Una familia entera dedicada a la confección de pijama y ropa interior

50
Argentina Rodríguez y sus hijos

Con más de 40 años trabajando en una máquina de coser, Argentina Rodríguez,  Sacó a su familia adelante donde todas y todos aprendieron el oficio inculcado por la madre,  “costurera”,  de ahí las nietas y nietos, siguieron el legado de trabajar con el pie y el dedal. Creando una gran empresa familiar, donde todos los miembros de la casa cosen todo tipo de tejidos, para la elaboración de ropa interior y ropa de dormir.

Doña Titina, como le dicen cariñosamente sus familiares y los amigos de su sector,  dijo que gracias a la máquina de coser, hoy puede decir que levantó una familia  de 5 hijos, cuatro hembras y un varón, este último estudió derecho y trabaja su profesión, pero siempre echándole el ojo y asesorando a sus hermanas, que son hoy quienes llevan el timón de la empresa de confección.

A temprana edad   inicia a trabajar en una máquina, sin haber ido a una escuela o guiada por alguien, te lee un patrón y lo trabaja como toda experta en la materia,  con la intención de poder dar a sus hijos alimentos y educación, es así como las descendientes de  Argentina aprendieron  el oficio de la costura.

Hoy día cada una tiene un área de confección como son: pijamas, ropa interior en todas las variedades y tejidos, ofreciendo al público una alta gama de colores, texturas y modelos, cuentan con un personal de 20 operarias que trabajan jornadas de 8 a 5 de lunes a viernes.

Argentina Rodriguez, junto a la maquina de coser, su compañera inseperable.

Actualmente están incursionando en las pijamas navideñas, piezas que ha calado bien en el público dominicano, que siempre va por las elaboraciones de la familia, los tejidos a usar son : algodón, spandex, licra, mezcla de algodón y spandex y encajes.  Apuntó… que no solamente sus  hijas se han dedicado a la costura, tiene dos nietas abogadas, que pagaron sus estudios con la confección de ropa interior y, hoy tienen su espacio de confección y venta colocado en las principales tiendas del país.

“”Creo que  la vida me ha dado todo, una familia unida donde no existen pleitos, si tenemos alguna diferencia, porque siempre existe, lo hablamos y ahí quedo, vivimos todos en una casa grande y cada una tiene su casita al lado y arriba de la propiedad mía, lo que me da tranquilidad, saber que los míos están cerca.

Agregó, que a pesar de tener tantos años en el oficio, no ha tenido fortuna porque debo comprar la materia prima a terceras y cuartas manos lo que encarece el producto, también destacó, que las tiendas que compran sus productos lo hacen a bajo costo, lo que le deja un bajo margen de ganancias, a la producción que realizan.

Una manera de ganarse la vida es la que ha llevado la familia Rodríguez   quien en tiempos de pandemia, ella y sus hijas elaboración miles de mascarillas, las que ayudaron a que los seis meses que lleva la pandemia  tuvieran de que vivir.

Agregó Rodríguez, que en la vida, solo hay que tener decisión y entereza de hacer las cosa, por eso nunca vaciló,  en decir que lo mejor que me ha pasado fue  aprender a ganarme el sustento con mi trabajo y pasarle ese aprendizaje a mis hijas y ellas a sus descendientes y ver hoy como recojo los frutos de tantos años de sacrificios, lo que digo sin pensar “valió la pena”.

La gran familia Rodríguez junto a Rosario Rincón