Empresas de RD y Costa Rica desarrollarán 30 proyectos en favor de la biodiversidad

49
Toneles utilizados por Banelino para almacenar los biofermentos

Productores de piña y banano de República Dominicana y Costa Rica fueron seleccionados para implementar 30 ideas de proyectos innovadores que buscan conservar la biodiversidad en sus fincas, esto como parte del Concurso de Ideas que organizó la Cooperación alemana para el desarrollo, GIZ en ambos países, como parte de su programa Del Campo al Plato.

“La implementación de estas ideas innovadoras representa un interés por parte de los productores para asegurar que los ecosistemas en sus fincas se mantengan en el tiempo, todas estas acciones, se traducen en mayor conservación de flora y fauna y les garantiza ser reconocidos por su compromiso con la biodiversidad”, añadió Svenja Paulino, directora del programa Del Campo al Plato, de la GIZ.

El periodo de aplicación del concurso de ideas se llevó a cabo en dos concursos celebrados en el año 2020 y estuvo dirigido a grandes como a los pequeños productores de piña y banano de ambos países, ofreciendo la oportunidad de contar con apoyo técnico y financiero para implementar las ideas en sus fincas a partir del 2021.

De los 30 productores seleccionados, 15 de ellos se ubican en República Dominicana y 15 en Costa Rica, cuyos proyectos asocian la tecnología con la naturaleza, promueven
prácticas amigables con la biodiversidad y la conservación de áreas boscosas dentro de sus fincas.

Entre las empresas seleccionadas en la República Dominica se encuentran: Proyecto Cambrón, Banelino, AZUABANA, Rancho Carlos SRL, Hacienda Cruz Agroindustrial SRL, Piñas del Caribe, Frutas Chiara SRL, Asociación de Productores de Piña de Monte Plata (ASOPROPIMOPLA), Quinta Pasadena y COOPROBATA.

Uno de los proyectos es el de Rancho Carlos, con el cual se instalará una estación meteorológica para realizar una agricultura de precisión en sus fincas de piña y así utilizar eficientemente los recursos naturales. Esto les permite mejorar sus prácticas agrícolas y, en consecuencia, la salud del suelo y agua.

Stefan Trueb, gerente de producción de Rancho Carlos, argumentó sobre la importancia de la estación meteorológica para tomar mejores decisiones en el campo, pues esto repercute en la optimización del uso de fertilizantes, control de plagas y en la planificación o logísticas ante futuras condiciones meteorológicas desfavorables.

El programa “Del Campo al Plato: integración de la biodiversidad en cadenas de valor agroalimentarias”, es implementado en República Dominicana por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, el Ministerio de Agricultura y la Cooperación alemana para el desarrollo, GIZ, por encargo de la Iniciativa Climática Internacional (IKI) del Ministerio Federal Alemán del Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU).