Académico afirma JCE tiene cuatro años para diseñar estrategias que eviten conflictos en elecciones

44

Aboga por la transformación integral de la Escuela de Formación de la Junta Central Electoral

SANTO DOMINGO. -El académico, licenciado José Manuel Reyes, advirtió hoy que el Pleno de la Junta Central Electoral (JCE) tiene cuatro años para diseñar las estrategias que eliminen de forma radical o por lo menos reduzca cada uno de los problemas que se suscitan en cada período electoral.

En tal sentido, el licenciado Reyes planteó la necesidad de implementar un plan educativo que puedan socializarse con toda la comunidad electoral del país, que abarque no solo a gestores del proceso y líderes políticos, sino también a las masas de votantes.

Se consideró “un hombre práctico, conocedor de la problemática electoral de la nación, ya que según afirmó, ha participado en más de cinco procesos electorales de manera directa, tanto como instructor de la JCE y facilitador de recintos.

Abogó igualmente por una transformación integral de la Escuela de Formación Electoral de la JCE a los fines de que en esta prime la “efectividad y el dinamismo”, en cuanto a la capacitación de los miembros de los partidos políticos y de los colegios electorales.

Reyes, con once años de labor como profesor del Programa de Educación Electoral de la JCE, hizo un llamado a la Comisión Evaluadora a los fines de que pueda ser tomado en cuenta e incluido en una de las ternas que va a someter esa Comisión al pleno del Senado de la República.

El profesor Reyes, quien cursa en la actualidad la maestría en Derecho Constitucional, dijo que si él resulta escogido para miembro titular del organismo electoral hará hincapié en la capacitación de los electores como forma de fortalecer la práctica democrática en el país.

Sostuvo que existe la necesidad de formar electoralmente a los cuadros de los partidos políticos delegados de la JCE y los miembros de los Colegios Electorales especialmente aquellos que tienen que involucrarse en la parte que tiene que ver con el escrutinio y uso del cuadernillo, esto último para el caso en que el voto siga siendo manual.

Voto automatizado
En ese sentido, señaló el catedrático que efectivamente “el voto automatizado que es la actual tendencia en el mundo”, tiene la bondad de que “elimina la posibilidad del voto nulo y lo que es el voto preferencial automáticamente se obtienen los resultados mediante una fórmula aleatoria, surgiendo una elección sin lugar a suspicacia”.

“Pero para el caso-dijo Reyes- en que el voto automatizado presente alguna dificultad por problema de los equipos, traza un plan de contingencia, un plan alternativo, que en ese caso sería poner en funcionamiento el voto manual”.

Explicaba el académico que en un centro de votación donde por ejemplo haya 24 colegios y solo en dos o tres se presentaron problemas, debe aplicarse el voto manual y, en esos casos, la votación podría seguir en los restantes.

“Se puede a esos dos o tres colegios que tuvieron dificultades, aplicar el voto manual y no hubiese dado lugar por ejemplo a la suspensión de las elecciones municipales como ocurrió en febrero último”, puntualizó.

Significó además, que los resultados se obtienen de manera más rápida con el voto automatizado, y que estos se contrastan con las actas que les son entregadas a cada delegado de partido en el colegio electoral.

Explicó que será el cotejo de las actas lo que permitirá luego a cualquier partido hacer sus reclamaciones en consonancia con los resultados automatizados que emita la Junta Central Electoral.

Pero de igual forma sostuvo que los actores tienen que involucrarse todos en cuanto a lo que es el funcionamiento del voto automatizado, a los fines de que luego no surjan los alegatos de siempre que muchas veces vienen por desconocimiento.

“En el caso de las elecciones primarias del mes de octubre del 2019, todo lo que se consideró incorrecto, frustratorio o fraudulento ocurrió al final del conteo, pero los colegios hicieron su trabajo y enviaron los resultados de cada mesa electoral, el impasse surge en la sumatoria final de la Junta Central Electoral.

En ese tenor señaló también que el pleno de la JCE tiene cuatro años para diseñar las estrategias que elimine de forma radical o por lo menos reducir cada uno de los problemas que se suscitan en cada período electoral.

El licenciado Reyes expuso la necesidad de diseñar estrategias que puedan socializarse con toda la comunidad electoral que abarcaría no solo a gestores del proceso y líderes políticos, sino también a las masas de votantes.

Indicó que en su participación en la Comisión Evaluadora fue muy puntual “en cuanto a establecer las causales que provocan que en cada periodo electoral ocurran las situaciones que traen como consecuencia la parte contenciosa, los alegatos e inclusive las quejas particulares de candidatos a puestos electivos como es el caso del voto preferencial”.

Esbozó soluciones prácticas para resolver esas situaciones, entre los que citó ampliar los márgenes de las boletas electorales entre candidatos y partidos, a los fines de evitar la confusión que se presta cuando alguien, delegado y hasta miembro del colegio electoral entiende que un voto es nulo aunque esté clara la intención del votante. “Esto da como resultado muchísimas protestas y a veces hasta impugnación en mesas, además de prolongar el proceso electoral”, apuntó.

Reyes fue ponderado por la Fundación Justicia y Transferencia para el proceso de preselección de la Comisión Especial del Senado designada para escoger los miembros titulares y suplentes de la Junta Central Electoral.