UNESCO lamenta profundamente la decisión de las autoridades turcas

134

Pide que se preserve la universalidad del Patrimonio Mundial

París, 10 de julio – La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, lamenta profundamente la decisión de las autoridades turcas, tomada sin diálogo previo, de modificar la condición de Santa Sofía. La Directora General expresó esta tarde su profunda preocupación al Embajador de Turquía ante la UNESCO.

Santa Sofía forma parte del sitio “Zonas históricas de Estambul” inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. “Santa Sofía es una obra maestra de la arquitectura y un testigo excepcional de los intercambios entre Europa y Asia a lo largo de los siglos. Su condición de museo refleja la universalidad de su patrimonio y lo convierte en un poderoso símbolo de diálogo”, declaró Azoulay.

La decisión anunciada hoy plantea la cuestión del impacto del cambio de condición sobre el valor universal del bien. Los Estados deben asegurarse de que ninguna modificación atente contra el valor universal excepcional de un bien inscrito en su territorio. Toda modificación en este sentido tiene que notificarse previamente a la UNESCO y dependiendo del caso, dicha modificación deberá de ser examinada por el Comité del Patrimonio Mundial.

La UNESCO recuerda asimismo que la participación efectiva, inclusiva y equitativa de las comunidades y de otras partes interesadas relacionadas con el sitio es condición necesaria para preservar este patrimonio y destacar su singularidad e importancia. Este requisito sirve para proteger y transmitir el valor universal excepcional del patrimonio y es inherente al espíritu de la Convención del Patrimonio Mundial.

Estas preocupaciones fueron notificadas a la República de Turquía en varias cartas y se comunicaron de nuevo ayer por la tarde al representante de la Delegación turca ante la UNESCO. En este sentido, es lamentable que la decisión se haya tomado sin haber establecido ningún tipo de diálogo ni notificación previa. La UNESCO pide a las autoridades turcas que inicien este diálogo sin demora, a fin de evitar cualquier retroceso en el valor universal de este patrimonio excepcional, cuyo estado de conservación será examinado por el Comité del Patrimonio Mundial en su próxima reunión.

“Es importante evitar la aplicación de cualquier medida que no se haya discutido de antemano con la UNESCO y que conlleve cambios en el acceso físico, en la estructura de los edificios, en los bienes mobiliarios y en la gestión del sitio”, subrayó Ernesto Ottone Ramírez, Subdirector General de Cultura de la UNESCO. Tales medidas podrían constituir, en efecto, una violación de las normas establecidas en la Convención del Patrimonio Mundial de 1972.