La oscuridad nos fortalece

187

’Un simple cortocircuito produce una luz en la oscuridad’’.  El autor

Por: Carlos Martínez Márquez

Mas allá de las dudas que nos llevan a pensar de lo cuan frágiles somos, siempre, habrá un halo de trasfondo en medio de la penumbra. Tenemos la inmensa capacidad de replicarnos entre sí, porque tenemos altibajos que buscan experimentar que nuestra fortaleza interna es un instrumento espiritual para ver en distintos ángulos la forma de ver la realidad de nuestro entorno.

No es sencillo para el ser humano la consistencia— como para crear— un formato de vida en que la simetría sea el punto de partida y retorno a nuestra esencia, sin el temor a que podamos tropezar en caminos angostos de ‘’croma’’ alegóricos a la certidumbre existencial.

Desde el punto de vista de Friedrich Nietzsche planteaba lo siguiente: [‘’ la denuncia de la connotación moral de la idea de verdad, modulada a lo largo de los varios platonismos que se han sucedido desde la antigüedad, revela en positivo una apuesta por la experiencia directa de la vida, una aprehensión de la plenitud que no se acomoda en conceptos ni puede referirse con la deseada y tranquilizadora claridad. Este pensamiento reclama, de hecho, una comprensión que tenga en cuenta, asimismo, el lado menos amable, oscuro e impensado de la realidad’’].  Jacobo Zabalo, profesor de filosofia, en su intento por hacer una interpretacion   en la compresion de Nietzsche tratando de mostrar como a traves de ellas la misma oscuridad |busca tornarse reveladora. El autor refiriendose al filosofo, retrataba que las referencias  conocidas como el ‘’oscuro’’no son numerosas pero si muy sintomaticas cuando tienen lugar, como tambien lo es el estilo aforisico, enigmatico y profundamente estimulante de los ‘’dardos’’que el propio Nietzsche nos tiene acostumbrado’’. (Zabalo)

Cada quien tiene su ‘’Némesis’’ en su lado oscuro; se da una lucha constante con relación a la necesidad del ser en auto-infligirse en términos abstractos a lo irascible, al dolor, a la tristeza o la alegría. Todas estas emociones son aporeticas [ incomprensibles] ya que nuestro nivel de comprensión se encuentran en un punto de modo tal que cambia de una estación a otra, la llamada ‘’crisis de la comprensión y la clave de la comprensión ‘’parte de una esencia real más allá de lo imaginable. La oscuridad inhabilita el instinto de conservación e intelecto del ser, la independencia y la probable incapacidad de defenderse de los trastornos metafísicos que les acarrea. El día a día nos lleva a diferentes horizontes, el colorido que nos brinda la vida haría factible una reversible causa que propicie o viabilice una mejora existencial de nuestro ser sin estar envuelto en nebulosas de la que muchas veces reciclamos y no salimos de su epicentro por comportarnos como seres frágiles.

Muchas veces, en nuestra siquis existe la necesidad emocional que raya en los extremos: La necesidad de sentirnos contentos o melancólicos. Es como si estuviéramos reprogramando el punto de equilibrio para establecer en donde podemos ubicar la señal de conectarnos a esos medios que nos hace contemplar lo maravilloso que es desde nuestra perspectiva la fortaleza interna partiendo desde lo oscuro para llegar a la claridad al final del camino. Tenemos la inmensa capacidad de observarlo todo desde la oscuridad. Cuando se esta dentro del vientre de la madre permanecemos durante nueve meses encerrado en esa capsula que nos protege del mundo exterior, pero que, desde allí, tenemos el instinto natural de conquistar nuestra independencia con cierta determinación.

Aprendamos a golpear con el bate —la pelota— desde un cuarto oscuro. La concentración es importante para saber cuál rumbo tomar, porque muchas veces, tenemos las cosas de frente y no las vemos tan claras.

El autor es articulista-escritor