Entrevista: Lo último del proyecto presidencial 2024 de Ramfis Domínguez Trujillo

188

Por: Elvin Dominici

¿Cuál es su opinión acerca de las pasadas elecciones presidenciales en el país?

“Estas fueron las elecciones presidenciales donde el pueblo dominicano impuso su voluntad en contra del oficialismo. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) tenía un fraude montado. Para poder sobrepasar el fraude Luis Abinader tenía que sacar por encima de un 60% de los votos del electorado para ganar. El factor más determinante fue que el pueblo estaba tan harto del PLD y por esta razón hubo un voto de rechazo y por ser el pueblo el máximo soberano, fue un ejemplo de un llamado a la conciencia; me llena de mucha satisfacción ver que se logró su cometido de sacar a los delincuentes del oficialismo”.

¿Por qué usted no hizo una alianza con otro partido para las elecciones presidenciales?

“Una alianza en las pasadas elecciones presidenciales con cualquier otro partido nos convertiría en más de los mismo. Los políticos tradicionales solo buscan beneficios personales. Tuvimos varias ofertas en las elecciones, muy tentadoras de ministerios y cuando vieron que no cedía, me ofrecieron grandes cantidades de dinero y jamás estaremos en disposición de vender nuestra dignidad y traicionar la confianza que nos tiene el pueblo dominicano. Nosotros en este proyecto político tenemos exclusivamente un interés patriota y nacionalista. Estamos aspirando a la presidencia del país y basamos nuestro plan de gobierno a favor del pueblo y esto nos distancia de todos los políticos tradicionales. Tuvimos varias personas dentro y fuera del proyecto ramfísta presionandonos para hacer una alianza con Luis y los demás. Al final imperó la responsabilidad que nos caracteriza y que tenemos con el país.

Este es el único proyecto político que es íntegro, que no tiene cola que le pisen y no tiene beneficio del gobierno. Por esta razón somos el único que tiene la moral de exigir y hacer oposición al gobierno. Nosotros tenemos una condición privilegiada en el campo político tradicional del país y no podemos tirar la confianza del pueblo a la basura.

La presión que nosotros tuvimos en las última dos semanas de las elecciones nadie se la puede imaginar, por un sin número de factores: la falta de recursos económicos con la campaña y el intento de quiebra de este por Danilo Medina, la presión de nuestros candidatos de que apoye a uno u otro partido, ofertas de todas clases para imponernos una decisión. Estuvimos bajo un ataque feroz por todas partes. Al final, nosotros nos reunimos con todos los candidatos que estaban en la palestra electoral porque tenemos la obligación de reunirnos con todo mundo. El nivel de estrés que vivimos de que cada vez que sostuve una reunión con algunos sectores políticos del país, a los dos minutos se enteraba la prensa y la gente lo sabía. Al nivel que las últimas dos semanas antes de la elecciones decidí cortar la comunicación con mi familia, para enfocarnos por completo en las decisiones políticas de nuestro proyecto”. Al final la realidad es que imperó la coherencia del proyecto y no nos aliamos con nadie, ya que no representan los intereses del pueblo.

¿Cuál ha sido para usted la mejor lección de enseñanza política de la pasada campaña presidencial?

“El impedimento de la certificación de nuestro Partido Esperanza Democrática (PED), nos obligó a unir fuerzas con partidos emergentes del país, esto fue un error fatal. Primero, la alianza con el Partido Demócrata Institucional (PDI) ocasionó que parte fundamental de la estructura ramfísta fuera absorbida por este partido. Esto dió como resultado que se dividiera nuestra dirigencia y que la militancia perdiera su norte al igual que con el Partido Nacional de Voluntad Ciudadana (PNVC). Nunca nos recuperarnos después de la divisiones con estos partidos. El tener alianza con otros dos partidos y dos estatutos creó mucha confusión.

A causa de estos desaciertos, nosotros ahora tenemos el enfoque primario de consolidar nuestro Partido Esperanza Democrática (PED) y tenerlo aprobado con la Junta Central Electoral (JCE) antes de fin de año. Es imperante que nuestro proyecto tenga su propia casa con sus estatutos, imponiendo siempre la disciplina y el orden entre nuestro militantes y dirigentes.

Estamos convencidos que la mala política en la República Dominicana se debe transformar, ya que esta solo beneficia a un grupito de delincuentes que dividen las instituciones públicas. Nuestra prioridad es ser el eje central que cambie esta doctrina de corrupción política, nosotros queremos transformar e impulsar una democracia para todos. Un gobierno que este primero al servicio del pueblo y no al servicio de los políticos”.

¿Cuáles son las tres decisiones que hubiera tomado diferente en las pasadas elecciones presidenciales con lo aprendido?

“Nosotros hicimos el bachillerato, la universidad y un doctorado político en la pasada contienda electoral del país. Nosotros aprendimos de nuestros errores y toda las lecciones que nos dieron las altas y bajas de nuestro proyecto en los últimos tres años en la palestra política nacional.

Primero: Jamás pactaremos con otro partido político en las condiciones que imperó con el (PDI) y el (PNVC), por esto estamos trabajando para certificar el (PED), la casa de todos los ramfístas.

Segundo: Vamos a imponer la disciplina para construir un proyecto ordenado. La inestabilidad no nos permitió consolidar nuestro proyecto. Nos faltó sostener un régimen de disciplina en toda nuestra organización política. Vamos a tener un control hermético con las futuras alianzas políticas.

Tercero: imponer una depuración óptima de nuestros candidatos mediante un proceso de validación con estos. Lamentablemente por nuestra alianzas tuvimos que darle cabida a todo el mundo y no todo el mundo quiere lo mejor para el país. Estos deben de demostrar su nivel liderazgo en el proceso que desarrollan su postulación a un cargo. Estos tienen que ser líderes en sus comunidades y dentro del partido. El ser parte de un proyecto político como el nuestro debe imperar el amor al país y la vocación para ser un servidor público.

Los retos y obstáculos en nuestra aspiraciones políticas han dado cabida a un remenión del árbol y saber quienes están o no con nosotros. Esto ha depurado nuestra militancia y dirigentes porque no se puede llegar al gobierno con persona que simplemente no suman y tienen agendas personales. Hoy los dirigentes que están con nosotros, son personas que tienen primero al país y eso es lo importante”.

5. ¿Usted llegó a someter el recurso de amparo para certificar su candidatura con Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH)?

“No. Nosotros dejamos todo en manos de nuestros abogados antes de salir desde Miami a la República Dominicana. Estos por prudencia avisaron que deberíamos someter los documentos hasta después del proceso de la pandemia del coronavirus para que este se pueda tratar con la la prudencia necesaria. A pesar que la CIDH estaba valiéndose del internet para someter casos, esto no crearía el mismo efecto. Además los atrasos de los casos pendientes de la CIDH, nos iban a imposibilitar presentar el caso antes de las elecciones del 5 de julio.

Por otro la lado, había una diferencia de opiniones entre los abogados de nosotros porque algunos de ellos entendía, que deberíamos agotar todos los recursos jurídicos en el país, tales como: el Tribunal Superior Administrativo (TSA), la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y el Tribunal Constitucional (TC) antes de poder acudir a la CIDH. Nuestros abogados en consenso con los dirigentes de nuestro proyecto político, llegamos a la conclusión de no llevar esta instancia a la justicia de forma apresurada con el tiempo en contra.

Al ser nuestro caso de tanta trascendencia, a cambio de someter de una forma improvisada sin darle el procedimiento que lleva de rigor, nosotros decidimos que imperara la sensatez y concluimos en esperar. Ya que si ganábamos el caso, tendríamos que recurrir al sistema judicial criollo para que acatarán y aceptarán nuestra candidatura en una instancia con dos semanas antes de las elecciones.

Por estas razones nosotros concluimos que la mejor opción era esperar que pase la pandemia del coronavirus y las elecciones presidenciales, para entonces actuar sobre la base del derecho democrático y el derecho constitucional de que Ramfis Domínguez Trujillo sea candidato presidencial certificado por la (JCE). La presión del tiempo lo tuvimos en contra y por eso fue lo más idóneo, trabajar en base a que las elecciones presidenciales del 2024. Nosotros antes de las elecciones del 2024 tendremos garantizado nuestra certificación de candidato presidencial y la postulación de nuestro partido el (PED).

Nosotros estamos seguros que en los próximos seis u ocho meses vamos a poder superar este impedimento ilegal en contra de mi persona, sea en la justicia dominicana o de la mano con la CIDH. La certificación de varios candidatos presidenciales que tenían doble nacionalidad es el precedente jurídico que nos valida para ser candidato presidencial en el 2024”.

6. ¿Están todos los documentos y requerimientos listos para certificar su Partido Esperanza Democrática (PED) con la (JCE)?

“Nosotros cumplimos con todos los requisitos de la (JCE) para la certificación de nuestro partido el (PED), primero, contamos con locales en todas las provincias del país. Segundo, ya tenemos los estatutos, símbolos y colores (simbología, misión y visión) que nos diferencia e identifica como organización política. Tercero, nosotros tenemos el programa de gobierno más detallado y ambicioso de la historia del país totalmente desarrollado. Todos estos elementos lo tenemos hace más de cinco años, porque nuestro partido se fundó originalmente el 31 de octubre del 2014 en la ciudad de Nueva York. Finalmente, nuestro partido cuenta con un padrón electoral con más de un millón de inscriptos que sobrepasa el 2% del electorado que exige la (JCE).

La casa nacional del Partido Esperanza Democrática (PED) será inaugurada en el próximo mes de septiembre en la capital, que será el epicentro de nuestro proyecto político a nivel nacional. La prioridad ahora es de construir un Directorio Central Ejecutivo (DCE), de la mano con la organización de la dirigencia a nivel nacional y también internacional con la diáspora. Todos estos trabajos han estado bajo la supervisión de la Comisión Nacional de Organización (CNO). Una de las decisiones fundamentales es la creación de una escuela de política dentro del partido para que todos los dirigentes que quieran participar y así forjar una nueva generación de políticos.

Después de la inauguración de nuestra casa nacional, vamos a someter a finales de septiembre la solicitud de reconocimiento del Partido Esperanza Democrática (PED). Estamos seguros que antes de que finalice el año, tendremos nuestro partido reconocido”.

7. ¿Cómo usted puede lidiar con los ataques personales, juicios de valores por su apellido y cómo esto afecta a su familia?

“Esto es un proyecto que exige tanto de ti, que si no estás totalmente convencido de que es lo que tu quieres hacer, nunca podremos llegar a la presidencia del país. Nosotros estamos nadando en contra de la marea de los políticos tradicionales. Nosotros estamos enfrentando el estatus quo del país. Por esta razón a nosotros no nos quieren, porque estamos luchando en contra de grandes poderes políticos y económicos que están pegados de la teta nacional. Estos no quieren que venga un cualquiera, “menos el nieto de Trujillo” a dañar el juego de corrupción. Es abrumador el beneficio económico que este grupo le saca al estado dominicano. Este proyecto que dirigimos se tiene que hacer por pasión y amor por nuestro país, porque no existe dinero en el mundo que pueda comprar el compromiso con la patria.

Nosotros hemos sido muy claros con mi familia, les digo que no entren en las redes sociales para que no se contaminen con la propagación de mentiras y ataques de los detractores que me iban a atacar simplemente por mi apellido. Nosotros tenemos toda la vida lidiando con ataques políticos y personales desde el año 2010, cuando estando en todo el derecho constitucional de apoyar un proyecto de ley, como cualquier otro dominicano, fuí expulsado de este. Nosotros sabemos que estos ataques son parte de la cotidianidad de la cultura dominicana que en la política impera la suciesa, maquinaciones, los ataques personales sin fundamento, las noticias falsas, artimañas y mecanismos para destruir al otro.

En nuestro país no impera una campaña de propuestas que ayuden al pueblo, sino campañas sucias para destruir y desacreditar a un candidato. Nosotros representamos una amenaza no solo al gobierno de turno, sino a toda una clase política y por esto a nosotros los ataques son feroces y despiadados.

Los ataques vinieron de todos lados, desde el oficialismo, la oposición y hasta de ex aliados. Nosotros hemos aprendido que al final de cuentas, estas mentiras se caen por sí mismas, ya que las acciones hablan más fuertes que los chismes y ataques bajos. Por ejemplo, algunos aseguraron que yo hice una alianza con el PLD, otros confirmaron que hice una alianza con Abinader y al final imperó nuestra decisión de que no hicimos alianza con nadie.

La maldad que existe en estos ataques y cuando estos son abusos despiadados, nosotros tomamos la decisión de distanciarme de todo y ponerme a orar. Al final yo soy un ser humano, pero Dios es quien está en control. Nosotros nos enfocamos con más fuerza aún en el proyecto y en producir acciones positivas”.

8. ¿Por qué el pueblo dominicano puede confiar en usted y elegirlo como presidente en el 2024?

“Una de las herramientas más importantes de un político es la coherencia. El que no muestra una base fundada de una postura, muestra que la esencia del político no es auténtica, sino que acomoda su postura de acuerdo a sus intereses. En nuestro caso, le puedo caer bien o no, lo que nadie puede atacar es la coherencia de nuestro proyecto porque nuestras ideas son extremadamente claras y coherentes en toda nuestra trayectoria política. Somos fieles a nuestros principios, hemos hecho de todo para mantener la honestidad de nuestro proyecto. No doblegarse, para mantener la integridad de este proyecto porque nuestra meta es el rescate de la República Dominicana y restauración de la patria. Nosotros no vamos a permitir que bajo ningún concepto nada ni nadie pueda entorpecer nuestro propósito de sanear el país.

Una de las pruebas más grandes fue poder salir ileso de esta contienda política y no permitir que por presiones de sectores políticos descontinuar los valores y dignidad de nuestra meta nacionalista. No permitimos ser parte de la problemática política confabulada en contra de los dominicanos, esto nos valida que somos la única propuesta electoral que va de la mano de los intereses del pueblo.

En un gobierno de Ramfis Domínguez Trujillo de todos nuestro adeptos, con el Partido Esperanza Democrática (PED) va ha ser un gobierno de orden, de disciplina, firmeza donde se respeten las leyes y la constitución. Va a ser un gobierno que va a perseguir y erradicar la corrupción en el país. Nuestro gobierno va ser sensible a todas las necesidades del pueblo dominicano. Nuestro mayor cometido es imponer una verdadera y real democrácia para la presente y futura generaciones de dominicanos”.

El autor es

Educación: Maestría en Finanzas/ Maestría Contabilidad.
Autor libros; Flor de los deseos y Rosa Negra.
Educador
Activista Social y Político.
Reside: Jersey City, NJ, USA.