Decenas de jóvenes realizan recorrido por la ruta cultural de los Murales en Santiago

0
70

La agenda  cultural que impulsa el alcalde Abel Martínez, desde la Alcaldía de Santiago, ha motivado a cientos de ciudadanos, principalmente a jóvenes de ambos sexos a recorrer la ruta de los murales de ciudad, como una manera de promover el gran atractivo que experimenta la ciudad  en el aspecto artístico y cultural.

Durante los días sábado y domingo, se puede ver a jóvenes integrarse de forma espontanea para realizar dicho  recorrido por toda la ruta de murales  que han convertido a Santiago, como “Patrimonio Cultural de la Patria”, por ordenanza emanada del Concejo Municipal.

Los jóvenes recorren los atractivos murales que comprenden la denominada ruta cultural, comprendida desde las inmediaciones del Parque Duarte, la calle artística doctor Eldon, en Los Pepines, los murales plasmados en el área monumental y el gigantesco mural  de Fefita La Grande, en la calle Independencia, casi esquina Juan Pablo Duarte.

Otros murales que forman parte de la ruta cultural, son  el que  rinde homenaje póstumo  al  fenecido chef y folclorista, Raudy Torres, ubicado en la venida Francia, casi esquina calle Del Sol, mural que se ha convertido en uno de los más visitados.

La ruta también abarca el recientemente inaugurado mural en honor a los merengueros, acontecimiento que ha tenido una repercusión a nivel nacional e internacional, ya que contó con la presencia de cuatro de los más grandes exponentes del género, Fernando Villalona, Sergio Vargas, Ramón Orlando y Eddy Herrera.

También son parte de esa obra de arte, los merengueros, Juan Luis Guerra, Rubby Pérez, Cuco Valoy, Héctor Acosta, Dioni Fernández, Wilfrido Vargas, Jhonny Ventura y el fenecido Joseito Mateo, mural que está ubicado en la avenida 27 de febrero, en las cercanías de Pueblo Nuevo.

El alcalde Abel Martínez, ha convertido a Santiago, en una plaza que impulsa el arte y la cultura y en sus primeros dos años de gestión, se han plasmado más de ochocientos  murales en paredes y muros que antes eran espacios para la promoción del odio, a través de grafitis y mensajes negativos que contaminaban visualmente la ciudad.

Comentarios