El mito de la democracia y el verdadero socialismo

180

Por Roberto Veras.-

Muchos de nosotros creemos que la democracia solo existe en países donde la gente puede escoger a las personas que dirigen sus gobiernos. Mirando de cerca, vemos que la gente sólo elige individuos sugeridos por sus partidos políticos. Estos partidos están influenciados por poderosos intereses, por lo que los partidos políticos sólo seleccionan candidatos que servirían a estos intereses.

La mayoría de los votantes no conocen bajo qué intereses específicos están enfocados los candidatos. Realmente adivinan quién sería el mejor candidato. Al final, factores como el dinero publicitario, la personalidad (no necesariamente la habilidad), y decir a los votantes lo que quieren oír es parte de llevar la ventaja en las elecciones.

El verdadero socialismo es también un mito. Nunca ha habido un gobierno que se haya conformado al verdadero “socialismo”. Muchos gobiernos socialistas son meramente dictatoriales donde una o varias personas establecen políticas convenientes que aseguran su continuo gobierno.

La gente no tiene voz. En la antigua Unión Soviética, individuos como Lenin, Stalin y una multitud de otros dictaron las políticas del país, hasta que un líder (Gorbachov) dio al pueblo demasiado poder y el sistema de gobierno fue cambiado. En Cuba los Castros siguen gobernando; En China, los sucesores de Mao siguen gobernando. Aquí está el punto. Nunca puede haber un verdadero socialismo porque los líderes individuales son necesarios para “interpretar” los deseos del colectivo.

El verdadero socialismo, por definición, no puede tener líderes. Las sociedades socialistas actuales (comunistas como se les llama a veces) siempre tienen algún líder o líderes que le dicen a la gente qué hacer. Los individuos son los verdaderos líderes. En los tiempos modernos, así como a lo largo de la historia, no importa cuál sea la forma de gobierno, son los individuos que gobiernan. Hitler, Stalin y Mao eran todos individuos. Hitler llegó incluso al poder “democráticamente”. Estoy seguro de que la mayoría del pueblo alemán nunca ha querido realmente los horrores provocados por su régimen nazi.

La democracia no es la principal razón por la que estas empresas sobresalen. La democracia de los empleados evitará que sus líderes se vuelvan demasiado codiciosos, pero no pueden utilizarse para tomar decisiones empresariales cotidianas. Es fuerte liderazgo individual que hace que estas empresas sean tan exitosa.

Capitalismo vs Socialismo.

Dado que la mayoría de los sistemas en la sociedad están dirigidos por individuos, nos gustaría un orden social que fomente el desarrollo de individuos buenos y socialmente conscientes. El socialismo es un sistema económico que defiende la propiedad estatal de los bienes, el trabajo y los servicios. Pero el “estado” es realmente unos pocos individuos selectos que se disfrazan de “colectivo”.

Todo el mundo está obligado a respetar los deseos del “colectivo”. Las políticas para el “colectivo” son desarrolladas y aplicadas por los gobernantes individuales. Para mantener el control de las masas, el socialismo crea más leyes de las necesarias. Esto hace que una burocracia más grande y menos eficiente y la pérdida de la libertad individual.

El capitalismo se define como un sistema económico donde los bienes, el trabajo y los servicios son propiedad privada y se distribuyen. Este es un sistema basado en el individuo. Para tener éxito en su empresa, los capitalistas deben obtener un beneficio. Esto hace que los capitalistas luchen constantemente para vencer a la competencia.

Para mantenerse en la cima, los capitalistas tienden a desarrollar un fuerte deseo de codicia en el poder. Lo que el mundo realmente necesita es “capitalismo socialmente consciente”. Puesto que ningún individuo está solo en este mundo, él o ella deben interactuar de una manera que respete a otros individuos. No hay necesidad de que el gobierno se apropie de nada.

Los líderes del sector privado deben aprender a respetar a los más pobres. Dado que los individuos siempre han sido y siempre serán líderes, la única manera en que la sociedad mejorará es si cambiamos sus ideales del deseo de codicia y poder al de respeto por los demás. Los ambientes abusivos generan personas abusivas.