Lo que esconde la pandemia…Abramos los ojos

69
José Luis Ortiz

Por José Luis Ortiz

Cuando ocurre un evento que interfiere de manera importante con nuestro día a día, es habitual que éste sea de lo único de lo que hablamos. Así ha sido con la primera pandemia (o epidemia de alcance global) que se vive en varias generaciones, y que ha tenido un impacto como ninguna otra en nuestras rutinas.

Esto no es más que una cortina de humo, de un fuego lamentablemente muy real. Un momento que muchos gobiernos han manipulado para sus intereses y que ahora voy a informar a los desinformados ciudadanos del mundo.

Han asesinado a 15 líderes sociales, al menos que tengamos constancia, desde el comienzo. Asesinatos de personas de las comunidades afro. En México en Veracruz asesinaron a Adan Vez, líder medioambiental. Una indicación de aquellos que son defensores de los derechos humanos y que siguen en su empeño. Lo mismo ocurrió con el abogado especializado en medio ambiente Isaac Medardo Herrera o los caídos en Brasil bajo el fuego y las balas de los madereros un respetado líder de la comunidad guajara Zezico Rodrigues.

En el Congo, en el parque nacional Virunga , asesinaron salvajemente a 12 guardabosques , uno  de los ataques más salvajes  de la última década.

Y mientras tanto se aprovechan para seguir atacando al medioambiente impunemente, la desforestación sigue aumentando un 51 %, especialmente en la zona del Amazonas.

Ataques directos a las democracias. El gobierno de Xi Jinping arrestó a más de 12 veteranos del movimiento prodemocrático de Hong Kong que jugaron un papel crucial en las protestas del año pasado, arresto que pasó desapercibido para la magnitud de su significado. Es un fuerte ataque a los últimos esfuerzos democráticos que tiene Hong Kong.

En Estados Unidos, senadores y congresistas republicanos se han escondido tras  el  velo de la Covid-19 para adelantar agendas anti-aborto que son inconstitucionales. Se han esforzado en impulsar la prohibición del aborto en 8 estados, lo que ha dejado “desiertos de aborto” a lo largo del país.

Por último, saltan las alarmas ante las potenciales consecuencias anti-democráticas de las medidas de vigilancia telemática o de limitación o prohibición de la libertad de movimiento que han impuesto casi todos los países del mundo como herramientas para frenar el contagio del coronavirus. Si bien un estado de emergencia sanitaria como el que vivimos justifica algunas de dichas medidas, hay que estar alerta a qué tan dispuestos estarán los gobiernos de abandonarlas una vez superada la emergencia. Si la historia nos enseña algo, es que la tentación autoritaria del poder es grande, y por lo tanto el regreso a los derechos de movilidad o privacidad podría ser un paso difícil de dar, incluyo en este apartado a países europeos que obvio nombrar, pero seguro tenemos en mente muchos de los ciudadanos.

Quienes gobiernan saben que la pandemia es la cortina de humo perfecta y que se va a llevar la inmensa mayoría de lo titulares de prensa y aprovechan para accionar medidas que pueden atentar contra las democracias. Es necesario que estemos vigilantes, que sigamos denunciando cualquier tipo de abuso, venga de donde venga y de quien venga, violencias gratuitas y derivas autoritarias que algunos gobiernos están adoptando aprovechando esta dramática situación y seguramente no revertir.

Junto con la hiperconcentración del capital y la riqueza, entonces, se da una hipertecnologización que presenta a la vida como prescindible. La vida humana va perdiendo importancia como fuerza productiva y la vida natural va convirtiéndose en estorbo para el progreso o en objeto manipulable y eso es lo que realmente se esconde detrás de la peor crisis vivida desde la II Guerra Mundial.