En el Día Mundial de la Filosofía

50

Por Claudia Alexandra Figueroa Oberlin

De acuerdo a los estatutos de la UNESCO, el tercer jueves del mes de noviembre se celebra el día mundial de la filosofía. Pero, muchos preguntarán ¿Qué es la filosofía? ¿Para qué sirve la filosofía? ¿Cómo puedo ponerla en práctica?

Muchos hemos tenido la experiencia, durante la época escolar, que recibíamos las clases de filosofía como una cátedra más del currículo de la escuela para cubrir temas. Se trataba de una manera aburrida y tediosa, cuando no debe de ser así.

Hace poco escribí como influye la filosofía con la poesía, ya que estas están totalmente ligadas entre sí. Quiérase o no, la filosofía, como su misma etimología lo dice, amor al conocimiento o la sabiduría, busca resaltar en el ser humano todas las virtudes, pero, como lo hizo Sócrates en su momento, a través de preguntas y diálogos en las plazas y los mercados.

Cabe destacar, de acuerdo a Platón y su libro de la República, los primeros maestros eran poetas, pero también, los filósofos antiguos también eran artistas y científicos. Tenemos a un Pirrón, a un Epicuro, Sófocles, Sócrates, Platón y Aristóteles, Séneca, Marco Aurelio, entre tantos que la historia nos recuerda.

Respondiendo a la siguiente interrogante ¿Para qué sirve la filosofía? Podemos decir muchas cosas. Una de ellas, sirve para observar esas actitudes que nos molestan de unos y nuestras actitudes que molestan a otros para cambiarlos.

A muchos, la filosofía nos ha ayudado a comprender el mundo y sus vicisitudes, verlo tal y como es, y afrontar los problemas para convertirlos en oportunidades.

Filosofía está ligada a las grandes preguntas ¿Quién soy? ¿Dónde vengo? ¿Dónde me dirijo? Grandes culturas y civilizaciones nos dejaron un legado filosófico bien marcado. Por ejemplo: la India nos dejó las enseñanzas de Buda, Krishna y el hinduismo. Marcan una senda de trabajo propio. Buda habló de las cuatro nobles verdades sobre el dolor. Krishna enseñó a batallar contra nuestros propios defectos. Grecia nos habla de Pitágoras y su matemática como forma de conocimiento, Platón y sus diálogos con Sócrates, la física y metafísica de Aristóteles, los filósofos de la naturaleza. En Roma estaban los estoicos, entre ellos Séneca, Epícteto y Marco Aurelio.

Todos ellos nos han dejado un “mapa” para transitar nuestra vida y existencia. Siguiendo las enseñanzas que estaba en la entrada del templo de Delfos en Grecia, a 177 kms. De la ciudad de Atenas: “Conócete a ti mismo y conocerás las maravillas del universo.”

El ser humano es filósofo por naturaleza. Desde que empieza a hablar se cuestiona todo lo que le rodea. Quiere conocerlo todo. Por eso, la vida nos da los elementos necesarios para irla conociendo. Va gradualmente proporcionando las herramientas que servirán para aprender y subsistir.

Y la tercera interrogante ¿Cómo la puedo poner en práctica? La filosofía nos da herramientas de vida. Un nuevo estilo de vida. Solo es tomar los elementos que sirven para solucionar una dificultad.

Muchos de los grandes filósofos de la historia nos han dejado grandes enseñanzas. Cito una de ellas

“Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás (René Descartes)”