La Fuerza del Pueblo y su carrera de obstáculos superados

144

Por Francisco Luciano-

La Fuerza de Pueblo es una organización que tiene como misión transformar la República Dominicana, en un país más justo y para ello se inspira en los principios originales de nuestros padres fundadores, se fundamenta en los ideales de los restauradores de la república , asume los valores libertarios de resistencia contra la intervención estadounidense de 1916 a 1924, los anhelos de los luchadores contra la tiratira expresados en la epopeya del 14 de junio de 1959, en el noble sacrificio de Manolo Tavares Justo y sus compañeros en 1963, en los hombres y mujeres de abril 1965 y reivindica el pensamiento progresista y de avanzada del ilustre maestro de la política, el profesor Juan Bosch.

Somos un hibrido fecundo entre quienes integramos y sostuvimos por cuatro décadas al Partido de los Trabajadores Dominicanos, PTD, organización que reivindicó los valores y principios de los hombres y mujeres de la Raza la Inmortal y del otro las fuerzas sociales que dentro del Partido de la Liberación Dominicana, se negaron a convivir con la trampa como método degradante de la actividad política y que junto al Dr. Leonel Fernández, dejando atrás más cuarenta años de militancia, para continuar con otro medio su camino en la lucha por el respeto a la democracia, libertad y el apego a la constitucionalidad.

Para establecerse, la Fuerza del Pueblo, tuvo que vencer una cadena de obstáculos más allá, de lo que impone la Ley a cualquier partido político, ya sea para conformarse como nueva entidad o para transformarse como lo fue nuestro caso.

Diversos fueron los obstáculos que nos impuso el poder, que además de recurrir a invocar falsedades legales, también hizo uso de su poder coercitivo de manera retorcida para intimidad a ciudadanos y a instituciones, a los fines de excluirnos del sistema de partidos legalmente constituido.

No debe dejarse de lado que la Fuerza del Pueblo surgió en un momento electoral y que por lo tanto recibió el ataque combinado, tanto contra su formación legal y estructural, como contra su principal propuesta electoral, encarnada en la candidatura presidencial del Dr. Leonel Fernández.

Contra el cambio de nombre del PTD a Fuerza del Pueblo, hubimos de encarar en la justicia las más ridículas e inverosímiles oposiciones. En los tribunales y ante la Junta Central Electoral se presentaron objeciones absurdas, que tenían como objetivo retrasar los procesos de cambio de nombre, para lo que hasta se contrató a un santiaguero de malos espíritus, que reclamó la paternidad sin madre, del nombre

Fuerza del Pueblo. Luego le siguió la objeción por parte del PLD, al color verde, utilizando para ello un comodín puesto a su servicio por tener registro ante la JCE.

Derrotados esas tentativas, desde el PLD y el gobierno se inició una segunda ola de demandas y objeciones, tanto ante el Tribunal Superior Electoral, TSE, como por vía de la Junta Central Electoral para tratar de anular la Convención del PTD que eligió al Dr. Leonel Fernández como candidato presidencial. Así mismo la JCE, necesito de un fallo judicial para admitir la candidatura de Leonel Fernández, debido a las presiones ejercidas desde el gobierno contra los integrantes del organismo electoral.

Como se ha podido apreciar, la Fuerza del Pueblo y su candidato presidencial fueron mantenidos en vilo y la bajo el manto de la duda generalizada, de si Leonel podría ser candidato, situación que se mantuvo hasta final del mes de enero 2020. Una batería bien articulada de comunicadores, opinadores en la radio, la televisión, prensa, twitteros y todo tipo de redes, se puso al servicio del grupo de poder, para operando con agresividad, generar en el imaginario de la población, que ni la Fuerza del Pueblo, ni Leonel Fernández tenían posibilidades de participar del proceso electoral en marcha. En el propósito de denostar a Leonel Fernández hasta se trajo al país a un embajador obsesivo compulsivo para que se colocara al frente de los ataques.

Cada paso que daba la Fuerza del Pueblo encontraba un “cristiano de noble sentimientos”, que, alimentado por el PLD y el gobierno, firmaba un recurso o una demanda de objeción o en nulidad.

Mas de un “jurista” asumió la defensa de preservar al PTD, como un “patrimonio” del pueblo dominicano por encima de la voluntad de su propio congreso y de la casi totalidad de sus miembros. Los costosos espacios pagados en los periódicos de circulación nacional contienen las evidencias que delatan al equipo de canallas que actuó bajo contrato.

Saltados todos los obstáculos y chicaneadas legales, no quedo más remedio que reconocer a la Fuerza del Pueblo y aceptar que conforme la constitución, el Dr. Leonel Fernández nunca tuvo impedimento para ser candidato presidencial. Entonces se inició un sordo, rudo y tenaz laborantismo para borrar a la Fuerza del Pueblo y a Leonel Fernández de los grandes medios de prensa, excluir sus opiniones, juicios y acciones en todos los espacios de opinión como una pared de concreto impuesta desde de palacio que busco reducirnos.

Mas de un potencial colaborador de la Fuerza del Pueblo, recibió el chantaje y la presión, inescrupulosa y falta de ética de la Dgii. Luego vino la guerra de encuestas, así como el uso politiquero de la pandemia del covid-19, para imponer un toque de queda, que en los hechos para la oposición política equivalía al arresto domiciliario, pues el candidato del gobierno hacia campaña de día y de noche, haciendo uso grosero de los programas sociales del gobierno.

Las frustradas elecciones del 16 febrero 2020 y el posterior informe presentado por la Organización de Estados Americanos, OEA, vinieron a comprobar toda la trama y diabluras fraudulentas denunciadas por Leonel Fernández durante las primarias del PLD, dejando claro en la conciencia nacional que desde la Junta Central Electoral se actuó en complicidad y al servicio del grupo que desde el Palacio Nacional se robó las primarias del PLD.

La Fuerza del Pueblo salió airosa del proceso logrando su legitimidad como organización con derecho a existir al amparo de la constitución y las leyes de la nación. Se consolidó en apenas ocho meses como un partido mayoritario, constituyendo la segunda fuerza senatorial de la Republica Dominicana, teniendo una representación en la camarada de diputados y en el poder municipal a nivel de alcaldes y regidores y vocales diseminados en toda la geografía nacional.

Su liderazgo capitaneado por el Dr. Leonel Fernández probo tener reciedumbre y templanza para imponerse en las peores circunstancias y lograr el objetivo de impedir la perpetuidad en el poder de un grupo que demostró carecer de escrúpulos para imponerse.

La Fuerza del Pueblo, tiene la responsabilidad de constituirse en un referente de participación y en una escuela de la democracia, dejando atrás las malas prácticas que desde el PLD provocaron su erupción y reiterándose en los valores y principios que desde siempre enarbolaron los liberales encabezados por Juan Pablo Duarte y los Trinitarios, Gregorio Luperón y el Partido Azul, los luchadores anti imperialistas del |916 y 1º65, de los luchadores contra la tiranía y contra el golpe de Estado a Juan Bosch recogidos en el legado de la raza inmortal y los hombres y mujeres del 14 de Junio, así como en el pensamiento progresista y democrático de Juan Bosch.

El pueblo dominicano tiene en la Fuerza del Pueblo a una organización presta a servirle de canal para cristalizar sus grandes sueños de alcanzar el progreso, el desarrollo y el bienestar con plenas garantías de respeto a las reglas democracias que enarbola la constitución.

El autor es docente universitario y dirigente político