Dolores de cabeza de los padres de hoy en día

184

Para nadie es un secreto que hoy en día nuestros hijos están muy involucrados en las redes, lo peor de todo, es que no realizan nada productivo.

Por: Ramona Bourdierd

El uso persistente y recurrente de internet para participar en juegos, a menudo con otros jugadores, provocan un malestar clínicamente significativo, tal como lo indica las siguientes características, la preocupación por el juego de internet, el individuo piensa en actividades de juego previas o anticipa jugada al próximo juego: las redes se convierten en las actividades dominando la vida diaria.

De igual manera aparecen síntomas de abstinencia al quitarle los juegos por internet. Estos malestares se describen típicamente como: irritabilidad, ansiedad, o tristeza; pero no hay un signo físico de abstinencia farmacológica. así mismo, la tolerancia a la necesidad de dedicar cada vez más tiempo a participar en dicha actividad; igualmente la pérdida del interés por aficiones y entretenimiento previos como resultado y con la excepción de los juegos de internet.

Ha engañado a miembros de su familia, terapeuta u otra persona con relación a la cantidad de tiempo que dedica a dicha actividad; así mismos ha puesto en peligro u ha perdido una relación significativa, trabajo u oportunidad educativa o laboral.

Característica diagnóstica

En la actualidad el juego patológico es el único trastorno no relacionado con sustancia que ha sido propuesto para su inclusión entre los trastorno relacionado con sustancias y los trastorno adictivos del dsm-5 sin embargo, hay otros trastornos comportamentales que muestran otras semejanzas con los trastornos relacionado con sustancia y con el juego patológico para lo que suele emplear la palabra adicción en los ámbitos no médico, y la única afección que cuenta una biografía considerable en la práctica compulsiva de juego por internet. Este juego se ha definido como una ¨adicción¨ por el gobierno de china y se ha establecido un programa de tratamiento.

Se ha publicado reseña acerca del tratamiento de esta afección en revistas médicas, principalmente en los países asiático y algunas en estado unido.

Un grupo de expertos revisó más de 240 artículos y encontró algunas semejanzas comportamentales del trastorno del juego por internet con el juego patológico y con los trastornos por el consumo de sustancia. Sin embargo, la bibliografía aqueja la ausencia de una definición estándar a partir de la cual conseguir datos de prevalencia.

El trastorno de juego por internet tiene una importancia significativa para la salud pública, y para la investigación adicional podría proporcionar evidencia de que el trastorno de juego por internet. También denominado trastorno por uso de internet, adicción a páginas web u los juegos. Merecen ser llamado un trastorno dependiente. Tal y como sucede con el juego patológico, debería haber estudios epidemiológicos para determinar la prevalencia, del curso clínico, la posible influencia genética y los factores biológico-potenciales basándose, por ejemplo, en los datos de imágenes de cerebral.

característica asociada que apoyan el diagnóstico.

No se han encontrado tipos de personalidad consistente asociados al trastorno de juego. Algunos autores describen diagnósticos asociados, como los trastornos de depresión, trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) o el trastorno compulsivo depresivo (TOC). en los individuos con juego por internet compulsivo se ha encontrado una activación cerebral desencadenada por la exposición al juego de internet en regiones específicas que no se limitan al sistema de recompensa.

Consecuencias funcionales del trastorno de juego por internet

Este trastorno por juego en línea puede llevar al fracaso escolar, a la pérdida de trabajo o al fracaso matrimonial. El comportamiento del juego compulsivo tiende a desplazar las actividades sociales, escolares y familiares normales. Las notas de los estudiantes pueden ir en declive y finalmente llevar al fracaso académico.

Diagnóstico diferencial

El uso excesivo de internet que nos conlleva jugar online. Por ejemplo, el uso excesivo de los medios sociales, como Facebook, o ver pornografía online. No se considera análogo al trastorno del juego por internet, y las investigaciones futuras acercas de los otros usos excesivo de internet deberán seguir unas directrices similares a las aquí se sugieren.

Vamos a poner un poco de cuidado a nuestros hijos con el uso excesivo a las redes ya que sabemos que no le están haciendo nada favorable estar día y noche pegado de una pc, celular o laptop; vamos a crear un ambiente más recreativo más positivo que en su futuro será de gran bendición en su vida y la de nosotros los padres. Si ellos se van a enojar al máximo, pero acuérdate, padre las buenas enseñanzas que te dieron tus ancestros y lograron sacar lo mejor de ti.

La autora es Estudiante Psicología Clínica Reside en Santo Domingo