Novela gráfica da a conocer la historia de John Lewis a una nueva generación

110
El difunto congresista John Lewis, flanqueado por el ilustrador Nate Powell, a la izquierda, y el coescritor Andrew Aydin, camina con jóvenes fans en la “Comic Con” de 2017. (© Carlos Gonzalez/The New York Times)

Con o sin pandemia, los estadounidenses esta semana conmemorarán la Marcha de 1963 por el Empleo y la Libertad en Washington, una culminación del movimiento que impulsó importantes leyes de derechos civiles en Estados Unidos.

Lo harán en línea y en eventos organizados en Estados Unidos así como en Washington, donde se calcula que un cuarto de millón de personas se congregaron el 28 de agosto de 1963.

Muchos se inspirarán en la trilogía de novelas gráficas llamada March, de la que es coautor el difunto congresista John Lewis y que se publicara en serie desde 2013 a 2016. La serie es un superventas, y el tercer libro de la trilogía es ganador del Premio Nacional del Libro.

Obra de arte en blanco y negro que muestra a una gran multitud vista desde el monumento a Lincoln, con el monumento a Washington al fondo (Arte de Nate Powell de marzo © John Lewis and Andrew Aydin, foto cedida por Top Shelf Productions)
La Marcha en Washington de 1963 (Arte de Nate Powell de marzo © John Lewis y Andrew Aydin, foto cedida por Top Shelf Productions)

A los 23 años, Lewis fue el orador más joven en el monumento a Lincoln aquel día de agosto de hace 57 años, dirigiéndose a la multitud inmediatamente antes del famoso discurso “Tengo un sueño” de Martin Luther King Jr.

ShareAmerica habló con los colaboradores de Lewis en marzo, el coautor Andrew Aydin y el ilustrador Nate Powell, para conocer su asociación artística con el difunto congresista.

Todo comenzó hace años, cuando Aydin, entonces ayudante en la oficina de Lewis, dijo a sus colaboradores que planeaba asistir a la “Comic Con”, una convención anual de creadores y fans de los cómics. Los compañeros de Aydin se burlaron de él, hasta que Lewis intervino para decir que un cómic sobre King de 1957 había influido en su propio camino, de joven activista a miembro del Congreso de Estados Unidos durante mucho tiempo.

Aydin sugirió que Lewis narrara su experiencia para un cómic. Pero Lewis, que ya era el autor de unas memorias tituladas Caminando con el viento, era escéptico. “Hizo falta algo de convencimiento para persuadir al congresista Lewis de que un cómic era el camino correcto para llevar la historia del movimiento de los derechos civiles a las nuevas generaciones, pero una vez que se convenció, abrazó la idea con todo su ser”, dice Aydin.

Crear un clásico moderno

Aydin recuerda haber entrevistado a Lewis después del trabajo o los fines de semana. Mientras hacía el cómic, le mostró al congresista cómo iba el guion y le pidió su opinión.

Tres hombres posando para foto con estructura del puente a la vista detrás de ellos (© Sandi Villareal)
Powell, izquierda, y Aydin, derecha, posan con el coautor Lewis en el puente Edmund Pettus en Selma (Alabama). (© Sandi Villareal)

A medida que se publicaba cada volumen, los tres colaboradores aparecían juntos en eventos de presentación. A veces, “una pregunta del público o algo sobre el lugar que visitamos provocaba un recuerdo” para Lewis, “y él decía, ‘Tenemos que asegurarnos de que eso está ahí’”, dice Aydin.

Powell, que hizo sus ilustraciones en blanco, negro y tonos de gris, evocando las imágenes de las noticias de televisión de la era de los derechos civiles, describe el proceso de colaboración como “muy intenso”, que requiere una comunicación a tres bandas en cada paso.

“A partir del guion de Andrew, que típicamente cruzaba los detalles con otros relatos históricos” y las memorias anteriores de Lewis, mientras desenterraba fotos de la época de los derechos civiles, dice Powell. “Todo el proceso era de inmersión”, con nuevos detalles de Lewis siempre que los tres hombres viajaban juntos, lo cual era frecuente.

Powell captó la forma de describir la violencia que sufrieron los activistas de los derechos civiles cuando protestaron contra la segregación y la denegación del derecho al voto de los afroestadounidenses.

Ilustraciones de cómic muestran a un hombre hablando (Arte de Nate Powell de marzo © John Lewis y Andrew Aydin, foto cedida por Top Shelf Productions)
Un joven John Lewis muestra determinación. (Arte de Nate Powell de marzo © John Lewis y Andrew Aydin, foto cedida por Top Shelf Productions)

“Si una secuencia violenta conjuraba sentimientos de repugnancia, horror o ansiedad en mí en la mesa de dibujo, sabía que estaba transmitiendo la escena correctamente”, dice Powell. “La violencia es fea y horripilante, así que mantuve mi proceso rápido y crudo”.

Un acontecimiento… y una lección.

Después de la publicación de marzo, Aydin, todavía aficionado a la Comic Con, encontró muy divertido presentar a Lewis en el festival. “Al congresista Lewis le encantaba ir a la Comic Con. Lo llamaba ‘un acontecimiento’”, dice Aydin. “Le encantaba la gente, y estar rodeado de un nuevo grupo de personas era fascinante para él. Recuerdo la alegría en su rostro, al ver la fila para pedir su autógrafo en su primera Comic Con”.

Lewis disfrutaba especialmente recreando sus famosas marchas de protesta cuando se reunía con niños en los festivales de cómics, recuerda Aydin.

“Liderar las marchas por toda la Comic Con era irreal”, dice Aydin. “Salíamos con unos pocos cientos de estudiantes, y cuando llegamos al piso de la convención, había miles de personas marchando con nosotros. … Estábamos tratando de mostrar a las nuevas generaciones cómo marchar para que estuvieran listas y preparadas para continuar la lucha”.

La trilogía de “La Marcha”, ahora presente en muchos programas escolares, muestra cómo los jóvenes, hace décadas, produjeron los cambios necesarios en la sociedad. Hoy en día, dice Powell, “cualquier joven debe entender que este momento de su vida no es un simulacro, y nunca lo fue”.

Fuente:  https://share.america.gov/