Gerenciar el trabajo a distancia

172
Milagro Portillo

El año 2020 no ha sido nada fácil, para ninguno. Ha significado cambios en todos los aspectos de la vida diaria. Y, por supuesto, el trabajo ha sido uno de los más afectados, si afectar traduce quedar sin empleo. Si afectar, también significa que los gerentes se sienten a medias, con el trabajo que su equipo realiza, ahora, a la distancia, desde sus casas.

En la década de los ochenta, todos aquellos que estudiamos una maestría, sobre todo en áreas administrativas, escuchamos que los japoneses manejaban criterios muy adelantados, sobre el cumplimiento del trabajo, que los jefes no les exigían que estuvieran 8 horas en sus puestos de trabajo, sino que el trabajo se cumpliera. Mientras en el resto del mundo, lo importante era que el jefe abriera la puerta de su oficina y mirara a cada uno de sus empleados en los puestos de trabajo. Ello le traducía que estaban trabajando, independientemente, que lo que realmente estuvieran haciendo era calentando la silla, sin entregar a tiempo el trabajo demandado. Mucha agua ha pasado debajo del puente desde esos tiempos, donde aún, no había los adelantos tecnológicos que hoy tenemos a la mano.

Sin embargo, en este año de pandemia muchos gerentes se las han visto mal, porque el trabajo de su equipo, no los convence, no los satisface desde esa distancia que ha impuesto el COVID-19, trabajo desde la casa. Sin dejar de lado, que ya muchas empresas tenían como modalidad tener parte de su personal, trabajando desde la casa, lo que les vino, como anillo al dedo, porque ya saben como medir la eficiencia de un trabajo que no implique estar en una oficina.

Y es que liderar un equipo a distancia no es tarea fácil, si no se cuenta con las estrategias de brindar liderazgo y apoyo al grupo que no vemos a diario. Fomentar una cultura proactiva a un equipo de trabajo que ya no se controla físicamente necesita indudablemente de mantener contacto, pero a la vez, no manifestar control excesivo. Se necesita optar la comunicación como el arma eficaz para agrupar, en lugar de que pueda sentirse el equipo solo. La tecnología brinda hoy las distintas formas de comunicación, para reunir a tu equipo de trabajo. La planificación sigue siendo tan vital, como cuando se estaba en la oficina, quizás, más, porque al gerente le toca guiar a su equipo de trabajo a que pueda alcanzar las metas propuestas dentro de los plazos establecidos. Por lo tanto, los plazos para entrega de proyectos son prioritarios y el monitorear cómo van los adelantos de estos. Un buen gerente a distancia no puede olvidar encaminar a su equipo a que se organice el tiempo y que también pueda disfrutar de su familia. Porque, no olvidemos que, si se presiona a un empleado a distancia, también puede desencadenar problemas en su entorno familiar, lo que, a la larga, afectará al propio trabajo. Es decir, debemos como gerentes guiar a nuestro equipo de trabajo para que organice su tiempo de trabajo desde el hogar, con un equilibrio entre trabajo y disfrute familiar.

El buen gerente a distancia también debe entregar herramientas a sus equipos de trabajo, en la nueva realidad que las ha tocado vivir. De allí, la importancia de convocar a una reunión virtual y entregarles ideas para que el trabajo a distancia sea la mejor opción a futuro, tales como priorizar sus tareas, utilizar una agenda (de papel o digital), acondicionar su espacio de trabajo, estructurar bien el trabajo, entre otras herramientas que el equipo debe poner en práctica. Los tiempos cambiaron y los gerentes deben ser los primeros en ponerse al día sobre cómo hacer del trabajo a distancia la mejor opción para alcanzar las metas propuestas por las empresas.

Milagro Portillo
Consultora Internacional