Marihuana medicinal: un debate tan urgente como necesario

0
74
Juan Raddames de la Rosa

Recientemente el conocido abogado Félix Portes hizo un llamado a la Cámara de Diputados y al Senado de la República proponiendo “debatir para desmitificar el uso legal de la marihuana para fines medicinales”. Y lo hace en base al emotivo testimonio de su hija que sufre de epilepsia refractaria. Esta enfermedad genera “crisis epilépticas tan frecuentes que limitan la habilidad del paciente para vivir plenamente acorde con sus deseos y su capacidad mental y física”. En estos casos también “el tratamiento anticonvulsivante no controla las crisis, o sus efectos secundarios son limitantes para un desarrollo normal de la persona”.  El Dr. Portes pone en evidencia la efectividad del  tratamiento, aplicado en un hospital de los Estados Unidos, ante la imposibilidad de hacerlo en el país.: “mi niña de 15 años está respondiendo bien al aceite medicinal de Marihuana y tiene el mejor control de ataques que ha tenido en memoria reciente”.

Este es el primer testimonio  en nuestro país de un padre que ve  con alegría y esperanza el progreso de su hija, y reclama lo mismo para toda la sociedad. Pero,  la  realidad es que no es solo asunto de un padre o una familia. Es un tema de derechos, como lo establece la Constitución dominicana en su artículo 61: “Toda persona tiene derecho a la salud integral. (…) El Estado debe velar por la protección de la salud de todas las personas, (…) así como procurar los medios para la prevención y tratamiento de todas las enfermedades, asegurando el acceso a medicamentos de calidad…

El tetrahidrocannabinol (THC), y Cannabidiol – CBD, principales agentes medicinales de la marihuana, han demostrado su efectividad para tratamientos médicos donde han fracasado otros. En base al THC y CBD, se elaboran los medicamentos siguientes: Nabiximol, comercializado como Sativex.  Nabilona , comercializado como Cesamet.  Dronabinol, comercializado como Marinol,  y  Epidiolex.

Muchas sociedades  han promulgado leyes para el uso medicinal de la marihuana,  para casos como: epilepsia infantil, en diversas variantes, Mal de Parkinson, para paliar el dolor crónico en pacientes que sufren cáncer, esclerosis múltiple, fibromialgia y dolor neuropático. Para paliar síntomas como los vómitos y nauseas derivados de la quimioterapia. También  para glaucoma,   Alzheimer, migrañas, reduce cólicos menstruales, náuseas y vómitos asociados al cáncer y para tratar la pérdida del apetito en pacientes con VIH/Sida…

Este uso médico es legal en: España, Alemania, Italia, Reino Unido, Suecia, Suiza, Noruega, Austria, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Polonia, Israel, Australia, Nueva Zelanda, República Checa, Holanda, Portugal,  Canadá y Kuwait.  En Latinoamérica han avanzado México, Chile, Colombia.

En nuestro país, donde se aplica una política que se basa en mitos y estereotipos sobre las drogas importados de otras sociedades, se excluyen y prohíben estos beneficios a la ciudadanía. Esto se debe a que se mantienen como dogmas inamovibles ideas  anacrónicas sobre las drogas, que se plantean sin ningún sustento en realidades, o evidencias científicas, incluso muchas veces falseando la realidad.

Desde Casa Abierta, saludamos el valiente testimonio y apoyamos el  llamado  del Dr. Portes. El país debe iniciar ya  un debate acerca del uso médico legal de la marihuana. Algunos actores claves que deberían pronunciarse al respecto: el Ministerio de Salud Pública, el Consejo Nacional de Drogas, el Colegio Médico Dominicano, la Sociedad de Neurología, la Academia de Ciencias, el CONANI, la Comisión Nacional de Derechos Humanos – CNDH, las universidades, y todas las organizaciones que defienden los derechos de las personas. Se debe abrir un debate serio, tomando incluso como punto de partida las palabras del presidente Danilo Medina Sánchez, en 2016,  ante la cumbre de  la CELAC, cuando habló de “atrevernos a abrir nuevos debates, y explorar nuevos caminos (…), centrándonos  en el ser humano, y tomando en cuenta los derechos inalienables de las personas”.

Juan Raddamés de la Rosa Hidalgo

Psicólogo

Director ejecutivo

Julio, 2018

Comentarios