su esparcimiento como menos importantes. No restará tiempo para socializar y conseguir amistades, si día a día, no es compatible con la búsqueda del amor.

Para establecer una potencial relación y su desarrollo con éxito hay que improvisar citas y viajes, cosa que siendo madre soltera es inviable ya que tenés que reservar día hora con antelación para poder cuadrar un simple café y vaya con suerte a que no tengas que cancelarlo por algún imprevisto con los hijos. Pero aún con todo; los hombres deben entender la razón por la cuál les atrae una mujer con hijos, seguramente es porque ellas han aprendido a intensificar exponencialmente sus habilidades para amar, los hijos logran algo importante; es hacer que la mujer sea más sensible asimismo  madura y vea el mundo con mejores ojos.

Por eso también los hombres  al encontrarse con algo tan serio y definido sienten miedo al compromiso, ya que estas mujeres en su mayoría tienen metas establecidas y comúnmente quieren un hogar seguro y formal, son realmente centradas. El mensaje aquí es para los hombres; si se encuentran a una mujer con hijos no pierdan su tiempo si no tienen intenciones de permanecer a su lado, ellas ya han descubierto el amor verdadero en sus hijos y no las sorprende un amor barato.

La autora es  escritora y poeta nicaragüense.