¿Es la Inteligencia Artificial oportunidad o riesgo para la humanidad?

175
artificial intelligence brain

De Araceli Aguilar Salgado

El día que la inteligencia artificial se desarrolle por completo podría significar
el fin de la raza humana. Funcionará por si sola y se rediseñado cada vez más rápido.
Los seres humanos, limitados por la lenta evolución biológica,
no podrán competir con ella y serán superados.
Stephen Hawking

Araceli Aguilar Salgado

El mercado crece a pasos agigantados, al punto de que el 85 por ciento de las marcas de las interacciones entre empresas y clientes de servicios, funcionan con inteligencia artificial por lo que la Inteligencia artificial podría contribuir con 12,8 trillones de euros a la economía global en 2030 (7,4 debidos a venta de nuevos productos y 5,4 por mejora de la productividad), suponiendo un incremento del 14% del producto interior bruto global, en pleno 2020 la IA está presente en la cotidianidad de la humanidad cada evolucionando más a pasos agigantados, se ha convertido en una de las áreas de la tecnología digital que más ha crecido gracias a la IA y al aprendizaje automático, muchas tareas que antes requerían de largos procesos de desarrollo y amplios equipos de personas, ahora se llevan a cabo en cuestión de segundos y sin necesidad de la intervención humana, analizar e interpretar millones de datos en tiempo récord para predecir patrones útiles que permiten optimizar todo tipo de aspectos, desde el rendimiento de las empresas hasta el diagnóstico de enfermedades; o mejorar la seguridad mediante nuevos sistemas de identificación y validación inteligente, los retos a los que se enfrenta la sociedad con la inteligencia artificial serán los laborales, educacionales, sociales, incluso trascendentales y éticos entramos en una era donde la denominada IA “fuerte” trata de emular las habilidades cognitivas humanas creando oportunidades y riesgos para la seguridad política, económica, física y del ciberespacio es así la ley del progreso con nuevos escenarios, desafíos y sobretodo nuevas oportunidades estamos creando una sociedad en la que el hombre ya convive con inteligencias artificiales entre los que ya hay asistentes personales, transportes autónomos, robots en los trabajos, en hogares y mentes digitales que formarán parte de la cotidianidad.

La inteligencia artificial, constituye una amenaza para los derechos humanos, el peligro de la inteligencia artificial no va de la tecnología sino de personas que peligran sus derechos por el uso que las personas hacen de la inteligencia artificial.

De ese uso dependerá el que esta tecnología sea una oportunidad o un grave riesgo he ahí la importancia de tomarnos en serio la tarea de establecer una regulación presidida por los derechos, esa tarea no tendrá éxito si no se toma en serio también la educación en derechos, esto es, si la educación digital no incorpora a los derechos humanos, para que la inteligencia artificial sea una herramienta de satisfacción de los derechos humanos, necesitamos una educación digital que tenga en cuenta los derechos humanos el uso de la inteligencia artificial puede afectar a determinados derechos, comenzando por la libertad de expresión, que incluye el derecho a comunicar o recibir información libremente, a la hora de ejercer este derecho en línea es común apoyarse en ciertas plataformas que hacen uso de la inteligencia artificial para hacer más eficientes sus servicios en el caso de buscadores como Google, su algoritmo hace uso se la inteligencia artificial para optimizar la indexación de la información, lo mismo ocurre con plataformas de vídeo como Youtube o redes sociales como Facebook, además, muchas de estas empresas fundamentan su base de negocio en la economía de los datos, lo que también hace que la inteligencia artificial pueda interponerse en el disfrute del derecho a la privacidad.

La utilización de la inteligencia artificial con miras a proteger los derechos humanos y a proporcionar a todas las personas los valores y las competencias necesarios para una colaboración eficaz entre el ser humano y la máquina en la vida, el aprendizaje, el trabajo para el desarrollo sostenible, el desarrollo de la inteligencia artificial debe estar controlada por el ser humano y centrado en las personas; que la implantación de la inteligencia artificial debe estar al servicio de las personas para mejorar las capacidades humanas; que la inteligencia artificial debe concebirse de manera ética, no discriminatoria, equitativa, transparente y verificable; y que el impacto de la inteligencia artificial en las personas, en la sociedad deba ser objeto de seguimiento y evaluación, sólo si nos ponemos de acuerdo acerca de cómo usar la tecnología para el bien común, y no únicamente para obtener beneficios y crecimiento.

Ser humano es ser ‘un’ humano: una persona específica,con una historia de vida, idiosincrasia y punto de vista.

La Inteligencia Artificial sugiere que la línea entre las máquinas inteligentes
y las personas se desdibuja más cuando se hace un puré de esa identidad.
Brian Christian

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México