Narcisismo, redes sociales y negocios

160
Milagro Portillo

Hasta la coronilla, es un termino utilizado para decir estar cansado y harto de una cosa o persona. Así andamos en las redes sociales donde muchas personas ya ni saben que postear, para llamar la atención. Lo preocupante es que muchas de estas personas utilizan las marcas de sus negocios o lugares de empleo, disque, para hacer publicidad a lo que ellos venden. Generando un rechazo al espectador, cuando las descargas se convierten en muchas durante el día y que además van acompañadas de una imagen de la persona o vendedor.

Las redes sociales por su categoría de ser abiertas cualquiera lo accede sin analizar de alguna forma, que, si no se sabe hacer uso de ellas, más que ayudar a la venta de un producto o negocio, afectara negativamente al mismo.

La antropólogo y docente argentina, Paula Sibilia apunta “En la nueva sociedad del espectáculo, éste está directamente relacionado con el marketing que también impera. Creo que Instagram es la encarnación más precisa de este movimiento, al menos hasta ahora, con su exitosísima incitación a que todos vivamos vidas instagrameables. Me refiero a la estética publicitaria mediante la cual se intenta mostrar una vida feliz, bella y exitosa con códigos casi idénticos y muy poco espesor o sutilizas, aun cuando todos se desvivan por ser originales y hasta crean que lo están logrando”.

Antes de escribir el presente artículo consulté de forma individual a jóvenes sobre el tema. Y también a un grupo de periodistas para saber que pensaban acerca de estas repetitivas exposiciones de personas en las redes. Porque lo llamativo es que no se trata solo de las nuevas generaciones, participan todas. Los comentarios no se hicieron esperar, muchos señalaban que dejaron de seguir a las personas que postean más de una imagen, selfie con las mismas descripciones, donde el yo se repite interminablemente; “yo soy feliz”, “yo me siento realizada”, “yo soy el elegido de Dios” y pare de contar los yoísmos o, mejor dicho, egocentrismo. Una de las exposiciones apuntaba la autoaceptación, donde en el caso de la máxima exposición en redes pareciera llevarnos al concepto equivocado, que no es otro que aceptarse, no es negar lo negativo que podamos tener. Pero que en redes sociales esa autoaceptación pareciera que de negativos no tenemos nada, que toda nuestra vida es un positivo. Y el termino narcisismo fue otro que caracterizo las repuestas de los consultados. El narcisismo ya viene siendo tema de estudio desde hace varios años por prestigiosas universidades, justamente relacionado con el uso de las redes sociales. Y aunque usted no lo crea, los narcisistas han encontrado en las redes sociales un lugar único para el desarrollo de su trastorno mental.

Es necesario revisar en el caso de los negocios o marcas qué están haciendo los vendedores o representantes de estas en sus redes sociales. Porque ello perjudica, al contrario de sumar ventas o posibles compradores.

Entienda que usted no es Albert Einstein donde sacando la lengua va a generar mayores seguidores. Entienda que para que su negocio, marca o producto camine en un mercado, necesita posicionarlo, no posicionarse usted. Al menos que usted sea una persona muy conocida a nivel nacional o internacional, donde indiscutiblemente será su imagen la que venda. Pero para ello, no solo tendrá de seguidores a sus amigos sino a un universo de personas que usted no conoce.

¿En dónde se encuentra usted? Trate de responderse, cómo está utilizando las redes sociales, sobre todo para publicitar su profesión, negocio, producto o marca.

 

Milagro Portillo

Consultora Internacional