Crisis impone acuerdo en RD

150

La vicepresidenta de la República e integrante del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, Margarita Cedeño, considera que en el contexto actual, se hace necesario un acuerdo de nación que reconozca las particularidades de la crisis que vive el país y que permita poner en marcha el conjunto de medidas necesarias para hacer marchar la nación.

En un artículo publicado en el Listín Diario y Vanguardia del Pueblo Digital, reseñado por la Secretaría de Comunicaciones del PLD, Cedeño precisó que ese conjunto de medidas deben facilitar el proceso de aprobación de los proyectos y decisiones fundamentales que demanda el momento que vivimos.

“Los ajustes siempre son impopulares, crispan el ambiente político y coloca a los partidos y a los grupos sociales a la defensiva. Pero solo la conversación franca entre los líderes políticos y sociales permite aislar las medidas necesarias para que sean aprobadas e implementadas a la brevedad posible, mientras se trabaja en los problemas estructurales que aún agobian a nuestro país”, explicó Cedeño de Fernández.

En su artículo titulado “Nuestro Pacto de la Moncloa” la vicepresidenta se suma a lo planteado por algunos medios y sectores de la sociedad en el sentido de reunir las fuerzas vivas para redactar un programa que distinga los problemas del corto plazo, para que estos no sean objeto del escarceo político, sino que se aborden sin más dilación, en base a las propuestas de las autoridades que asumirán el próximo 16 de agosto.

La dirigente política introduce su trabajo hablando de las lecciones aprendidas del proceso de la transición española hacia la democracia, por tratarse de un proceso tan particular y aleccionador para los sistemas políticos, “pero de igual manera, por el contexto en el que ocurrió y por la cercanía histórica de España hacia América Latina y El Caribe”.

Refiere que una de esas lecciones es el acuerdo de los partidos políticos, grupos de presión e instituciones sociales para llevar adelante un acuerdo que recogiera los puntos donde convergían las distintas visiones de España que se manifestaban en el espectro político e ideológico de un país estrenándose en la democracia. “Sin dudas, los acuerdos recogidos en los Pactos de la Moncloa permitieron a los españoles recorrer el mismo sendero, aunque en diferentes carriles, lo que les permitió resolver los problemas más urgentes, mientras se ganaba tiempo para atender los más complejos”.